Gustav Fechner

Hoy en día no resulta extraño oír hablar de la psicología como ciencia o de la figura del psicólogo en diversos campos vinculados al estudio de la mente y la conducta. Sin embargo, se trata de una disciplina científica relativamente joven y que se encontró con diversas dificultades para surgir. 

Y es que si bien la mente humana ha interesado al hombre desde la antigüedad, no fue hasta 1879 cuando Wilhelm Wundt creó el primer laboratorio de psicología y se instauraba la psicología como ciencia. En ese momento e incluso antes de ello, los inicios de la psicología se encuentran vinculados a los primeros intentos de medir la relación entre aspectos físicos y mentales; es decir, a la psicofísica.

¿Qué es la psicofísica?

Se entiende psicofísica a la rama de la psicología cuyo principal objeto de estudio es la relación entre la estimulación externa y sus cualidades y la percepción de un sujeto de dicha estimulación.

Se trata de uno de las primeros tipos de estudio que se realizaron de manera científica en la que entraban en análisis aspectos psicológicos como la sensación y la evaluación que se hacía de ella. La medición de aspectos psicofísicos requería instrumental de gran precisión y la elaboración de diferentes técnicas que permitieran la obtención de datos válidos y fiables, siendo de hecho la psicofísica la precursora directa de la psicometría.

En la psicofísica se empezaron a desarrollar modelos en los que se empezó a asignar un valor numérico a las características de los estímulos y la percepción de éstos, siendo pionera en la investigación cuantitativa de los fenómenos mentales. Dicho de otro modo, mide la respuesta conductual al estímulo físico. La psicofísica nació en un inicio dedicada al estudio de la percepción visual, pero posteriormente será ampliada de manera que terminó por extenderse al estudio de la relación entre lo fisiológico y lo psíquico.

Se asume que la estimulación genera una activación fisiológica que termina provocando una sensación, si bien ambos componentes por separado también tienen potencial para generar sensaciones por sí mismos.

La psicofísica ha empleado diferentes métodos para medir la sensación. Entre ellas encontramos la descripción por parte del sujeto de lo percibido, el reconocimiento de éste, la detección, la percepción de la magnitud o la búsqueda del estímulo.

Los padres de la psicofísica

Si bien existen precursores en la antigua Grecia y en numerosos filósofos como Hume, se considera que los principales padres de la psicofísica fueron Weber y Fechner.

El primero de ellos es especialmente reconocido por sus experimentos relacionados al umbral de detección de estímulos. Weber investigó el umbral de detección dual, o el nivel de separación necesario para que un estímulo sea captado de forma fragmentada (utilizaba un compás en la piel del sujeto, y analizaba cuando notaba un único estímulo y cuando era capaz de discernir las dos puntas como estímulos separados.

Estos experimentos fueron ampliados y profundizados por Fechner, quien elaboraría la ley de Weber-Fechner y analizaría fenómenos como el umbral absoluto o el mínimo de estimulación necesaria para despertar una sensación y el umbral diferencial, antes propuesto por Weber, en el que se estudia la diferencia necesaria para que noten cambios en la percepción de un estímulo.

La ley de Weber y las reformulaciones de Fechner y Stevens

Las investigaciones de Weber, y posteriormente las investigaciones de Fechner, permitieron formular una de las primeras leyes psicofísicas. Concretamente, se establece que podemos diferenciar entre distintos estímulos en función de la intensidad con la que se presenten. Distinguimos entre cambios relativos: podemos no captar la diferencia entre dos estímulos diferentes que se presenten al mismo tiempo a menos que se produzca un cambio concreto en la intensidad de éstos. 

Pero si la intensidad en sí del estímulo aumenta, también habrá de aumentar la diferencia relativa para captar la existencia de dos percepciones distintas. Así, esta capacidad de discernimiento precisa que dicho aumento de intensidad sea constante, a partir del valor de la variación respecto del punto de partida.

Por ejemplo, si nos tocan dos gotas de lluvia muy juntas tal vez necesitemos una separación pequeña para notar dos sensaciones mientras que si lo que nos toca son los chorros de una manguera la separación entre ellos deberán ser algo mayores para poder percibirse como elementos diferentes.

Esta ley se vería superada y modificada por las reformulaciones de Fechner y Stevens, los cuales acabarían por identificar que en ocasiones un aumento de la magnitud del estímulo no genera un cambio proporcional en la percepción sino que en ocasiones genera un cambio perceptivo mucho mayor o mucho menor de lo esperable.

