Una teoría sobre las respuestas de ansiedad propias de las fobias. Unsplash.

Existen muchas teorías que intentan explicar la adquisición de las fobias. ¿Por qué crees que hay algunas fobias más comunes que otras? En este artículo conoceremos la teoría de la preparación de Seligman, que intenta explicar este fenómeno.

La teoría alude a dos conceptos principales, la preparación (aspectos filogenéticos) y la predisposición (aspectos ontogenéticos) para el desarrollo de las fobias. Si quieres saber por qué es más probable tenerle miedo a las alturas, al fuego o a las serpientes, que tenerle miedo a las puertas, por ejemplo, ¡sigue leyendo!

Teoría de la preparación de Seligman: características

Martin Seligman fue el investigador que estableció la teoría de la preparación. Según esta teoría, el organismo está preparado filogenéticamente (mediante un proceso evolutivo de la especie) para asociar o aprender la relación entre determinados estímulos con facilidad (estímulo primado biológicamente a ser asociado a una respuesta), por ser adaptativo este aprendizaje.

La teoría de la preparación de Seligman surge como oposición al principio de equipotencialidad, que sostenía que todos los estímulos podían suscitar respuestas fóbicas. Así, según Seligman, sólo algunos estímulos estarían preparados para originar fobias. Estos serían los estímulos peligrosos, que ponen en riesgo la supervivencia de la especie, como por ejemplo los leones, serpientes, alturas, fuego, etc.

Seligman, en cierta manera, concibe las fobias como potentes herramientas de adaptación de la especie, que aumentan la probabilidad de supervivencia y perpetuación de la misma.

Conceptos centrales de la teoría

La teoría de la preparación de Seligman está formada por dos conceptos fundamentales, que son los siguientes.

1. Preparación

Hace alusión a aspectos filogenéticos, propios de un proceso evolutivo de la especie. Existen tres tipos de estímulos en cuanto a su “grado” o nivel de preparación:

1.1. Estímulos preparados

Se trata de estímulos biológicamente preparados para aprenderse como nocivos (por ejemplo asociar un sabor desagradable con dolor de barriga).

1.2. Estímulos no preparados

Son estímulos que se acaban adquiriendo con ciertos ensayos (por ejemplo en situaciones de laboratorio; haces luminosas que se asocian con un estímulo aversivo después de varios ensayos). Se trataría de estímulos “neutros”, sin carga biológica para adquirirse, en este sentido.

1.3. Estímulos contrapreparados

Son los estímulos imposibles de aprender, es decir, imposibles de asociar con un concepto determinado (por ejemplo, una descarga eléctrica, que no se asocia con un dolor de barriga).

2. Predisposición

Se refiere a aspectos ontogenéticos, es decir, a diferencias individuales fruto del desarrollo del organismo.

El efecto García

A partir de la teoría de la preparación de Seligman, surge otro concepto interesante y muy utilizado en psicología del aprendizaje, que se relaciona con el concepto de “preparación” ya mencionado: el efecto García.

Este efecto nos habla de una aversión al sabor adquirido; se descubrió a partir del estudio de unas ratas, al encontrar que éstas asociaban un sabor desagradable con un dolor de barriga, ya que están preparadas para asociar tal sabor con la enfermedad (para que nos entendamos, por su relación “directa” o “similitud” entre el sabor y la barriga).

Por otro lado, las ratas están contrapreparadas para establecer una asociación entre el sabor y descargas eléctricas (por su nula “similitud” o relación entre un estímulos).

El efecto García pone en evidencia o explica la fácil adquisición de la náusea condicionada en pacientes oncológicos; es decir, estos pacientes acaban asociando el sabor (mal sabor) de la quimioterapia con los vómitos posteriores, y por lo tanto se acaban condicionando.

Características de las fobias

Según la teoría de la preparación de Seligman, las fobias cumplen 4 características acordes con el concepto de preparación:

1. Selectividad

Ciertos estímulos producen miedo más fácilmente que otros. Esto implica que las fobias, como ya hemos comentado, sean cruciales para la supervivencia de las especies.

2. Fácil adquisición

Un ensayo es suficiente para adquirir una fobia (y no necesariamente tiene que ser un estímulo traumático).

3. Resistencia a la extinción

Las fobias son fuertemente resistentes a la extinción (resistentes a que desaparezcan). Este es el aspecto más característico de las fobias, según la teoría de la preparación de Seligman.

4. Irracionalidad

Finalmente, existe una desproporción entre el peligro real del estímulo y la respuesta de ansiedad que produce, es decir, las fobias son irracionales.

Reformulación de la teoría

Öhman reformuló la teoría de la preparación de Seligman, y diferenció dos tipos de fobias, según su origen evolutivo:

1. Origen no comunicativo

Se trata de las fobias a las alturas, a los espacios cerrados, agorafobia, etc. Es decir, no tienen una función “social” o comunicativa.

2. Origen comunicativo

Serían las fobias que cumplen un papel comunicativo entre las especies; por ejemplo, las fobias a los animales y las fobias sociales.

Las fobias a los animales serían interespecíficas de las especies (aparecen no sólo en humanos), e implicarían el escape o la defensa, especialmente en la infancia. En cambio, las fobias sociales serían intraespecíficas (propias de la especie humana), originando respuestas de dominancia y sumisión, de frecuente aparición en la adolescencia.

Referencias bibliográficas:

Belloch, A.; Sandín, B. Y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill. Clark, D. A. y Beck, A. T. (2012). Terapia cognitiva para trastornos de ansiedad. Madrid: Desclée de Brouwer.