La glutamina es un aminoácido no esencial empleado por muchos culturistas por sus beneficios para la musculación. Sin embargo, y aunque muchos lo desconocen, es importante para nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso. En este artículo encontrarás, detallados, los beneficios y las propiedades de la glutamina.

Glutamina: un aminoácido no esencial

La glutamina, como se ha dicho en el párrafo anterior, es un aminoácido no esencial. Y…¿qué quiere decir esto? Primero explicaré qué son los aminoácidos y después la diferencia entre los aminoácidos esenciales y los no esenciales

Qué son los aminoácidos no esenciales

Los aminoácidos son unos nutrientes fundamentales para nuestro organismo, pues son la materia prima de las de las proteínas. En la naturaleza existen cientos de ellos, pero solamente 20 forman parte de las proteínas (aminoácidos proteicos). La diferencia es que algunos de ellos los sintetiza el cuerpo y los otros no, por lo que es necesario conseguirlos a través de la dieta. Los primeros reciben el nombre de aminoácidos no esenciales, mientras los segundos son los aminoácidos esenciales.

Por tanto, la glutamina pertenece al primer grupo, y se encuentra en grandes cantidades tanto en la sangre como en el músculo, Aunque sea un aminoácido no esencial, eso no quiere decir que no sea importante, pues participa en la construcción de músculos fuertes, así como en el mantenimiento de un cerebro sano y productivo.

Glutamina en el cerebro

En las últimas décadas, la glutamina ha ido ganando terreno en el mundo de la nutrición deportiva por sus beneficios para el aumento de masa muscular. Sin embargo, el cerebro también se beneficia enormemente de esta sustancia por distintos motivos.

La glutamina es clave en el aumento de la función cerebral porque participa en incremento de dos neurotransmisores muy importantes: el glutamato y el GABA (ácido gamma-aminobutírico, por sus siglas en inglés), dos químicos utilizados por las neuronas del sistema nervioso a la hora de comunicarse entre sí.

La relación entre glutamina, glutamato y GABA

Del glutamato el cuerpo forma glutamina, lo que a su vez produce glutamato, el principal neurotransmisor excitatorio del sistema nervioso. El déficit de glutamato se asocia a la fatiga o los problemas de rendimiento. Por tanto, la glutamina participa en la mejora de la atención, el aprendizaje y aumenta la función cognitiva.

Pero la glutamina también incrementa la producción de GABA y viceversa. GABA es el neurotransmisor inhibitorio más importante del cerebro. Los niveles bajos de este neurotransmisor se asocian a trastornos de ansiedad, problemas para dormir, depresión y esquizofrenia.

Implicaciones de la glutamina

Así pues, la glutamina desempeña distintas funciones dentro del cerebro humano y está implicada en cambios del estado anímico, la ansiedad, la irritabilidad o el insomnio. Asimismo, esta sustancia aumenta memoria a corto y largo plazo e incrementa la concentración; y el déficit de glutamina está asociado con:

Glutamina y su relación con el estrés

La demanda de glutamina por parte del organismo se incrementa en épocas de estrés físico y mental debilitando al cuerpo. Y, a la vez, la glutamina es un importante proveedor de energía para el sistema inmunológico y las células del intestino, lo que crea un círculo vicioso. En esos momentos de tensión física y mental, es altamente recomendable la ingesta de suplementos de glutamina, siempre tras haber consultado con el médico de cabecera.

Para los que se muestran reticentes frente al consumo de suplementos, es posible conseguir glutamina a través de la ingesta alimentaria. Pero pese a que podemos encontrar esta sustancia en algunos alimentos, la glutamina suele destruirse tras el proceso de cocción. Por tanto, es recomendable consumir estos productos crudos. Entre los alimentos ricos en glutamina destacan: la espinaca, el perejil, la leche o los frutos secos.

Glutamina y beneficio muscular

La glutamina es el aminoácido más frecuente encontrado en los músculos, pues, en el músculo esquelético, representa aproximadamente el 60% de sus aminoácidos constituyentes. Consiste de nitrógeno en un 19%, lo que convierte a la glutamina en un transportador primario de este químico hacia las células.

Durante el entrenamiento intenso, los niveles de glutamina bajan drásticamente, causando un descenso en la fuerza, resistencia y recuperación. En realidad, pueden pasar hasta 6 días para que el organismo vuelva los niveles normales; por eso la glutamina, especialmente para los deportistas, juega un rol importante en la sintesis de proteinas. Varias investigaciones han concluido que los suplementos pueden minimizar este desgaste y mejorar el metabolismo proteico.

Principalmente, a nivel muscular, la glutamina aporta los siguiente beneficios:

  • Interviene en la sintesis de proteina y previene el catabolismo muscular
  • Favorece la recuperación muscular
  • Estimula la hormona de crecimiento
  • Favorece la recuperación de glucógeno