¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Los 4 tipos de personas solitarias

Una descripción de los tipos de personas solitarias y las maneras en las que viven la vida.

Tipos de personas solitarias

El ser humano es por naturaleza un ser social y es por ello que muchas veces la soledad es vista como algo negativo. Sin embargo, hay personas que disfrutan de su soledad y prefieren optar en determinados momentos por pasar su tiempo libre en solitario; aunque también podemos encontrarnos con personas que sufren a causa de su soledad y quieren evitar ese sentimiento a toda costa.

Los tipos de personas solitarias que nos podemos encontrar son los siguientes: “personas solitarias conformistas”, “solitarias conscientes y proactivas”, “solitarias combatientes o escapistas” y, por último, “solitarias sufrientes o mártires”.

En este artículo vamos a ver en qué consiste cada uno de los tipos de personas solitarias, tanto en cuanto a sus características distintivas como en lo relativo a sus aspectos en común.

Características de las personas solitarias

Es importante destacar antes de ver los tipos de personas solitarias, cuáles son las características más comunes de aquellas personas solitarias que disfrutan pasando tiempo consigo mismas.

Aunque las relaciones sociales sean muy importantes para las personas y establecer lazos afectivos con otros sea uno de los pilares fundamentales para tener una buena salud, también es importante saber estar bien con nosotros mismos, por lo que para tener unas relaciones interpersonales sanas resulta fundamental haber desarrollado un saber estar sano cuando alguien encuentra solo.

Podríamos decir que en este terreno lo ideal sería encontrar un cierto equilibrio entre saber disfrutar y aprovechar los momentos en solitario y, a su vez, desarrollar unas relaciones interpersonales sanas y duraderas.

A continuación vamos enumerar algunas características de aquellas personas que disfrutan en solitario y prefieren estar solas en ciertas ocasiones, aunque también lo hagan cuando estén en compañía de otras personas:

  • Han desarrollado una gran introspección y autoconocimiento, por lo que tienen unas ideas muy claras.
  • Suelen valorar por encima de todo su tiempo, aprovechando cada instante; aunque también respetan el de otros.
  • Suelen tener una gran fortaleza a nivel mental, por lo que suelen afrontar mejor las situaciones complicadas.
  • Suelen desarrollar una mente abierta, de manera que no se cierran a hacer cosas diferentes o escuchar nuevas ideas.
  • Suelen ser leales, ya que prefieren tener un menor número de amistades pero que sean amigos auténticos.
  • Disfrutan mucho haciendo actividades en solitario.
  • Suelen tener una gran capacidad para concentrarse en lo que están haciendo y disfrutar del presente.

Ahora que ya hemos visto algunas de las características más comunes de aquellas personas que son capaces de aprovechar su tiempo en solitario para aprender, crecer y disfrutar, vamos a pasar a explicar cuáles son los diferentes tipos de personas solitarias y, como podremos comprobar, hay muchas personas que sufren a causa de su soledad, teniendo serias dificultades para aprovechar los momentos en solitario para hacer cosas que les enriquezcan.

Clases de personas solitarias

Los diferentes tipos de personas solitarias

Si preguntamos por la calle acerca de la soledad, lo más probable es que la mayor parte de las personas nos dijeran que prefieren estar en compañía que en soledad, ya que este concepto tiene una connotación bastante negativa; no obstante, como muchas otras cosas en la vida, estar en soledad no siempre es algo negativo debido a que cuando una persona aprende a disfrutar de sus momentos de soledad, viéndolos de forma optimista y aprovechando su tiempo, puede lograr cosas que quizás no conseguiría estando continuamente rodeada de gente (p. ej., leer un libro que le enriquezca).

Como ya mencionamos anteriormente, no cabe duda de que todo en exceso es malo y, por ello, estar completamente en soledad durante un tiempo prolongado puede llegar a ser muy perjudicial, pero pasar ciertos momentos en soledad y saber disfrutarlos puede ser muy enriquecedor y también saludable, ya que un buen indicador de salud es el hecho de estar bien con uno mismo.

Sin embargo, no todas las circunstancias que han llevado a una persona a estar en soledad son iguales ni tampoco lo afrontan todas las personas de la misma firma y, por ello, vamos a comentar a continuación los diferentes tipos de personas solitarias que nos podemos encontrar.

1. Personas solitarias conformistas

El primero de los tipos de personas solitarias de esta clasificación es el de los “solitarios conformistas” que lo componen aquellas personas que se encuentran solas y se conforman con esa situación aunque no les resulte agradable encontrarse así.

En esta categoría podemos encontrar a personas que, aunque consideran que disfrutarán más de las cosas y de la vida en general estando acompañados por otras personas y que además no disfruten de la soledad, tampoco hacen algo para cambiar esa situación que les está incomodando y causando cierto malestar. En estos casos suele suceder que estas personas tienen ciertas dificultades a la hora de establecer nuevas relaciones interpersonales de la índole que sea (de amistad o sentimentales).