Metodología original

Los métodos empleados durante los primeros momentos de la psicofísica eran indirectos al trabajar a partir de la medición del estímulo físico y obtenerse la de la sensación a partir de ésta. Se considera que la sensación no podía medirse directamente, estando solo asociada a la magnitud del estímulo. En este tipo de psicofísica destacan tres grandes tipos de métodos.

Método de los límites

El experimentador presenta series de estímulos diferentes, que serán o no captados por el sujeto estudiado. El experimentador manipula la intensidad del estímulo, teniendo que decir el examinado si es capaz de percibir el estímulo o si un estímulo de comparación es más, igual o menos intenso. Los estímulos tienen un orden creciente o decreciente continuado, yendo en serie. Puede haber habituación o expectativas.

Método del error promedio

Este tipo de metodología se basa en la manipulación del estímulo hasta que se genera un cambio de sensación, ajustando el estímulo en función de la respuesta del sujeto. Si bien resulta cómodo y sencillo ya que es el propio examinado quién regula la estimulación, puede generar errores en función de la expectativa de que el estímulo crezca o decrezca en intensidad y la percepción se vea sesgada.

Método de los estímulos constantes

Esta metodología de la psicofísica clásica se basa en el uso de intensidades predeterminadas que se mantienen constantes, pero al contrario que en el método de los límites la intensidad del estímulo varía al azar. Suele ser el método más empleado ya que permite minimizar errores y sesgos, si bien genera más cansancio.

Metodología directa

Además de Weber y Fechner, otro de los grandes autores pioneros de la psicofísica es Stevens. Este autor consideraría la necesidad de realizar mediciones directas de la sensación, creando escalas de estimación centradas en la propia sensación subjetiva del sujeto y su manera de valorar dicha percepción. Los métodos propuestos por Stevens, que posteriormente son los que se han continuado empleado en la práctica, serían los siguientes

1. Método de las categorías

De manera semejante a una escala tipo Likert, se presentan una serie de estímulos al sujeto que debe clasificar en función de diversas categorías que se le proponen.

2. Método de estimación de razones

Se presentan al examinado dos estímulos del mismo tipo a la vez, teniendo éste que valorar la relación numérica que existe entre ambos.

3. Método de producción de razones

El examinado debe generar un estímulo a partir de un estímulo inicial y una relación de proporcionalidad que el examinador le presenta. Por ejemplo, el sujeto tiene que generar una luz el doble de brillante que la que se le presenta.

4. Método de estimación de magnitudes

En la estimación de magnitudes el experimentador presenta al examinado una serie de estímulos que el sujeto debe valorar numéricamente, presentando un ejemplo de manera que tenga una idea aproximada del valor de una muestra de la estimulación.

5. Método de producción de magnitudes

Esta metodología se basa en que el sujeto explorado genere el nivel de estimulación correspondiente la intensidad que el experimentador le propone (por ejemplo, la intensidad del sonido de la voz).

6. Método de estimación de intervalos

En ella el sujeto debe estimar la diferencia entre dos estímulos presentados.

7. Método de producción de intervalos

Este método supone que el examinado recree un intervalo dentro de los estímulos, dividiéndolos en diferentes partes.

Efecto en otras ramas de la Psicología

La psicofísica permitió el inicio del estudio cualitativo de aspectos psicológicos como las percepciones. A la larga, esta iniciativa permitiría que terminara por gestarse la psicometría, lo que a su vez permitió la generación de escalas y metodologías que permiten medir aspectos mucho más cognitivos y abstractos a partir del desempeño en tareas vinculadas a dichos elementos. Por ejemplo rasgos de personalidad, aptitudes y actitudes o inteligencia.

Algunas ramas que se han beneficiado de las aportaciones de la psicofísica son la psicología clínica, la laboral o la educativa. De hecho, incluso puede ser siendo aplicada en elementos como la activación fisiológica provocada por el miedo.

Referencias bibliográficas:

  • Higueras, B. y Muñoz, J.J. (2012). Psicología Básica. Manual CEDE de Preparación PIR, 08. CEDE: Madrid.
  • Goldstein, E.B. (2006). Sensación y Percepción. 6a edición. Debate: Madrid.
  • Fontes, S. y Fontes A.I. (1994). Consideraciones teóricas sobre las leyes psicofísicas. Rev. de Psicol. Gral. y Aplic., 47 (4), 191-195. Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).