Un fármaco utilizado contra las alergias.

Son muchas las personas que tienen algún tipo de alergia. Hay quien no puede comer marisco o cacahuetes, o que cada primavera sufren rinitis, congestión y malestar por el polen de diversas plantas. O que no pueden tener mascotas debido a la alergia a los ácaros o la caspa presentes en su pelaje. E incluso muchas personas son alérgicas a algún medicamento.

Si se conoce esta alergia es porque se ha tenido algún tipo de reacción, a veces incluso de anafilaxia, a algún estímulo. Aunque a veces estamos ante algo simplemente molesto, lo cierto es que una alergia no es algo anecdótico o inocuo, sino que dependiendo del caso puede llegar a tener potencial mortal.

Si bien algunas reacciones alérgicas pueden llegar a ser mortales, afortunadamente contamos con fármacos como la prometazina que nos permiten reducir los procesos inflamatorios generados por la alergia. Es sobre este fármaco en concreto sobre el que trata este artículo, el cual además resulta de ayuda ante otro tipo de problemáticas y condiciones.

¿Qué es la prometazina?

Recibe el nombre de prometazina un fármaco antihistamínico de síntesis, derivado de la familia de las fenotiazinas (concretamente se trata de una aminoalquilfenotiazina), cuya principal función es la de reducir los niveles de histamina del organismo y de este modo tratar procesos inflamatorios.

Aunque no es específicamente un psicofármaco, tiene la propiedad de ser capaz de cruzar la barrera hematoencefálica de tal modo que también tiene efecto en el sistema nervioso.

Este fármaco se considera de primera generación, siendo descubierto de manera semejante a la clorpromazina (el primer antipsicótico fenotiazínico sintetizado). A pesar de ser una fenotiazina, las cuales a menudo son una de las estructuras básicas a partir de las cuales se desarrollan antipsicóticos, en este caso su acción no tiene un efecto neuroléptico que permita tratar problemáticas de tinte psicótico.

Este fármaco se metaboliza en el hígado y se elimina del organismo por vía urinaria y fecal. Está disponible en múltiples presentaciones, adecuadas para sus múltiples utilidades. Se puede hallar presentaciones en forma de tabletas o jarabe para administrar por vía oral, supositorios para la aplicación vía rectal rectal e inyectables para su utilización por vía intramuscular o intravenosa. Por último, cabe destacar la existencia de prometazina en crema, de uso tópico.

Mecanismo de acción

La prometazina actúa en nuestro organismo a través de la regulación de diversos tipos de hormonas presentes en nuestro cuerpo.

Concretamente, su principal acción la ejerce a nivel del sistema histaminérgico, manteniendo con la histamina una relación de antagonismo competitivo. Esto implica que dificulta la actuación de la histamina sobre el cuerpo debido a que bloquea los receptores H1, con lo que esta tiene menor actuación y sus niveles se reducen, algo que a su vez permite reducir procesos inflamatorios como los de la alergia.

Su actuación es reversible (es decir su actuación no permanece vigente a lo largo del tiempo sino que cesa tras unas horas). Además de ello es inespecífica, lo que implica que afecta a los receptores presentes en todo el organismo.

Además de sobre la histamina, la prometazina también tiene una acción anticolinérgica, algo que permite que posea propiedades antieméticas y contribuya a regular las secreciones gástricas. Anque de manera menor también puede afectar al sistema aderenérgico.

Indicaciones principales

Como antihistamínico que es, la prometazina tiene como principal indicación el tratamiento de condiciones médicas que cursan con la inflamación de tejidos. En este sentido, su principal indicación es el alivio y tratamiento sintomático de las reacciones alérgicas en las diferentes partes de nuestro organismo.

Su uso principal es pues en contextos en los que surge rinitis, urticaria, angioedema o conjuntivitis alérgicas. También resulta de utilidad en el tratamiento de las dermatitis por contacto, y su uso es especialmente relevante en el caso de anafilaxia.

Además de su acción antihistamínica esta sustancia tiene efecto antiemético (es decir, corta o dificulta el vómito), con lo que se usa también en presencia de náuseas y vómitos graves prolongados en el tiempo. Asimismo tiene acción mucolítica y antitusígena, algo útil en procesos catarrales y gripales.

Es también utilizada de manera habitual para la prevención y el tratamientos de mareos de origen cinético, como los que aparecen en viajes en avión, barco o coche.

