En la imagen puede apreciarse el cuerpo celular de una neurona. Kristen M. Harris

Las neuronas son uno de los tipos de célula más importantes de nuestro cuerpo, ya que permiten la transmisión de información entre sus diferentes partes a través del sistema nervioso. A través de ellas se generan y transmiten una serie de impulsos bioeléctricos que permiten que podamos realizar cada una de las acciones que llevamos a cabo, tanto de manera voluntaria como involuntaria, y tanto si nos referimos a conductas físicas como si lo hacemos de procesos cognitivos o emocionales.

Pero las neuronas no son masas homogéneas: si nos centramos en su estructura podemos distinguir diferentes elementos o partes. Uno de los más importantes es el soma de la neurona, o pericarion, al que va dedicado este artículo.

La parte central de la neurona: El soma o pericarion

Se conoce como soma o pericarion el elemento central y más importante de la célula, en la que se encuentra el núcleo y de la cual se derivan sus otras partes, como prolongaciones de la primera: dendritas y axón. La forma del soma, así como su posición en relación al resto de sus componentes de la misma neurona, puede variar en gran medida dependiendo del tipo de neurona del que estemos hablando (si bien por lo general es redondeada y grande).

Los somas de las neuronas configuran lo que denominamos materia gris, vinculada al procesamiento de la información nerviosa. De hecho, diferentes estructuras cerebrales de gran importancia están principalmente formadas por materia gris, tales como la propia corteza, los ganglios basales, el tálamo o el hipotálamo.

Principales partes del soma neuronal

Dentro del soma o pericarion podemos encontrar una gran cantidad de elementos, todos ellos de gran importancia, que participan en el buen funcionamiento de la célula y en su mantenimiento. Los principales de entre ellos son los siguientes.

1. Núcleo

El elemento principal y más importante del soma es el núcleo, en el que se hayan las instrucciones genéticas que rigen la formación, crecimiento, funcionamiento y muerte de la neurona, es decir el ADN. Dentro del núcleo o a su alrededor puede encontrarse el nucleolo, que genera la transcripción del ARN que terminará por generar los ribosomas presentes en la célula.

2. Citoplasma

El citoplasma es el medio líquido en el que se encuentra el núcleo y el resto de elementos del soma, participando activamente en el metabolismo celular y la facilitación de su movimiento. Se encuentra limitado por el citoesqueleto la membrana de la neurona.

3. Citoesqueleto

Este elemento formado por diferentes tipos de filamentos y túbulos contribuyen a dotar de una estructura y forma al pericarion y también participan en la migración y movimiento de los diferentes componentes del soma.

4. Cuerpos de Nissl

Cúmulos de retículo endoplasmático rugoso presentes fundamentalmente en el soma (si bien pueden observarse también en las dendritas) y que contienen gran cantidad de ribosomas, los cuales participan en la creación de proteínas y neurotransmisores. Además de ello son parte fundamental del pericarion, ya que si la célula se daña (no solo en el soma sino también por ejemplo en el axón) serán estos elementos los que contribuyan a su regeneración, disolviéndose y sacrificándose para mantener el funcionamiento de la neurona (en un proceso conocido como cromatolisis).

5. Aparato de Golgi

Elemento de gran importancia para el funcionamiento de la neurona, el aparato de Golgi es un orgánulo de gran tamaño en el que se almacenan temporalmente las proteínas generadas por los cuerpos de Nissl, incorporándose otros elementos de tal manera que pueden ser empaquetados en macromoléculas enviables a través de la neurona hasta las terminales nerviosas.

6. Retículo endoplasmático liso

Entramado de túbulos interconectados cuya principal función es de servir de punto de ensamblado de muchas sustancias secretadas por el resto de elementos. También participa en la síntesis de lípidos y elementos relacionados con la membrana de la neurona. El aparato de Golgi anteriormente mencionado es, de hecho, retículo endoplasmático liso.

7. Lisosomas

Conjunto de elementos presentes en el citoplasma cuya principal función es la de degradar el material intracelular, facilitando el funcionamiento del soma al eliminar restos nocivos.

8. Ribosomas

Presentes en algunas de las anteriores estructuras pero también localizables libremente en el citoplasma, los ribosomas son macromoléculas formadas por ARN ribosómico y algunas proteínas que se encargan de la síntesis de proteínas. Técnicamente son los elementos que llevan a cabo la expresión de la información genética presente en el núcleo, a través de dicha síntesis.

9. Mitocondria

Elementos fundamentales de la célula cuya principal función es la de dotarla de energía y mantenerla con vida, llevando a cabo la respiración celular y sintetizando ATP (elemento que utilizan las células como combustible).

Su función

El soma o pericarion ejerce un papel fundamental: se trata de la parte de la neurona que rige el funcionamiento y mantiene con vida a esta unidad biológica, hallándose el núcleo de la célula (en el que se encuentran las instrucciones genéticas presentes en el ADN) en él. Se encarga de producir y mantener el nivel de energía suficiente para que la célula pueda seguir funcionando. También contiene elementos que forman el citoesqueleto de la célula, así como algunos elementos que la reparan de posibles daños, como los cuerpos de Nissl.

Quizás el rol más importante del soma es el hecho de que en él se lleva a cabo la síntesis de la mayor parte de proteínas que se encuentran en la neurona, y entre ellas las que van a formar parte o van a dar inicio a la síntesis de la mayor parte de neurotransmisores.

Por último, es a partir de ella que se derivan las prolongaciones que van a recibir y enviar la información nerviosa.

Se trata de la parte de la neurona que, asimismo, permite el procesamiento de la información nerviosa y su reacción a ella, siendo los somas de las neuronas parte importante a la hora de explicar cómo el ser humano funciona y rige su comportamiento.

Referencias bibliográficas

  • Kandel, E.R.; Schwartz, J.H. & Jessell, T.M. (2001). Principios de neurociencia. Cuarta edición. McGraw-Hill Interamericana. Madrid.
  • Ramón y Cajal, S. (2007). Histología del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados. Tomo i. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid.