Una teoría psicológica muy conocida. Unsplash.

Cuando los psicólogos han intentado estudiar las motivaciones humanas, se han encontrado con diferentes elementos a tener en cuenta para entenderlas. Atkinson, en 1964, propuso la teoría de expectativa-valor, basada en elementos cognitivos.

Como veremos más adelante, esta teoría entiende que la intención de realizar una conducta está determinada por las expectativas de la persona a alcanzar un incentivo (o meta) y por el valor otorgado a dicho incentivo.

Modelos de expectativa-valor

Muchas son las teorías que han intentado explicar las motivaciones humanas. Dentro de ellas, y siguiente un punto de vista cognitivista (que introduce elementos cognitivos al analizar la conducta), encontramos los modelos de expectativa-valor.

Estos modelos consideran el ser humano como un tomador de decisiones activo y racional. Además, sugieren que tanto la conducta que elige la persona a la hora de actuar, como su persistencia y el propio logro, están vinculados con sus expectativas y con el valor que asigna a las metas o tareas.

Teoría de expectativa-valor de Atkinson: características

La teoría de expectativa-valor fue propuesta por Atkinson (1957, 1964). Ésta sugiere que la intención de realizar una acción está determinada por las expectativas de alcanzar un incentivo y por el valor otorgado a dicho incentivo. Atkinson relaciona estos conceptos con la necesidad de logro.

Así, la teoría combina los constructos de necesidad, expectativa y valor. Propone que la manifestación de una conducta es el resultado de una multiplicación entre tres componentes: el motivo (o necesidad de logro), la probabilidad de éxito y el valor de incentivo de la tarea.

Más concretamente, Atkinson sugiere que la tendencia a realizar conductas orientadas al éxito es una función conjunta de la motivación de la persona por conseguir el éxito, de su expectativa de conseguirlo, e inversamente proporcional a la probabilidad de alcanzarlo.

Componentes de la teoría

Como hemos visto, existen tres componentes esenciales en la teoría de expectativa-valor. Vamos a ver en qué consiste cada uno de ellos:

1. Motivos

Los motivos son disposiciones o rasgos del sujeto relativamente estables, que le hacen esforzarse por resolver con éxito una tarea y sentirse orgulloso por ello o por evitar el fracaso (y las consecuencias derivadas de él).

La tendencia de las persona hacia uno u otro motivo determinará cómo ésta se implica en tareas de logro.

2. Expectativas

Las expectativas de éxito reflejan la probabilidad que percibe la persona de alcanzar una meta u obtener éxito en una tarea, realizando una conducta determinada.

3. Valor del incentivo

El valor del incentivo de una determinada tarea es la reacción afectiva (y positiva) del sujeto ante resolver con éxito la tarea (el orgullo). Cuanto más difícil es una tarea, menor valor tendrá el incentivo para la persona.

Ejemplo práctico

Para ilustrar la teoría de expectativa-valor de Atkinson, vamos a poner un ejemplo práctico. Pensemos en una persona que va al gimnasio para adelgazar. La fuerza de la expectativa será la posibilidad de adelgazar que considera la persona al realizar dicha acción (ir al gimnasio).

El valor del incentivo será el juicio sobre la consecuencia de la acción, es decir, el valor que le da la persona al hecho de adelgazar (por ejemplo un valor estético, una reacción de bienestar con su propio cuerpo, etc.)

Cuanto más positivo sea este valor y cuanto más probabilidades de adelgazar considere la persona que tiene, más expectativas tendrá, y el proceso cognitivo de ésta aumentará la motivación de ir al gimnasio.

Extensión y derivaciones

El modelo de Atkinson fue ampliado por Atkinson y Feather en 1966. En este nuevo modelo se incluye tanto el motivo de tendencia al logro, denominado esperanza de éxito, como un motivo negativo, denominado temor al fracaso.

Además, incorporan dos estados afectivos básicos se encuentran en la base del proceso de motivación: la satisfacción u orgullo que acompaña al éxito y la vergüenza que conlleva el hecho de fracasar en una meta.

Nuevas explicaciones contrapuestas a Atkinson

A raíz de la teoría de Atkinson, se han generado nuevas teorías y modelos de expectativa-valor. Éstos se han basado en los trabajos de los autores, aunque con ciertas diferencias a nivel conceptual y en las relaciones de causalidad entre variables.

Los nuevos modelos están formados por componentes de la expectativa y el valor más elaborados y con mayor número de determinantes (psicológicos y socio-culturales).

Además, los nuevos modelos conceptualizan una relación positiva entre expectativa y valor (como por ejemplo el Modelo de expectativa-valor de logro de Eccles y Wigfield, 2002). Esto los diferencia de la teoría clásica de Atkinson, quien, como ya hemos visto, estableció una relación negativa entre las expectativas y el valor de las metas.

Referencias bibliográficas:

  • Covington, M.V. (1992). Making the grade: A self-worth perspective on motivation and school reform. New York: Cambridge University Press.
  • Atkinson, J.W. (1964). An introduction to motivation. Princeton, NJ: Van Nostrand.
  • Miñano, P., Castejón, J.L. y Cantero, M.P. (2008). Predicción del rendimiento académico desde las variables cognitivo-motivacionales de un modelo de expectativa-valor. INFAD Revista de Psicología, 1(4), 483-492.