Otra de sus aplicaciones o funcionalidades la podemos encontrar en su utilización como anestésico local, ya que posee propiedades sedantes. En este sentido se ha empleado para relajar a la persona antes de intervenciones quirúrgicas, o bien para tratar dolores postcirugía o postparto.

Posibles efectos secundarios

Aunque la prometazina es un fármaco de gran utilidad para el tratamiento de los síntomas de muchas condiciones médicas, lo cierto es que su administración puede conllevar asimismo el surgimiento de reacciones adversas y efectos secundarios molestos e incluso peligrosos.

Uno de las más habituales es la sedación y somnolencia. Además de ello, el hecho de afectar a los niveles de histamina y también los de acetilcolina pueden provocar que surjan síntomas como fatiga, insomnio, visión borrosa, boca seca, descoordinación motora, hiperactividad o hipomanía, entre otros. Vértigo, temblores, problemas visuales, hipotensión o retención urinaria son otros de los posibles síntomas secundarios.

Debe tenerse en cuenta que puede aumentar la fotosensibilidad, con lo que se recomienda no exponerse excesivamente a la luz solar tras su administración.

También puede generar enlentecimiento del ritmo respiratorio, fiebre, arritmias, desmayos, discinesias e incluso convulsiones, hemorragias, ictericia o problemas para respirar o ingerir (estos últimos son graves y requieren de acudir al médico). Hay que tener en cuenta que a veces genera movimientos incontrolables a nivel ocular y posiciones anómalas de cuello y lengua, algo que asimismo puede ser un efecto secundario grave.

Aunque es poco habitual, en algunas personas se corre riesgo de leucopenia, neutropenia, trombocitopenia, anemia o agranulocitosis, condiciones que requieren de un riguroso control médico en caso de surgir dada su peligrosidad.

Nunca debe aplicarse por vía intra-arterial, ya que existe riesgo de arterioespasmo severo y de la aparición de gangrena. Debe evitarse la vía subcutánea ya que puede provocar la muerte del tejido o necrosis.

Contraindicaciones

Entre las múltiples condiciones que tienen contraindicado este fármaco destacan en primer lugar aquellas personas que tengan alergia a la prometazina, a las fenotiazinas o a alguno de sus componentes, así como aquellos que padezcan ictericia, depresión de la médula ósea o insuficiencia renal o hepática severa. También está contraindicado en caso de epilepsia o en casos de síndrome de Reye.

En el caso de la aplicación intravenosa es relevante tener en cuenta que jamás debe inyectarse en arteria sino en vena, dado el riesgo de arterioespasmo. No se recomienda en pacientes con glaucoma o problemas urinarios. Otros sujetos que deben tener especial precaución en su utilización son aquellos que presenten hipotensión o tengan tendenci a ella o quienes sufran hipertrofia de próstata.

También se encuentra contraindicado en bebés y niños menores de dos años, dado que tiene la capacidad de enlentecer o incluso parar el ritmo respiratorio (algo que puede tener repercusiones mortales). Por lo general no se recomienda salvo casos de extrema necesidad (se han de evaluar con el médico los costes y beneficios de su administración), en casos de embarazo o lactancia ya que puede excretarse el bebé y generar problemas severos, así como tampoco en menores severamente deshidratadas o con enfermedades agudas.

Finalmente deberá consultarse con el médico la viabilidad del tratamiento con prometazina si se están utilizando otros fármacos, ya que pueden presentar interacciones. Entre otros no deberá mezclarse con alcohol, IMAOS, neurolépticos de la misma familia, sedantes, morfina o sustancias depresoras. Por último debe tenerse en cuenta que debido a sus efectos sedativos debería evitarse la conducción o el uso de maquinaria pesada.

Referencias bibliográficas:

  • Agencia Española de Medicina y Productos Sanitarios (2006). Ficha técnica. Frinova solución inyectable. Centro de Información de Medicamentos.
  • Kamei, H., Isaji, A., Noda, Y., Ishikawa, K., Senzaki, K., Yamada, K., Sugiura, K., Tomita, Y. & Nabeshima, T. (2012). Effects of single therapeutic doses of promethazine, fexofenadine and olopatadine on psychomotor function and histamine-induced wheal- and flare-responses: a randomized double-blind, placebo-controlled study in healthy volunteers. Arch Dermatol Res., 304(4): 263 - 272.
  • National Institute of Health. (2017). Prometazina. MedlinePlus [Online]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/meds/a682284-es.html.
  • Vademecum Spain (2015). Prometazina. Vademecum [Online]. Disponible en: https://www.vademecum.es/principios-activos-prometazina-r06ad02.