Estas son las estructuras del cuerpo humano más importantes.

Nuestro cuerpo no es una masa homogénea y uniforme. Somos organismos complejos, estando formados por una gran cantidad de diferentes tipos de células, tejidos, órganos y sistemas que en su totalidad permiten en mayor o menor medida nuestra supervivencia y la adaptación al medio.

Los órganos del cuerpo humano son una parte fundamental de este conjunto, existiendo una gran variedad de ellos a lo largo del cuerpo humano. En este artículo vamos a repasar brevemente justamente eso, los principales órganos del cuerpo humano.

Repasando el concepto: ¿qué es un órgano?

Aunque es algo que la mayoría de las personas ya sabe, conviene hacer una breve mención a lo que consideramos órgano ya que a menudo puede existir confusión entre ése concepto y el de tejido.

Consideramos como órgano a todo conjunto de tejidos orgánicos asociados que conforman un todo estructurado y organizado como unidad, pudiendo por sí misma realizar una (o varias) funciones específicas dentro del organismo. Generalmente los órganos se asocian entre sí formando diferentes sistemas, que en conjunto regulan los diferentes procesos vinculados a funcionalidades fisiológicas y conductuales concretas.

Si bien prácticamente todos los órganos tienen su función, lo cierto es que no todos resultan fundamentales para nuestra supervivencia, existiendo algunos que resultan más relevantes que otros e incluso órganos sin los que es posible vivir. Asimismo, también poseemos algunos elementos heredados de nuestros antepasados cuyo papel es meramente vestigial.

Principales órganos del cuerpo humano

Existe una enorme cantidad de órganos diferentes repartidos por nuestro organismo. Aunque técnicamente pueden hallarse y clasificarse más de ochenta órganos diferentes en el cuerpo humano, en este artículo vamos a centrarnos en algunos de los más fundamentales y reconocibles como tales.

1. Cerebro

El llamado órgano rey, el cerebro es el núcleo del sistema nervioso y el encargado de gestionar el conjunto de funciones corporales a través del envío de señales nerviosas que rigen el resto de órganos y sistemas. Su actuación permite la vida (de hecho se considera la muerte cerebral como la muerte real) y la realización de cualquier tipo de conducta. La percepción y el movimiento, así como las habilidades intelectuales, son producidas por su actuación y correcto funcionamiento. Está formado por neuronas y tejidos gliales.

2. Corazón

Órgano formado por tejido muscular y núcleo del sistema cardiovascular, el corazón tiene como principal función el bombeo de sangre a lo largo del organismo. Gracias a su actuación podemos llevar el oxígeno y los nutrientes al resto de órganos y sistemas corporales, permitiendo su supervivencia.

3. Pulmones

Los pulmones son otro de los principales órganos del cuerpo, y en este caso son el elemento principal del sistema respiratorio. Se trata de dos grandes órganos que ocupan gran parte del tórax y cuya principal función es la de obtener oxígeno del ambiente para permitir la respiración celular a la vez que eliminar el dióxido de carbono y otros residuos generados por el funcionamiento del cuerpo. Dichos elementos son llevados de los pulmones al resto del cuerpo o de los órganos a los pulmones a través de la sangre.

4. Estómago

El denominado segundo cerebro, es otro de los órganos que permiten nuestra supervivencia. Se trata del órgano encargado de diluir la comida que ingerimos gracias a los ácidos presentes en él y a los enviados por diversas vesículas y otros órganos del sistema. Gracias a su actuación podemos digerir los alimentos y posteriormente absorver sus nutrientes

5. Hígado

Importante órgano del cuerpo humano y parte del sistema digestivo, su actuación nos permite la metabolización de los nutrientes y las diferentes sustancias que consumimos. También resulta fundamental a la hora de eliminar y purgar elementos interpretados como nocivos para el cuerpo.

6. Páncreas

Otro de los órganos más importantes del cuerpo, el páncreas formar parte del sistema digestivo y endocrino. En él se secretan diferentes enzimas y hormonas que permiten la gestión y regulación de diferentes elementos, como el nivel glucémico a través de la insulina secretada por los islotes de Langerhans, o el glucagón o la grelina.

7. Intestinos (grueso y delgado)

Los intestinos grueso y delgado son una parte principal del tubo digestivo, además de la más larga. Su importancia es capital, ya que al pasar el alimento previamente digerido en el estómago por ellos se encargan de absorber los nutrientes, de tal manera que permite nuestra supervivencia.

8. Riñones

Elemento fundamental del organismo, estos órganos permiten la depuración y filtrado de la sangre de tal manera que pueden eliminarse las toxinas y los residuos generados por el funcionamiento corporal a través del sistema excretor. Además, permite la reabsorción de sangre para reenviarla a través del sistema circulatorio y actúa como elemento importante en la homeostasis corporal y la regulación de la presión sanguínea.

9. Timo

Este órgano (si bien algunos autores la consideran solo una glándula) forma parte del sistema inmune y tiene gran importancia para nuestra supervivencia. Y es que en el timo podemos encontrar el órgano en el que los linfocitos T, glóbulos blancos fundamentales para la defensa del organismo contra agresiones bacterianas y sustancias externas tóxicas y que se generan en la médula espinal, maduran y se diferencian.

10. Bazo

Aunque antiguamente se creía que el bazo era un órgano sin función o incluso vestigial, lo cierto es que aunque es posible vivir sin él sí que tiene funciones relevantes para nuestra salud. De hecho, se considera parte del sistema linfático y el órgano más grande de dicho sistema.

Para empezar el bazo cumple con la importante función de servir como almacén de sangre, lo que permite mantener unos niveles adecuados y constantes de este elemento circulando por nuestro organismo. Pero no limita su función a ser un mero almacén: también forma parte de los sistemas linfático e inmune, actuando como filtro y contribuyendo a la síntesis de anticuerpos. Contribuye también a destruir glóbulos rojos dañados y al equilibrio de líquidos en el organismo. Por último, este órgano se caracteriza por tener células hematopoyéticas, las células madre inmaduras que pueden terminar generando diferentes tipos de célula en función de la necesidad.

11. Vejiga

Una parte importante del organismo es la vejiga, órgano en forma de pequeño saco que almacena la orina, producto del filtrado realizado por los riñones, y que posteriormente permitirá la expulsión a través de la uretra.

12. Ojos

Los órganos sensoriales también son muy relevantes para nuestra supervivencia, ya que nos permiten detectar lo que ocurre en el exterior. Los ojos son uno de los órganos sensoriales más importantes, permitiéndonos la percepción de imágenes a través de la captación de estímulos lumínicos, siendo posteriormente estas imágenes procesadas por el cerebro.

13. El oído

El oído es una estructura sensorial que permite que captemos la información provinente de la vibración de las ondas, pudiendo captar sonidos gracias a él. Sin embargo, se trata de una estructura conformada por múltiples elementos. Uno de los más relevantes es el órgano de Corti, siendo este el auténtico responsable de la captación de estímulos auditivos.

14. Nariz

Identificada como principal órgano olfativo, los elementos que forman parte de la nariz permiten la detección e identificación de olores. Además de ello, es a través de los orificios nasales por los que la mayoría de personas (a pesar de que algunas respiren por la boca) introduce el oxígeno del exterior en nuestro organismo y excreta el dióxido de carbono producido en la respiración. Actúa como filtro de microorganismos y calienta el aire que se introduce en el cuerpo. Mención aparte merece el órgano vomeronasal o de Jacobson, vinculado a la percepción de feromonas.

15. Lengua

Órgano formado por tejido muscular que resulta fundamental para múltiples funciones tales como alimentarnos o comunicarnos oralmente. En ella podemos encontrar las papilas gustativas, que permiten que captemos los sabores de los diferentes alimentos o sustancias que entran en contacto con nuestra boca.

16. Pene

El pene es uno de los principales órganos sexuales masculinos existentes. Se trata de un elemento eréctil que permite la cópula al llenarse sus cuerpos cavernosos de sangre y la transmisión de semen hacia el exterior. Además, al contrario que en la mujer, también permite la expulsión de orina a través de un mismo órgano.

17. Testículos

Parte del sistema reproductor y endocrino, se trata de dos estructuras que generan y almacenan hormonas sexuales como la testosterona y las células reproductoras masculinas, los espermatozoides.

