Evolutivamente, el ser humano y el resto de organismos tienden a dar una respuesta concreta ante determinados estímulos.

Pero en ocasiones encontramos estímulos que generan respuestas no del todo justificadas. Vamos a conocer por qué sucede este fenómeno conocido como estímulo supernormal, cuáles son las causas subyacentes y además descubrir algunos ejemplos que nos ayuden a comprender este curioso fenómeno.

¿Qué es un estímulo supernormal?

Los estímulos supernormales, también llamados superestímulos o estímulos supranormales, es un tipo concreto de estímulos que exagera las cualidades de otros, provocando así que el organismo que lo percibe emita una respuesta mucho más fuerte que ante esos estímulos normales.

Evolutivamente, la persona ha aprendido a emitir esa respuesta ante los estímulos normales, pero los supranormales se aprovechan de ello para lograr una versión más poderosa de la misma. Este fenómeno afecta principalmente a cuestiones pertenecientes a los campos de la psicología y de la biología. Sin embargo, también pueden ser encontrados ejemplos de estímulo supernormal en determinados aspectos sociológicos e incluso artísticos.

La explicación que está detrás de este fenómeno podría provenir, según los expertos, de un proceso de presión selectiva. Sería un mecanismo evolutivo por el cual un individuo de una especie comenzaría a mostrar ejemplos de estímulo supernormal, para obtener una respuesta antes que otros individuos**, cuyos estímulos fueran más moderados y por lo tanto no pudieran ganar esa pequeña competición.

En ese sentido, encontraríamos algunos atributos vistosos en ciertos animales, como puede ser la cola del pavo real, que en lugar de ayudarle a volar, su función es llamar la atención de las hembras para lograr ser elegido para la reproducción, haciendo así que los genes de ese individuo en concreto pasen a la siguiente generación. En este caso, el tamaño y el colorido de las plumas de la cola, representarían el estímulo supernormal.

Ejemplos de este fenómeno

Hemos visto que puede haber ejemplos de estímulos supernormales en toda una variedad de campos. Por ello, vamos a repasar los más importantes para así entender mejor el funcionamiento de este fenómeno.

1. En el campo de la biología y la etología

El ejemplo de la cola del pavo real es uno de los muchos casos de estímulo supernormal que podemos encontrar a nivel biológico. Pero existen experimentos en los que los investigadores han creado artificialmente este tipo de estímulos. Uno especialmente interesante es el que llevaron a cabo el ornitólogo holandés Nikolaas Tinbergen y sus colaboradores, estudiando el caso de los polluelos de gaviota argéntea europea.

Las crías de este tipo de pájaro responden activamente ante unas marcas rojas que los progenitores tienen en el pico, picoteándolo para pedir la comida regurgitada. Tinbergen planteó un experimento en el cual se les presentaba a un grupo de polluelos la situación normal con el adulto, a otros se les ponía frente una cabeza artificial, con las mismas marcas que las reales y a otro se les colocaba junto a la figura de un pico, sin más.

Pero había un último grupo de pollitos que no estaban frente a ninguna forma aparentemente orgánica. A estos se les colocó al lado de un palo de tono rojo, con marcas blancas. Es decir, se exageró la distribución de color rojo que provocaba su respuesta natural de picoteo. ¿Qué grupo mostró una mayor tasa de respuesta? No fueron los del pico, ni los de la cabeza falsa, ni siquiera los de la situación natural.

Fueron los polluelos que estaban frente al palo rojo los que demostraron estar percibiendo un estímulo supernormal. Por lo tanto, fue este grupo el que más veces picoteó el palo con la esperanza de recibir el alimento que tanto deseaban, y lo hicieron sin estar en una situación normal junto a las aves adultas que eran las que debían proveerles de comida en un entorno real.

No es el único ejemplo. Se hizo otra prueba, en este caso con pájaros cantores, cuyos huevos son de tono azulado, moteados con manchas grises. Los científicos cogieron a un grupo de estas aves y les pusieron junto a figuras de color azul intenso y marcas oscuras, además de sus huevos, y los pájaros prefirieron subirse a la figura, una clara señal de que estaban respondiendo al estímulo supernormal que representaban.

Además, se dan casos de especies que han evolucionado para ejercer estímulos supernormales para otras especies y aprovecharse así de su respuesta desmedida. Es el caso de los cucos, un tipo de pájaro que entra en la categoría de parásitos de cría, pues hace creer a los miembros de otra especie (huéspedes) que en realidad son miembros de su descendencia para lograr así ser alimentados.

