A pesar de que el término "narcisista" es utilizado por todo tipo de personas para referirse a algunas características personales de las personas con las que se cruzan en su día a día, lo cierto es que este concepto es también una categoría utilizada por la psicología científica. Es decir, que se ha vinculado estadísticamente a algunas características personales, a otros rasgos de personalidad y a ciertas tendencias a la hora de comportarse.

Y, desde hace unos años, una de las tendencias que podrían caracterizar a las personas narcisistas es la propensión a consumir más pornografía que la media. Esto es, por lo menos, lo que se deduce de una investigación publicada Journal of sex & marital therapy.

La sexualidad del narcisista

¿Qué sentido tiene que el consumo de pornografía sea significativamente mayor en las personas narcisistas? Según el equipo de investigadores que dirigió el estudio, esto se debe al modo en el que el narcisista clásico se centra en sí mismo a la hora de buscar placer.

A diferencia de lo que ocurre en el resto de personas, que buscan reciprocidad en las experiencias placenteras, los narcisistas son más propensos a utilizar a los demás como un simple medio para obtener lo que buscan. Según esta interpretación, el consumo de pornografía se adapta perfectamente a este tipo de demandas; la mayoría de situaciones, las actuaciones e incluso el modo en el que se filma acentúan el papel instrumental de los actores que aparecen en la escena, haciendo que parezcan seres artificiales que se mueven solo para satisfacer a quien está viendo.

Es decir, esta sería una característica por la que se expresan dos rasgos que ya se conocían acerca de las personas narcisistas: la falta de conexiones empáticas y una motivación sexual más intensa de lo normal en otros grupos de población.

¿Cómo se realizó el estudio?

Para esta investigación se utilizó como muestra un grupo de más de 250 personas (el 63% de las cuales eran mujeres) cuya edad estaba comprendida entre los 18 y los 61 años. 

Cada una de estas personas rellenaba una serie de test de personalidad estandarizados, lo cual permitía evaluar en qué medida eran más o menos narcisistas. Además, contestaban algunas cuestiones acerca de sus hábitos a la hora de consumir pornografía, o bien podrían indicar que no la consumían.

Resultados interesantes

Alrededor del 80% de las personas que participaron dijeron haber visto pornografía online de manera voluntaria en algún momento, y un 44% de ellas dijeron que esto formaba parte de sus hábitos actuales. De media, consumían unos 85 minutos de pornografía a la semana.

Pero el principal hallazgo fue que se encontró una relación significativa entre la puntuación en narcisismo obtenida en los test de personalidad y la cantidad de pornografía que se veía.

Esto significa entre otras cosas que el grupo de participantes que había visto pornografía online en alguna ocasión incluía un número de narcisistas bastante mayor que el que correspondía al grupo de los que nunca lo habían visto.

Pero, además, la correlación entre el grado de narcisismo también se correspondía con la cantidad de pornografía vista, es decir, el modo en el que esta actividad estaba incorporada en el día a día de estas personas. Cuanto mayor era la frecuencia en la que se veían estas escenas, mayor era la posibilidad de pertenecer al grupo de personas con una puntuación más alta en narcisismo, y aquellos que en ese momento seguían viendo pornografía eran más narcisistas que aquellos que ya no lo hacían.

¿La pornografía nos hace narcisistas?

Aparentemente, estos resultados nos podrían llevar a pensar que es el consumo de pornografía lo que nos hace puntuar más en este rasgo de personalidad. Sin embargo, hay que recordar que correlación no equivale a causalidad. A partir de este estudio se ha visto la descripción de lo que hay, pero no se sabe qué es lo que produce qué, en qué sentido va la causalidad.

Dicho de otra forma, podría ser que ver este tipo de productos nos hiciera más narcisistas, pero también podría ocurrir, simplemente, que las personas narcisistas en u principio consumieran más este tipo de contenido en Internet. Para hacernos una idea de lo que realmente ocurre, tendremos que esperar a que se realicen más investigaciones sobre el tema.

Artículos relacionados