¿Cómo ayuda el Mindfulness a regular la tristeza?

Veamos cómo la Atención Plena nos ayuda a afrontar la tristeza del mejor modo posible.

¿Cómo ayuda el mindfulness a regular la tristeza?

La tristeza es una emoción tan humana y natural como cualquier otra; sin embargo, esto no significa que resulte totalmente inocua.

Y es que si se vuelve excesivamente intensa o se prolonga demasiado en el tiempo, este fenómeno emocional tiene una gran capacidad para erosionar nuestra salud mental.

Sin embargo, aunque se trata de una experiencia dolorosa, puede ayudarnos a superar situaciones en las que nos hemos quedado estancados. Pero a veces, nos acostumbramos a gestionar la tristeza de una manera disfuncional, de manera que no solo no nos ayuda a mejorar, sino que además se vuelve parte del problema.

Por suerte, en la actualidad existen recursos terapéuticos eficaces para superar casos como este. Aquí hablaremos acerca de cómo el Mindfulness va a ayudar a superar estados de malestar psicológico.

¿Qué es el Mindfulness?

El Mindfulness (en español, también conocido como Atención Plena) es un conjunto de prácticas de manejo de la atención inspiradas en la meditación Vipassana, tradición milenaria originaria de Asia del Sur y relacionada con las religiones del hinduismo y el budismo.

Este concepto fue desarrollado inicialmente sobre todo por el investigador Jon Kabat-Zinn, quien a finales de los años 70 del pasado siglo creó, desde el University of Massachusetts Medical School, un programa de Atención Plena diseñado para ayudar a las personas a reducir el estrés y ansiedad frente al dolor crónico.

Así pues, el Mindfulness está inspirado en la meditación pero renunciando a los contenidos místicos y religiosos que esta práctica ha tenido tradicionalmente; en este caso, la prioridad es lograr cambios y mejoras objetivas en la calidad de vida de la persona, y concretamente, en su regulación de la gestión emocional.

Con el paso de los años, se han ido realizando muchas investigaciones (en la actualidad ya hay mas de 1.500 artículos científicos) acerca de los efectos que la Atención Plena tiene en las personas, y se ha visto que sus beneficios van más allá de la mitigación del estrés y de la ansiedad. Esto, unido a la sencillez de muchos de estos ejercicios, ha llevado a que actualmente las técnicas de Atención Plena sean muy utilizadas en psicoterapia, en la intervención psicológica en equipos y empresas, e incluso en el contexto educativo, pues hasta los niños y las niñas pueden practicar Mindfulness con la adecuada supervisión.

Mindfulness o Atención Plena

¿Cómo funciona el Mindfulness ante el exceso de tristeza?

La tristeza es, muchas veces, una consecuencia de un círculo vicioso de pensamientos negativos. Cuando nos sentimos mal, estamos más predispuestos a centrar nuestra atención a todo aquello que resulta negativo para nosotros alimentando una narrativa trágica sobre nuestra vida, e interpretando la realidad y nuestros propios recuerdos desde ese prisma de pesimismo.

Dicho de otro modo, a veces nos regodeamos en la tristeza alimentándola sin darnos cuenta de ello, ya que esta manera de ver las cosas aporta un significado claro y unívoco sobre vivencias a las que queremos darle una explicación porque nos afectan mucho. Se trata de una interpretación emocionalmente dolorosa de los hechos, pero al menos, es una interpretación.

Y como esta manera de asociar pensamientos y recuerdos a una emoción muy intensa nos toca muy de cerca, es fácil que todo lo que ocurra a nuestro alrededor nos recuerde que nos sentimos mal, y que (supuestamente) tenemos motivos para sentirnos así de mal. Así, los contenidos de nuestra memoria refuerzan una interpretación pesimista del presente, y viceversa.

El Mindfulness contribuye a romper este círculo vicioso de pensamientos que refuerzan bajos estados de ánimo. Los ejercicios que propone se basan en centrar la atención en el aquí y ahora sin prejuzgar y sin otorgar características morales a esas experiencias: en la Atención Plena, aceptamos los estados mentales que emergen en nuestra consciencia, y los observamos en su aparición, su desarrollo y su desvanecerse yéndose tal y como vinieron.

Así, poner el foco en el presente nos permite dejar de obsesionarnos con pasados interpretados de una manera sesgada y futuros que solo existen en nuestra cabeza como fruto de nuestro malestar.

En definitiva, el Mindfulness aporta ejercicios prácticos con un elemento en común: la aceptación, la focalización atencional en el presente y en sus pensamientos y sensaciones, y la renuncia a intentar eliminar totalmente el malestar, de modo que no le demos más importancia de la que tiene y se debilite al no sobre-reaccionar ante él.

¿Te interesa contar con asistencia psicológica profesional?

En el centro Eli Fisas, situado en Irún, ofrecemos entrenamiento en Atención Plena, apoyo en el ámbito del coaching, e intervención mediante terapia sistémica familiar y terapia de pareja. También damos la posibilidad de realizar sesiones online por videollamada.

  • Brantley, J. (2007). Calmar la ansiedad. Descubre cómo el mindfulness y la compasión pueden liberarte del miedo y la angustia. Ed. Oniro.
  • Didonna F. (2011). Manual Clínico de Mindfulness. Desclée de Brouwer.
  • Rodríguez, A. (2019). Manual de psicoterapias: Teoría y técnicas. Barcelona: Herder.

Artículos relacionados