La adolescencia es, para la inmensa mayoría, un momento crítico de nuestras vidas. Es el momento en el que se debe pensar qué se quiere ser de mayor, dado que en dos o tres años hay que tomar una decisión (casi) definitiva.

Pese a que cada uno tiene unas aspiraciones vitales, a veces resulta muy difícil decidirse. Es por ello que existen pruebas que permiten orientarnos laboralmente, siendo una de ellas la Batería General de Pruebas de Aptitud.

Este instrumento se ha mostrado útil para ayudar a aquellas personas quienes todavía no saben qué hacer con sus vidas y, en función de sus fortalezas, les permite dar un consejo. Veamos más a fondo cómo lo hace.

Batería general de pruebas de aptitud ¿qué es?

La Batería general de pruebas de aptitud, en inglés The General Aptitude Test Battery (GATB), es un cuestionario que mide las aptitudes de las personas y, en función de aquellas en las que se sea mejor, se recomienda formarse en un tipo u otro de profesión. Este tipo de pruebas se utilizan en el ámbito de la orientación laboral, siendo especialmente útil para adolescentes quienes todavía no se han decidido sobre su futuro profesional.

La versión más moderna de este cuestionario comprende 12 subtests, los cuales miden 9 factores o aptitudes. Estos subtests son: comparación de nombres, rapidez de cálculo, espacio tridimensional, vocabulario, confrontación de herramientas, razonamiento aritmético, confrontación de formas, rayado, colocación de clavijas, volteado de clavijas, ensamblaje y desensamblaje.

De acuerdo con el modelo detrás de esta batería de pruebas, la idea de aptitud es algo que se tiene de forma innata. Es decir, si bien la educación puede incrementar el conocimiento mediante el aprendizaje de contenidos, las personas, ya de nacimiento, son más hábiles en tareas que están relacionadas con uno u otro aspecto. La Batería General de Pruebas de Aptitud, teniendo en cuenta esto, mide aquello que se le da bien a las personas, independientemente de lo mucho que sepan.

Por ejemplo, si se administra esta batería de pruebas a un sujeto y se ve que este tiene puntuaciones altas en las pruebas que miden la aptitud numérica, se puede entender que la persona va a ser buena en disciplinas como las matemáticas, la física y la química. Es posible que lleve años sin hacer nada relacionado con estas materias, pero que tenga aptitudes numéricas viene a indicar que va a tener mucha facilidad, de forma instintiva, para comprender estas disciplinas.

Antecedentes históricos

Los orígenes de estas pruebas se remontan al siglo pasado, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. El USES (United States Employment Service) se dedicó a construir cerca de 100 pruebas cuya finalidad era medir diferentes aptitudes que parecían tener relación con el grado de éxito que se tenían en algunas profesiones. Estas primeras pruebas tenían en cuenta aspectos como la aritmética, el vocabulario, la orientación en el espacio...

Tras realizar varios estudios y evaluar los datos obtenidos, mediante análisis factorial, se establecieron hasta 9 factores independientes, cada uno de ellos relacionados con varias profesiones. Posteriormente, perfeccionando tanto los ítems de las pruebas como el diseño del mismo, se procedió a elaborar la versión definitiva de la Batería General de Pruebas de Aptitud.

Este instrumento ya supuso un gran avance en su momento, dado que permitía orientar a las personas en función de sus fortalezas en un período de tiempo relativamente corto, de cerca de dos horas y media. Es por este motivo que desde 1945 se ha utilizado bastante este cuestionario.

¿Qué habilidades miden estas pruebas?

Como ya se ha comentado, los orígenes de este instrumento se remontan al pasado siglo y, cuando se obtuvo la versión definitiva tras usar análisis factorial, se establecieron las siguientes 9 aptitudes.

1. Inteligencia general (G)

Se entiende por inteligencia general la habilidad de poder aprender cualquier cosa en cualquier contexto. Es decir, tener la capacidad de poder captar o entender instrucciones y principios fundamentales.

Dentro de esta habilidad estaría la capacidad de razonar y hacer juicios.

2. Verbal (V)

La aptitud verbal es la capacidad de entender el significado de las palabras y hacer un uso adecuado de ellas.

Esta habilidad es fundamental para el lenguaje, tanto a la hora de formularlo, oral o por escrito, como comprender las relaciones entre las palabras que uno escucha o lee.

3. Numérica (N)

Habilidad para realizar operaciones de tipo aritmético de forma rápida y segura. Es una aptitud básica para poder comprender adecuadamente las matemáticas y otras disciplinas en las que se usan símbolos numéricos.

4. Espacial (S)

Con aptitud espacial se hace referencia a la capacidad de visualizar formas geométricas y poder comprender su representación tanto dimensional como tridimensionalmente.

