Las personas que sufren de dependencia emocional van a describir cómo sus emociones están a expensas de su pareja de una forma desmesurada. Cualquier mínimo detalle se puede tomar como una señal de que algo va mal en la relación y provocar un enorme sufrimiento en la persona que tiene este problema.

Hay que remarcar que la dependencia emocional no es amor, sino una dependencia excesiva de la pareja escondida tras la creencia nuclear de que “la vida se acaba sin esa persona”.

¿Cómo puedo saber si sufro dependencia emocional?

Las personas que tienen este problema suelen manifestar algunas de las creencias que se comentan a continuación:

  • El miedo a romper la relación o a ser abandonados por su pareja suele estar presente. Esto en muchos casos deriva en un exceso de control de la pareja, con el fin de eludir cualquier suceso que pueda dañar la relación.

  • Con el fin de evitar la ruptura, la persona con dependencia emocional perdonará muchas cosas que no se veía capaz de pasar por alto antes de iniciar la relación. Es frecuente encontrar que no se acepta a la pareja tal cual es, sin embargo, se pretende pasar esto por alto con la esperanza de que cambie algún día.

  • Muchas veces, la persona dependiente llega a aislarse del resto del mundo de forma voluntaria. Su deseo es estar permanentemente con su pareja, que se convierte en su total prioridad mientras que el resto de sus relaciones pasan a un segundo plano.

  • La necesidad de muestras de amor constantes también es otra manifestación de que puede existir un problema de este tipo. Y en su defecto, cualquier señal que pueda ser interpretada de forma que la pareja no es su prioridad, puede vivirse como una terrible traición o una gran amenaza para la relación.

  • Transforma su personalidad o estilo con tal de agradar a su pareja. El punto de referencia sobre el que actuar es el otro. En ocasiones, se pueden idealizar algunas características de la pareja en declive de las propias.

  • Al final de todo, la persona con dependencia siente que necesita a su pareja. Esta no es una necesidad real, pero la persona sí la vive como tal.

¿Cuáles son las consecuencias a corto plazo de sufrir dependencia emocional?

La primera consecuencia a simple vista es que estas personas viven con un gran sufrimiento. Pueden llegar a estar todo el día controlando a su pareja, pendientes de lo que hace o no hace y teniendo unas reacciones emocionales cada vez más intensas cuando la pareja no se muestra como la persona dependiente espera que lo haga.

En cualquier relación, es fácil que nuestra pareja acabe comportándose en algún momento de forma que no nos agrade y aún así, continuar a pesar de los disgustos y enfados. La persona con dependencia podrá observar que, a pesar de sus quejas, su pareja no cambia. Esto podrá repercutir perjudicialmente en su autoestima, ya que puede caer en el error de no considerarse lo suficientemente “buen@” como para que su pareja cambie por él o por ella.

De hecho, la autoestima y la dependencia emocional están íntimamente relacionadas entre sí y, además, se retroalimentan la una a la otra. Tener una fuerte autoestima puede funcionar de factor protector contra la dependencia emocional ya que las creencias que hemos comentado arriba pierden sentido.

Las personas que sufren de una baja autoestima acaban transmitiendo su “necesidad” de amor a su pareja. Al mostrarse necesitadas, van a traspasar todos los límites existentes y aceptar situaciones que no son de su agrado con tal de no perder a su pareja, lo que puede acabar generando relaciones muy tóxicas.

El maltrato puede estar presente a veces, aunque no hablemos de maltrato físico como tal. Puede haber humillaciones, coacciones y manipulación que se pasarán por alto con tal de continuar con la relación.

¿Cuándo pedir ayuda?

En muchos casos se banalizan las consecuencias de la dependencia emocional. Sin embargo, la persona que tiene este problema se acaba encontrando con que muchas áreas de su vida se ven afectadas como consecuencia de esto.

Muchas personas dejan trabajos o toman decisiones importantes de su vida en base a los deseos y necesidades de su pareja, sin tener en cuenta lo que realmente quieren ellos mismos. También es muy frecuente que se dejen de lado otras relaciones personales como amigos y familiares, para dedicar todo el tiempo disponible a su pareja, de modo que su círculo social en muchos casos queda gravemente reducido.

Además de que esas relaciones tienden a volverse muy tóxicas, por lo que al final podemos ver que una gran parte de facetas de la vida se pueden ver trastocadas a raíz de este problema. Si sientes que has entrado en un bucle del que no sabes cómo salir, tal vez sea el momento de pedir ayuda.