18. Próstata

Órgano en forma de glándula que forma parte del sistema reproductor masculino y cuya principal función es la de secretar sustancias que permiten la supervivencia y protección de los espermatozoides, siendo fundamental en la producción del semen.

19. Clítoris

Órgano sexual femenino que goza del privilegio de ser el punto del organismo con mayor número de terminaciones nerviosas del cuerpo humano. Su única función conocida por el momento es la de proporcionar placer durante el acto sexual o con su estimulación a través de otros medios. Curiosamente pene y clítoris surgen a lo largo del desarrollo a partir de la misma estructura, y ambos pueden erectarse.

20. Ovarios

Situados por encima de las trompas de Falopio, los ovarios son órganos sexuales femeninos que también forman parte del sistema endocrino. Se trata de la estructuras en las que se producen y desarrollan los óvulos, así como uno de los principales productores de estrógenos y progesterona en la mujer.

21. Útero

Órgano formado principalmente por tejido muscular y endotelial, se trata de la parte del cuerpo femenino que alberga al futuro bebé mientras se está gestando y en el que se le proporciona alimento y oxígeno a través de los vasos sanguíneos.le proporciona

22. Piel

Uno de los órganos más visibles externamente, la piel es la capa de tejido que recubre nuestro cuerpo y nos separa de la estimulación externa, siendo un elemento protector. Además de ello, nos protege contra la deshidratación y participa en la regulación de la temperatura corporal y la excreción (a través de las glándulas sudoríparas en ella presentes) de toxinas. Se trata de un órgano adaptable y flexible de gran importancia para nuestra supervivencia, y al que sin embargo no se suele prestar la misma atención que a otros grandes órganos.

23. Huesos

Nuestra osamenta puede ser considera un órgano, cuya principal función es la protección de los principales órganos (cerebro, corazón y pulmones) y el mantenimiento de una estructura corporal que permita nuestra funcionalidad básica. Además de ello, se vinculan con la creación de células sanguíneas y la autoinmunidad, así como almacén y sistema homeostático de sustancias como el calcio y grasas (en la médula amarilla).

24. Músculos

Nuestra musculatura también podría ser identificada como órgano. Su función principal es la de permitir el movimiento, tanto voluntario como involuntario (por ejemplo, el respiratorio o el propio de la digestión), al contraerse y dilatarse.

25. Dientes

Estos pequeños elementos presentes en la boca de podrían considerar también un órgano, pudiendo tener diferentes funciones. La principal y más evidente es la masticación y preparación de los alimentos sólidos para ser transportados por el tubo digestivo y lograr que los nutrientes sean absorbidos. También pueden servir como elemento defensivo contra agresiones externas, como la propia de un depredador o un miembro de nuestra misma especie. También participan junto con el resto de órganos bucofonatorios en la comunicación.

... Y muchos más

Como hemos dicho son alrededor de una ochentena de órganos los que configuran nuestro organismo, de los cuales solo hemos expuesto algunos de los más importantes. El esófago, la uretra, glándulas como la tiroides… dependiendo de donde pongamos los límites encontraremos más o menos estructuras identificables como órganos. Queda mucho por investigar.

Puede pensarse que hoy en día es mucho lo que sabemos sobre el cuerpo. Sin embargo, existe mucha desinformación aún sobre cómo nuestro cuerpo actúa, limitándose el conocimiento disponible sobre diferentes funciones y procesos corporales a múltiples teorías más o menos aceptadas.

Y aún hoy en día siguen haciéndose numerosos avances y descubrimientos. Por ejemplo, hace relativamente poco tiempo se descubrió la existencia de lo que se vino a considerar un órgano más: el mesenterio. Dicho órgano forma parte del tracto digestivo, siendo un repliegue del peritoneo que hace que los intestinos permanezcan en su sitio uniéndolo a la pared abdominal posterior (si bien sus funciones más allá de ello aún deben analizarse en mayor medida). En conclusión, son muchos los órganos y mucho mayor la investigación que puede llegar a hacerse del funcionamiento de nuestro cuerpo, algo que en gran medida aún desconocemos.