¿Cómo puede conseguirlo? A través de llamadas y comportamientos que son similares, por ejemplo, a los de las currucas, pero mucho más exagerados, logrando así captar la respuesta de los adultos por encima de sus propias crías. Es decir, estarían generando un estímulo supranormal para beneficiarse de la respuesta automática de estos pájaros, que preferirían alimentarles a ellos antes que a su propia descendencia.

2. En el campo de la psicología

Pero los estímulos supernormales no son cosa únicamente de la biología, como ya hemos visto. En el terreno de la psicología, es decir, del comportamiento humano, también hay claros ejemplos de este fenómeno. Uno de ellos podría ser el percibido a través de la comida basura, alimentos que generan un gran apetito por su apariencia y su sabor, pero que en realidad a nivel nutricional son terribles para nuestro organismo.

A nivel evolutivo, tiene una explicación muy lógica. El ser humano, obviamente, no siempre ha vivido en la civilización que conocemos ahora, de hecho esta representa la menor parte del tiempo desde que existe la especie. En cambio, biológicamente estamos adaptados a los tiempos en los que éramos cazadores y recolectores. En esa época no era tan sencillo proveer de alimento a la tribu, y mucho menos de azúcares y grasas, tan suculentos.

Pero hoy en día es extremadamente sencillo hacerse con este tipo de sustancias. Ahí es donde entra la comida basura: componentes extremadamente apetecibles, muy fáciles de obtener en todos los sentidos (económica y geográficamente). De ahí su imparable éxito, por más que los profesionales de la salud advierten de los riesgos de su consumo. Y es que la respuesta ante el estímulo supernormal muchas veces pesa más que el raciocinio.

Por supuesto, el sexo no iba a ser una excepción, y podemos ver ejemplos claros en personas que recurren a la cirugía estética para modificar y aumentar sus atributos sexuales, logrando así obtener estímulos supernormales que generarán respuestas en otros individuos por delante de otros estímulos menos llamativos.

El comportamiento humano también responde ante estímulos supernormales en otros ámbitos, como son los programas del corazón, en los que se buscan reacciones viscerales que mantienen al telespectador enganchado a la pantalla.

Lo mismo ocurre con las redes sociales, que ofrecen al usuario un contenido que automáticamente le engancha y genera respuesta tras respuesta, pues ha encontrado estímulos exagerados que le satisfacen y no le dejan escapar, o más bien no quiere hacerlo, pues el resto de estímulos, normales, no le atraen tanto como esos.

3. En el campo del arte

Regresando al tema de la sexualidad, pero esta vez dentro del campo del arte, podemos encontrar ejemplos de estímulo supernormal, por ejemplo en las figuras de las famosas Venus, esculturas femeninas donde los atributos y las curvas están claramente exagerados, con el fin de provocar una respuesta a la altura.

Además de esas figuras, también se pueden observar obras pictóricas en las que los pintores decidieron deliberadamente exagerar el tamaño de los labios o de los ojos, para generar un mayor atractivo en las personas que estuvieran viendo el cuadro. Por lo tanto, crearon estímulos supernormales para así generar un mayor interés en sus obras.

Incluso en los contenidos audiovisuales podemos observar fácilmente cómo se exageran las cualidades tanto físicas como sociales en los personajes interpretados por algunos actores y actrices, de manera que generen una gran respuesta en los espectadores y quieran así seguir viendo ese determinado contenido en detrimento de otros.

También se puede observar incluso sin la necesidad de imágenes, por ejemplo, en las novelas. En ocasiones los argumentos de algunos volúmenes llevan los clichés hasta el extremo, exagerando rasgos, por ejemplo de corte romántico, buscando una respuesta emocional en el lector que responde, sin duda, ante un estímulo supernormal y que, en cambio, si el texto fuera más realista, probablemente no tendría lugar.

Referencias bibliográficas:

  • Doyle, J.F., Pazhoohi, F. (2012). Natural and augmented breasts: Is what is not natural most attractive?. Human Ethology Bulletin.
  • Barrett, D. (2007). Waistland: A (R) evolutionary view of our weight and fitness crisis. WW Norton & Company.
  • Burkhardt, R.W. (2005). Patterns of behavior: Konrad Lorenz, Niko Tinbergen, and the founding of ethology. The University of Chicago Press.
  • Grim, T., Honza, M. (2001). Does supernormal stimulus influence parental behaviour of the cuckoo's host? Behavioral Ecology and Sociobiology.
  • Tinbergen, N. (1951). The Study of Instinct. Oxford, Clarendon Press.
  • Tinbergen, N. (1953). The herring gull's world; a study of the social behaviour of birds. London: Collins.