También es importante para reconocer la relación entre un objeto y su movimiento en el espacio.

5. Percepción de formas (P)

La percepción de formas está relacionada con el poder percibir detalles de objetos, además de poder realizar comparaciones visuales entre objetos y observar pequeñas diferencias en términos de forma, sombreado, longitud, anchura...

6. Percepción de oficina (Q)

La percepción de oficina hace referencia a la capacidad de percibir detalles verbales y numéricos, observando diferencias importantes en el contenido o errores que deban ser corregidos.

7. Coordinación motora (K)

Habilidad para coordinar el movimiento de los ojos con el de las extremidades, manos y dedos. Capacidad para ejecutar movimientos seguros y precisos

8. Destreza manual (M)

Habilidad para manejar las manos con facilidad y destreza, realizando movimientos como colocar objetos o girarlos de forma precisa.

9. Destreza digital (F)

Habilidad para manejar pequeños objetos con los dedos, de forma rápida y segura.

¿Qué usos tiene?

Son varios los usos que se le pueden sacar a este cuestionario, aunque cabe destacar que todos ellos están relacionados con el mundo laboral. Habitualmente se utiliza para orientar a adolescentes quienes, al finalizar los estudios obligatorios, no saben qué continuar estudiando o a qué dedicarse, siendo esta herramienta una pista hacia donde podrían dedicarse.

La aptitud de la inteligencia general, al ser un indicador de la capacidad de la persona de aprender independientemente del contexto y contenido, puede servir a la hora de averiguar si un adolescente debería continuar con estudios al finalizar la secundaria o debería optar por formarse para trabajos que requieran menos estudios. También sirven como indicadores útiles para este fin las pruebas que abordan la aptitud verbal y la numérica.

No obstante, si la persona ya se ha decidido por estudiar algo finalizado el ciclo de educación obligatoria, se puede utilizar este cuestionario para ayudarle a escoger un campo o profesión concreta.

Sin embargo, no solamente sirve para aquellas personas quienes todavía no han estudiado una carrera. También se utiliza para seleccionar a aquellos empleados quienes poseen aptitudes más adecuadas para el tipo de trabajo por el que piden ser contratados o, ya una vez dentro de la empresa, sirve para ubicarlos en departamentos en los que se puedan lucir en una determinada destreza.

Por ejemplo, si se está buscando trabajo en una fábrica, es esperable que el empresario busque a candidatos quienes posean aptitudes relacionadas con el manejo de la maquinaria, como lo son coordinación motora, destreza manual y destreza digital.

Críticas

Al igual que con prácticamente cualquier prueba, la Batería General de Pruebas de Aptitud no está exenta de críticas. Los subtests que lo conforman, especialmente los que miden aspectos perceptuales, parece que no disponen de la suficiente validez de constructo, en términos de validez convergente. No obstante, cabe destacar que los subtests que se dedican a medir aspectos más cognitivos sí que son sólidamente válidos.

Otra crítica que de la que ha sido objeto es relacionada con el pilar de este cuestionario: las aptitudes. Algunos investigadores sostienen que las aptitudes propuestas en la batería general de pruebas de aptitud están demasiado correlacionadas, lo cual podría venir a decir que lo que miden los diferentes subtests de este instrumento viene a ser lo mismo.

Finalmente, una de las críticas que ha recibido está relacionada con la raza de los sujetos en los Estados Unidos. Se ha visto que las personas blancas obtenían puntuaciones mucho más altas que las personas afroamericanas, seguramente debido a que el cuestionario no esté exento de ítems que se hayan formulado de forma no independiente a la cultura de estos dos grupos étnicos.

Referencias bibliográficas:

  • Hartigan, J. A., & Wigdor, A. K. (Eds.). (1989). Fairness in employment testing: Validity generalization, minority issues, and the General Aptitude Test Battery. Washington, DC: National Academy of Sciences.
  • Jaeger, R. M., Linn, R. L., & Tesh, A. S. (1989). Appendix A: A synthesis of research on some psychometric properties of the GATB. In J. A. Hartigan & A. K. Wigdor (Eds.), Fairness in employment testing: Validity generalization, minority issues, and the General Aptitude Test Battery (pp. 303-324). Washington, DC: National Academy of Sciences.
  • Keesling, J. W. (1985). [Review of the USES General Aptitude Test Battery]. In J. V. Mitchell, Jr. (Ed.), The ninth mental measurements yearbook (pp. 1644-1647). Lincoln, NE: Buros Institute of Mental Measurements.
  • Kirnan, J. P., & Geisinger, K. F. (1984). General Aptitude Test Battery. In J. Hogan & R. Hogan (Eds.), Business and industry testing: Current practices and test reviews (pp. 140-157). Austin, TX: Pro-Ed.