Un color utilizado en gran variedad de productos. Unsplash.

Observemos un jardín, un parque lleno de verde o un bosque a plena luz del día, en primavera. El verde de las hojas de los árboles, del césped, del musgo y los líquenes… Se trata de algo que siempre nos ha inspirado y que vinculamos con la vida. Y es que el color verde casi siempre ha estado presente en el mundo del ser humano, siendo uno de los colores más habituales en el medio natural y que más nos ha acompañado en nuestra evolución.

Este hecho ha provocado que a lo largo de la historia haya ido adquiriendo una serie de connotaciones y simbolismos, hasta el punto de que este color ha llegado a adquirir una simbología y a provocarnos una serie de respuestas. Ello se debe fundamentalmente al significado psicológico que le hemos dado a este color y a su simbolismo. Es sobre este significado del color verde sobre lo que vamos a hablar en este artículo.

El verde como color

Aunque generalmente hablamos del verde y del resto de colores como algo palpable, que está ahí y forma parte de la naturaleza de los objetos, lo cierto es que el color no es más que la percepción de la refracción y absorción de la luz por parte de estos, siendo pues producto de nuestra percepción,

En el caso del verde, vemos este color cuando nuestros ojos captan longitudes de onda de entre 496 y 570 nm. Entre estas longitudes de onda percibimos diversas tonalidades de este color, existiendo diferentes tipos de verde. Junto con el rojo y el azul, el verde es un color para el que nuestros ojos tiene un tipo de cono específico.

A pesar de que biológicamente y también según el modelo de la síntesis aditiva del color el verde es uno de los colores primarios, siendo el amarillo secundario y producto de la mezcla del verde con el rojo, tradicionalmente se ha seguido el modelo de síntesis sustractiva en el que se considera que este color era secundario y producto de la mezcla del azul y amarillo (es por ello que a la mayoría de niños se les ha enseñado de este modo).

¿Qué significa el color verde?

Como ocurre con el resto de colores, el verde tiene su propia simbología adquirida a través de su asociación con elementos del mismo color y en base a ello también ha generado un significado psicológico que es estudiado por la psicología del color. Concretamente se relaciona con la naturaleza y la vegetación, de las que se extraen múltiples simbolismos.

En este sentido, el verde suele tener en la psique humana una serie de connotaciones tremendamente positivas. En primer lugar se vincula con el nacimiento, la vida, la fuerza y la energía. Se trata de un color profundamente asociado a la primavera y ligado a la fertilidad y al crecimiento, algo que hace de él algo relacionado con la idea de juventud. En este sentido también es símbolo de inocencia. Otro elemento relacionado con su vínculo con el crecimiento se da en lo económico: es símbolo de riqueza.

El color asociado a la naturaleza también lo es a la sanación y curación, a la frescura. Además tal y como dice la tradición el verde es también el color de la esperanza, el optimismo y la buena suerte. También con la naturalidad, la búsqueda del placer y el vigor. Finalmente, se trata de uno de los colores más ligados a la idea de equilibrio, serenidad y calma, así como con lo espiritual.

La naturaleza, a la cual simboliza por lo general el verde, es vista como hermosa y llena de vida. Pero también tiene su lado oscuro: está también llena de muerte, sangre, persecución y crueldad. Y en este sentido, el simbolismo del verde también incorpora estos elementos negativos. Entre ellas se destaca la asociación con el veneno y la toxicidad, probablemente derivada de la coloración de muchas plantas y animales (por ejemplo serpientes y ranas) y del uso de tintes verdes hechos de cobre que resultaban ser venenosos. También se relaciona, y probablemente sea su asociación negativa más conocida, con la envidia.

La muerte, el horror y la manipulación son conceptos vinculados a este color, especialmente en las tonalidades más oscuras y cuando se asocia con el negro. Lo mismo ocurre con la traición, incluyendo conceptos como la infidelidad. El verde claro también se asocia a la inmadurez y a la ingenuidad, como contrapartes de la anteriormente citada vinculación con la juventud, y al exceso de la búsqueda del placer. También a la vanidad y tanto a la fuerza/autoridad como a la debilidad. Socialmente, se ha identificado también como el color de la burguesía.

Psicológicamente hablando, se ha asociado este color a características como la calma y el afecto, así como con la exigencia moral, el hedonismo y la jovialidad. Suele observarse una asociación con lo sociable y equilibrado.

Por otro lado se vincula la adaptabilidad (en casos extremos la indecisión y el conformismo) y la paz interior. Sin embargo, también se asocia a la posesividad, la rumiación resentida y la ya citada envidia. También a la astucia, que en sentido negativo también puede ir ligada a la manipulación. El color verde también suele generar calma y alivio, permitiendo tranquilizarse lo que a su vez mejora la estabilidad emocional y favorece el uso razón y lógica. También suele vincularse con el optimismo y la vitalidad, mejorando los niveles de energía y motivación y contribuyendo a mantener la esperanza. También se vincula con una personalidad sensible y abierta de mente.

¿Cómo se usa en la sociedad?

Las propiedades y simbolismos del verde hacen de él un color ideal para determinados usos prácticos. Sus vínculos con la naturaleza y la recuperación lo hacen adecuado para ambientes en que se precise una búsqueda de equilibrio y confort, así como para la sanación y recuperación del estado del ánimo.

Relacionado con la sanación, entre los significados del verde se encuentra también el aumento de las defensas y la preservación de la motivación. Resulta útil también en la meditación. Además su asociación y efecto relajante ha generado que los ropajes de médicos y cirujanos sean de color verdoso.

Su vinculación con la tolerancia y flexibilidad hace que pueda ser utilizado en la pintura de habitaciones donde se quiere que exista armonía y se rebajen los niveles de ansiedad y estrés, tanto en casas como en oficinas. En marketing y publicidad, se ha visto que el verde favorece la acción, y además se asocia tanto al reciclaje y al respeto al medioambiente como a la idea de libertad y estabilidad. Es por ello que es empleado en el diseño de gran cantidad de productos. En el caso de los productos alimentarios es utilizado debido al vínculo entre natural y saludable.

Variaciones culturales

Además de las asociaciones previamente citadas, el color verde ha recibe diferentes consideraciones en distintas culturas o incluso a través de diversos históricos.

En la mayor parte de Europa el verde es un símbolo de buena suerte, energía, renacimiento y naturaleza. Se asocia a la Navidad y en países como Irlanda a la religión católica. Se consideró el color de la burguesía, debido a la dificultad para lograr dicho pigmento. Antiguamente, sin embargo, solía representarse el mal con este color. También se suele vincular a la envidia y a los celos, así como a la debilidad.

Para los musulmanes el verde es un color sagrado, asociado al profeta Mahoma. Asimismo es también un símbolo de fuerza, suerte y prestigio. En China y en el resto de Oriente implica esperanza y fertilidad, así como virtud y buenas intenciones. Tradicionalmente el jade era empleado para hacer regalos y ofrendas). Sin embargo, en ocasiones también se ha asociado a vergüenza e infidelidad.

La dualidad vida-muerte vinculada a la naturaleza y al color verde ha sido observada por múltiples culturas y sociedades. Por ejemplo en el antiguo Egipto el dios Osiris tenía la piel de este color, siendo una deidad vinculada al juicio de las almas y el renacimiento. Para los pueblos precolombinos simbolizaba inmortalidad, fertilidad y poder y empleaban el jade en la realización de máscaras funerarias. En algunos países de Sudamérica en que abunda la selva, sin embargo, el verde está mucho más asociado a la muerte.