Un color asociado a diferentes sensaciones y emociones. Unsplash.

Cuando oímos de alguien que es “una persona gris” o que ha tenido “ un día gris”, generalmente se está haciendo referencia a existencia de cualidades como la tristeza o la monotonía y la falta de ilusión. Por otro lado, también expresa una cierta continuidad y trayectoria.

Lo cierto es que el gris es un color muy particular, al que tradicionalmente se le ha dado un simbolismo muy neutro a pesar de tener cierta tendencia a recibir mala consideración. Dicho simbolismo y su asociación a determinados elementos y momentos vitales ha provocado que el color gris tenga cierto efecto y significado a nivel psíquico. ¿Qué significa el color gris en psicología? Vamos a verlo lo largo del presente artículo.

¿En qué consiste este color?

Antes de entrar a valorar el significado simbólico y psicológico que se le suele proporcionar al color gris, resulta adecuado hacer un breve comentario sobre qué es el gris en cuestión. En primer lugar cabe destacar que al igual que ocurre con el resto de colores, el gris no es más que el producto de la percepción por parte de nuestras retinas de la refracción o falta de esta de determinadas longitudes de onda de la luz.

De igual modo que ocurre con el negro o el blanco estamos ante un color acromático el cual no es percibido por los pigmentos presentes en nuestros conos sino que es captado por nuestros bastones, los cuales más que el color se dedican a captar la luminosidad o la cantidad de luz presente en el medio.

El gris se percibe debido a un punto intermedio entre la captación de luz y su ausencia, o bien el bloqueo de la primera por parte de algún objeto. Técnicamente y a nivel cromático, el gris sería el punto medio o la mezcla entre el blanco y el negro, aunque dependiendo de las proporciones puede ser más claro u oscuro.

Debido a su situación como punto en principio neutro entre ambos extremos, tiene además la particularidad de que es su propio complementario (si bien tiene un interesante contraste on colores como el amarillo).

Pero... ¿qué significa el color gris exactamente?

Simbolismo y significado psicológico del gris

A pesar de que no se trata de uno de los colores más apreciados, el gris tiene y ha tenido a lo largo de la historia un interesante simbolismo para el ser humano, en gran medida debido a su identificación con elementos del mismo color.

Se trata un color cuyo significado es en principio neutro pero que fácilmente pasa a verse como negativo, y al que psicológicamente le asociamos determinadas connotaciones (tal y como hace ver Eva Heller en su psicología del color). Principalmente se asocia al color de las canas (y por consiguiente al envejecimiento y la edad), la ceniza y el polvo, así como a la piedra (que no a la tierra). Asimismo y pese a que no es exactamente el mismo color, también se vincula a la plata.

La mayor parte de la simbología asociada al gris y los efectos psicológicos que suele generar en nosotros partes de su relación con dichos elementos, así como al hecho de ser un punto neutro entre blanco y negro (un punto intermedio que no solo se refiere a lo cromático sino también a lo simbólico de cada uno de ellos), los cuales tienen a su vez connotaciones tanto positivas como negativas. Y es que si por algo se caracteriza especialmente el color gris es por ser el color la neutralidad, una neutralidad que también puede tener connotaciones favorecedoras y aversivas.

Desde una perspectiva negativa, al asociarse a la vejez y a la edad además de a la ceniza el gris se vincula por lo general a la idea de pérdida progresiva, de la cercanía del fin. En este sentido puede asociarse a lo ineludible y a la crueldad, así como al paso del tiempo.

Es el color más asociado a la piedra, de la cual no nace la vida (como ocurre en el caso de la tierra) sino que más bien permanece estable e inmutable, además de transmitir cierta frialdad y falta de calor. A pesar de que como hemos dicho es el color de la neutralidad, esta también puede ser vista desde una óptica psicológica como indecisión y debilidad, como incapacidad para posicionarse e incluso como represión (sea de lo propio o de lo ajeno) y miedo.

La ausencia de cromatismo también hacen que se vincule al aburrimiento (el cual puede llegar a facilitar), a la monotonía y la rutina, a la apatía y el conformismo y a la falta de ambición, fuerza y capacidad de lucha. A la falta de carácter y espontaneidad, y al vacío. Otro de sus significados a nivel psíquico es el de la ocultación, dado que permite camuflarse fácilmente, y el deterioro.

Además de los anteriores, cabe comentar también que el hecho de que se vincule con una disminución del nivel de luminosidad también hace que se relacione con fenómenos considerados tristes, como la lluvia, algo que participa en el nacimiento de expresiones como “día gris”. Se asocia a la idea de una cierta pérdida o reducción de algo que ya estaba, una resta o disminución también valorada negativamente y que a nivel mental suele vincularse a la tristeza y la melancolía así como a la evitación ( y de hecho facilita estos estados mentales).

Sin embargo por otro lado el gris también tiene una afección y simbología mucho más positiva: por un lado su relación con la edad nos habla de experiencia y sabiduría, de saber estar y sobriedad (algo que a su vez genera una cierta sensación de tranquilidad y cierta protección). Se relaciona a la elegancia y a la capacidad de reflexión.

Su neutralidad, desde una perspectiva positiva, se vincula también a la capacidad para valorar los diferentes puntos de vista y la de permanecer imparcial. Dicho esto, otro de sus significados es la idea de permanencia, seriedad y tradición, y su parecido con la plata otorga sensación de valor. Es también un color relacionado con la ciencia y la objetividad.

Asimismo se vincula a la modestia y la inteligencia, así como al autocontrol, al respeto y a la tranquilidad, favoreciendo la comunicación y la búsqueda de equidad en ella. Generalmente este tipo de significados suele darse más cuando el gris tiene una tonalidad más blanquecina y brillante.

El uso del color gris en el día a día

El simbolismo del gris no es algo meramente ideológico, sino que también tiene una aplicación en gran diversidad de sectores.

A nivel de marketing suele ser empleado para representar la estabilidad, el éxito y la experiencia, algo vinculado al deseo de proyectar confiabilidad y seguridad. También hay que tener en cuenta que se vincula a la elegancia y al éxito, así como al recuerdo de tiempos pasados. Es por ello que suele ser empleado por aquellas marcas con mayor antigüedad o las que buscan representar valores clásicos. Por ejemplo, marcas de coches o joyas de gran proyección. Su vinculación con la ciencia también hace del gris un color frecuente en marcas de tecnología.

Cuando se usa en ropa puede utilizarse como mecanismo de ocultación o para evitar llamar la atención excesivamente, o para aparentar sobriedad. También puede utilizarse para realzar elementos concretos y llamativos del vestuario (por ejemplo generando contraste) o de la propia imagen (como los ojos).

Además de ello, cuando se emplea en pintura suele aprovecharse su facilidad para combinarlo con otros colores para proporcionar una mezcla entre expresividad y contención o para buscar entornos formales y disciplinados. Es por ello que resulta habitual en el ámbito empresarial, si bien generalmente buscando contrastes.

Referencias bibliográficas:

  • Heller, E. (2004). Psicología del color. Cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón. Editorial Gustavo Gill.