El efecto Kappa es una ilusión perceptiva, y constituye una prueba más de que, a veces, nuestra mente y nuestros sentidos nos engañan.

En este artículo veremos en qué consiste este fenómeno, cómo se ha estudiado, a qué tipo de modalidades sensoriales se puede aplicar y qué teorías intentar explicarlo. Como veremos, este fenómeno perceptivo forma parte de una rama de la psicología, la psicología básica.

¿Qué es la psicología básica?

La psicología básica es una parte de la psicología encargada de estudiar una serie de procesos psicológicos y conductuales, así como las leyes que rigen dichos procesos. Las principales áreas en las que investiga esta rama de la psicología son: la percepción, la sensación, el aprendizaje, el razonamiento, la motivación y la memoria.

Dentro de la área de la percepción, encontramos una serie de ilusiones perceptivas, que “engañan” nuestra mente. Una de estas ilusiones es el efecto Kappa que se produce ante diferentes tipos de estímulos, y que veremos a continuación.

¿En qué consiste el efecto Kappa?

El efecto Kappa es un fenómeno de la psicología básica; también se denomina “dilatación del tiempo perceptual”, y consiste en una ilusión de la percepción, que es temporal, y que surge cuando las personas que observan una serie de estímulos sensoriales acontecidos de forma secuencial, en diferentes lugares, juzgan cuánto tiempo ha transcurrido entre estímulo y estímulo.

Los observadores, al percibir una secuencia de estímulos de forma consecutiva, tienden a sobreestimar el tiempo que ha pasado entre los estímulos sucesivos cuando la distancia entre ellos es suficientemente grande; por contra, cuando la distancia es lo suficientemente pequeña, los observadores tienden a subestimar el tiempo transcurrido entre los estímulos.

Modalidades sensoriales

El efecto Kappa se puede producir con tres tipos de modalidades sensoriales: la modalidad visual (estímulos visuales, como destellos de luz), la modalidad auditiva (por ejemplo tonos) y la modalidad táctil (por ejemplo golpes en la piel).

1. Visual

La mayoría de los estudios desarrollados sobre el efecto Kappa se han realizado con la modalidad visual, es decir, con estímulos visuales. Para ilustrar mejor este efecto, pensemos en lo siguiente: tres fuentes de luz, denominadas A, B y C, que se iluminan de forma sucesiva en la oscuridad. El intervalo entre estímulo y estímulo es igual entre cada uno de ellos.

Ahora imaginemos que colocamos estas tres fuentes de luz, A, B y C, en posiciones diferentes (por ejemplo A y B más juntas que B y C); si lo hacemos así, el observador percibirá que el intervalo de tiempo entre el destello de A y B (estas fuentes están más cerca), es más corto que el intervalo temporal entre los destellos de B y C (estas fuentes están más lejos entre ellas).

2. Auditiva

En la modalidad auditiva (con estímulos auditivos), el efecto Kappa también ha sido demostrado, aunque no en todos los paradigmas experimentales.

Por citar un ejemplo, en un experimento realizado por Roy et al. (2011), se comprobó justamente lo contrario; que cuando se aumentaba la distancia entre las diferentes fuentes de sonido (estímulos auditivos), los intervalos de tiempo percibidos por el observador, entre fuente y fuente, eran menores.

En otras palabras, los observadores percibían un intervalo de tiempo menor ante estímulos cada vez más separados (es decir, percibían que pasaba menos tiempo entre ellos).

Teorías explicativas de esta ilusión perceptiva

¿Qué teorías intentan explicar el efecto Kappa? Teorías que incorporan el elemento de la velocidad, ya que esta es el elemento que “une” el espacio entre estímulo y estímulo y el intervalo temporal entre ellos.

Concretamente, estas teorías se centran en las expectativas del cerebro en relación a la velocidad entre los estímulos. Vamos a conocer las tres teorías que intentan explicar el efecto Kappa, explicadas de forma muy resumida:

1. Expectativa de baja velocidad

La primera teoría que vamos a explicar es la de la expectativa de baja velocidad. Esta se basa en un modelo, denominado modelo perceptual bayesiano, y pretende explicar el efecto Kappa en los estímulos táctiles.

Dicha teoría establece que los circuitos cerebrales codifican la expectativa de que los estímulos táctiles se mueven lentamente. Esta expectativa da como resultado que sobreestimemos el tiempo que transcurre entre la aparición de estímulo y estímulo.

2. Expectativa de velocidad constante

La segunda teoría explicativa del efecto Kappa, básicamente lo que dice es que nuestro cerebro tiene instaurada la expectativa de que la velocidad de los estímulos (es decir, el tiempo entre estímulo y estímulo) será constante. Esta expectativa, lógicamente, nos lleva a cometer “errores” perceptivos, y por eso se produciría el efecto Kappa.

Dicha teoría intentó explicar el efecto Kappa a través de un estudio, que consistía en lo siguiente: diferentes participantes observaron un total de ocho puntos blancos, en una línea recta; dichos puntos fueron apareciendo de forma sucesiva, en una determinada dirección (horizontal) a lo largo de la línea recta mencionada.

¿Qué ocurrió? Que cuando el intervalo temporal entre estímulo y estímulo (es decir, entre su aparición) era constante, y su separación física variaba, se producía el efecto Kappa (siguiendo la hipótesis o teoría de la velocidad constante).

En cambio, cuando en las condiciones experimentales se modificaba el intervalo temporal entre estímulo y estímulo, así como su separación física, no se observaba el efecto Kappa (no se cumplía la hipótesis de la velocidad constante).

¿Qué explicación ofrecieron los investigadores para esto? Básicamente que no es fácil percibir un movimiento uniforme cuando los patrones son tan diversos y complicados. De esta manera, determinaron cómo el contexto de presentación de los estímulos, podía afectar a la percepción temporal de los observadores (es decir, al tiempo que percibimos que transcurre entre estímulo y estímulo).

3. Movimiento en diferentes contextos

La tercera teoría que pretende explicar el efecto Kappa es la teoría del movimiento en diferentes contextos. Según esta teoría, a mayor velocidad de los estímulos, mayor es el efecto Kappa resultante.

Esta teoría también sostiene que los observadores tienen la tendencia a aplicar sus conocimientos previos en relación al movimiento, a una determinada secuencia de estímulos; así, en diferentes estudios, se observó cómo, en el momento en el que los participantes observaban estímulos colocados de forma vertical, el efecto Kappa era mayor en las secuencias que se movían hacia abajo.

¿Cómo se explica esto? Los investigadores propusieron que tenemos la expectativa previa de que la aceleración se da hacia abajo, y que la desaceleración se da hacia arriba; a raíz de esto, se deriva que subestimamos el intervalo temporal entre los estímulos (es decir, que creamos que van más rápido de lo que realmente van).

Referencias bibliográficas:

  • Goldstein, E.B. (2006). Sensación y percepción. 6ª edición. Debate. Madrid.
  • Henry, M.J. & McAuley, J.D. (2009). "Evaluación de un modelo de velocidad de tono imputado del efecto auditivo kappa". Revista de psicología experimental: percepción y rendimiento humanos . 35 (2): 551–64.
  • Masuda, T., Kimura, A., Dan, I. & Wada, Y. (2011). Efectos del contexto ambiental sobre el sesgo de percepción temporal en el movimiento aparente " Vision Research 51, 1728-1740.
  • Roy, M., Kuroda, T. & Grondin, S. (2011). Efecto del espacio en el procesamiento auditivo temporal con un método de estímulo único. Avances en la localización del sonido, 95-104.