Las personas solitarias conformistas suelen mostrarse pasivas a la hora de buscar interacciones con otras personas con el fin de mantener unas relaciones interpersonales sanas y duraderas, de forma que suelen encontrarse de manera pasiva a la espera de que sean los demás quienes den el primer paso para interactuar con ellas, por lo que esta podría ser la principal causa de su soledad, ya que los demás podrían interpretar su pasividad como una negación para establecer contacto social con los demás.

2. Personas solitarias conscientes y proactivas

Los “solitarios conscientes” es el segundo de los tipos de personas solitarias de la presente clasificación y se refiera a esas personas que son conscientes de su soledad y no se preocupan por ello en el sentido de que aceptan las circunstancias tal y como sin y no buscan autoengañarse, de manera que no invierten su tiempo en añorar la compañía de otras personas sino que procuran mantenerse ocupados haciendo tareas que les gusten y les hagan crecer a varios niveles, invirtiendo así su tiempo en ellas mismas (p. ej., hacer deporte, leer un libro que les guste y les enseñe cosas interesantes, etc.).

La soledad de las personas solitarias conscientes podría haber sido causada por diversos motivos como ciertas circunstancias de la vida o simplemente podrían estar solas por elección propia. En cualquiera de los casos, estas personas tratan de ver el lado positivo de su situación e intentan aprovecharlo, empleando ese tiempo en cosas que les hagan crecer e incluso disfrutar de su propia compañía.

Los solitarios conscientes tampoco tienen dificultades para relacionarse con otras personas e incluso puede que tengan relaciones sanas con amigos y familiares y de las que disfrutan mucho cuando se encuentran en su compañía; sin embargo, no les preocupa estar en soledad y además en ciertos momentos prefieren estar en soledad y aislarse consigo mismos.

3. Personas solitarias combatientes o escapistas

El tercero de los tipos de personas solitarias de esta clasificación es el de los “solitarios combatientes”, que trata de aquellas personas que no quieren aceptar su soledad, de manera que tratan de luchar por erradicarla y para ello procuran tener una vida bastante ajetreada y con una vida social muy apretada que les puede llegar a dejar exhaustos.

Todas estas acciones puede incluso que impliquen que los solitarios combatientes lleven un estilo de vida y una serie de comportamientos que van en contra de lo que sienten en realidad; es decir, hacen cosas que en realidad no les sale de dentro con tal de integrarse socialmente con otras personas (p. ej., salir de fiesta con otras personas aunque no les apetezca, practicar un deporte que no les llama la atención con el objetivo de integrarse socialmente en un grupo de personas que lo practican, etc.).

Por lo tanto, en este caso podemos encontrar a personas que hacen todo lo posible por no pasar momentos de soledad y, aunque suelan estar todo el día ocupados y rodeados de otras personas, en realidad se sienten solas en lo más profundo debido a que no están haciendo en muchos casos actividades que les gusten realmente, sino que solamente las hacen para estar rodeadas de otras personas.

Evitan la soledad a toda costa porque sentirla les genera bastante miedo y, en lugar a intentar buscar actividades que puedan disfrutar de su propia compañía y afrontar esos momentos en soledad, prefieren optar por evitar estar solas, sea como sea, debido a que tienen la creencia de que solamente podrían sentirse bien si están acompañadas.

4. Personas solitarias sufrientes o mártires

Los “solitarios sufrientes” es el cuarto de los tipos de personas solitarias de la presente clasificación. Esas personas sienten un profundo estado de malestar cuando se encuentran solas, por lo que se quejan continuamente de su situación y, por ello, se sienten infelices.

Estas personas cuando hablan con alguien sobre sí mismas (p. ej., con un familiar o con un psicólogo durante la terapia), expresan constantemente su sufrimiento y también hablan acerca de lo desgraciadas que se sienten y, esa constante negatividad a la hora de expresarse y sentirse durante la mayor parte del tiempo, es lo que transmiten a los demás, por lo que podría causar que algunas personas terminen por alejarse aún más de ella, lo que provocaría que aumentase aún más su sensación de soledad.

Es bastante frecuente que las personas solitarias sufrientes cuenten a los demás lo mal que se sienten y las desgracias por las que están pasando con el objetivo de buscar su simpatía; sin embargo, esa negatividad que transmiten durante la mayor parte del tiempo y su necesidad constante de quejarse podría provocar en realidad es que los demás no disfruten de su compañía y por ello puedan llegar a alejarse de ellas.

  • Amigo, I. (2020). Manual de psicología de la salud. Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Expósito, F., & Moya, M. (2000). Percepción de la soledad. Psicothema, 12(4), pp. 579-585.
  • Rauh, R. (2022). La soledad como una oportunidad. Mente & Cerebro, 112, pp. 23-27.
  • Sánchez, M. et al. (2014). Guía Esencial de Psicogeriatría. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Soler, J. & Conanglia, M. (2015). Juntos pero no atados. La pareja emocionalmente ecológica. Barcelona: Editorial Amat.
  • Yusat, R. (2019). La soledad no deseada en el ámbito de la gerontología. Trabajo social hoy, 88, pp. 25-42.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados