¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¿Se ha mitificado la Virginidad?

Es necesario deconstruir la concepción arcaica, machista y patriarcal ligada a la virginidad.

¿Se ha mitificado la Virginidad?

Siendo un hito durante la adolescencia y juventud, todas las personas hemos pasado por cuestionarnos cómo será nuestra primera experiencia sexual, con quién, dónde y de qué manera. Surgen muchas dudas e inseguridades en torno a este momento, y la responsabilidad de este no es menos que de la importancia social construida en torno al concepto de “virginidad”.

La virginidad hace referencia a la abstinencia sexual, por lo tanto, una persona virgen es aquella que no ha tenido o no tiene relaciones sexuales. Cuando hablamos de “perder la virginidad”, nos referimos justamente al momento de la primera experiencia o contacto sexual. Esta no es más que una concepción arcaica y ligada al cristianismo, que genera falsas expectativas, miedos y dudas en torno a la sexualidad.

Es responsabilidad de todas las personas darnos cuenta de la incapacidad de este concepto de hacer frente a una educación sexual inclusiva y realista. La virginidad no es más que un concepto patriarcal que, en muchas ocasiones, no ha servido más que para perpetuar la significación cristiana de la culpa hacia las mujeres que mantienen relaciones sexuales, convirtiéndose en “impuras” bajo esta óptica.

En este artículo, vamos a orbitar en torno al concepto de la virginidad, dando respuesta a cómo se ha mitificado y por qué es un constructo social que debe deconstruirse y reformularse.

Evolución histórica de la virginidad

Para comprender el concepto de virginidad y su mitificación, es crucial examinar su evolución a lo largo de la historia. La virginidad no es un concepto estático, sino que ha sido moldeado y manipulado a lo largo de los siglos por influencias culturales, religiosas y patriarcales.

1. Antigüedad

En las civilizaciones antiguas, la virginidad femenina se consideraba un atributo de alto valor y pureza. Las jóvenes vírgenes eran vistas como dignas de matrimonio, y se esperaba que mantuvieran su castidad hasta ese momento. Esta valoración de la virginidad estaba estrechamente vinculada a la idea de propiedad, mediante la que las mujeres eran transferidas de la custodia de sus padres a la de sus esposos como objetos de intercambio, teniendo la virginidad un componente añadido de valor.

2. Cristianismo y Edad Media

El cristianismo influyó significativamente en la perpetuación de la virginidad como virtud en la cultura occidental. La Virgen María, considerada la madre de Jesús, es un ejemplo emblemático de este ideal de pureza virginal. Esta veneración de la virginidad femenina tuvo un impacto duradero en la sociedad y la moralidad occidental. En la Edad Media, la virginidad se convirtió en una fuente de poder eclesiástico y político. Las mujeres nobles eran consideradas como herramientas para forjar alianzas matrimoniales y preservar la pureza de las líneas de sangre, sobre todo entre la nobleza. En este contexto, la virginidad se convirtió en una forma de control social y jerarquía de género.

3. Siglo XX y revolución sexual

Durante la Revolución Sexual del siglo XX, la virginidad experimentó un cambio significativo, tomando una dirección menos ligada a las concepciones arcaicas que acabamos de comentar. A medida que la lucha por los derechos de las mujeres y los movimientos feministas cobraba fuerza, las narrativas tradicionales en torno a la virginidad comenzaron a desmoronarse. Sin embargo, a pesar de estos avances, la presión social y los estereotipos sobre la virginidad aún persiste en nuestra sociedad, dando lugar a la consideración de la virginidad como algo que “perder”, generando mucha expectativa y miedo en torno a esa “pérdida”.

Virginidad femenina como constructo social

Como venimos comentando, el concepto de virginidad a lo largo de la historia, ha sido sometido a una construcción social que refleja inequidades de género arraigadas en las estructuras patriarcales. Este constructo ha ejercido una influencia profunda en la vida de las mujeres, moldeando sus experiencias y expectativas en torno a la sexualidad. Examinar este fenómeno es fundamental para entender cómo se ha mitificado la virginidad en un contexto sexista.

La virginidad femenina ha sido históricamente considerada como un valioso "activo" que se espera que las mujeres guarden hasta el matrimonio, en contraposición a la virginidad masculina. Este enfoque implica la idea de que las mujeres deben mantener su pureza y castidad como un signo de virtud. A menudo, las consecuencias de no cumplir con esta norma se han asociado con el descrédito y la deshonra, mientras que los hombres rara vez enfrentan las mismas expectativas y juicios.

Este enfoque sexista de la virginidad también está relacionado con la idea de que las mujeres son "propiedad" de los hombres, ya sea de sus padres antes del matrimonio o de sus esposos después del mismo. Esta concepción objetificante de las mujeres como objetos de transferencia perpetúa la idea de que su valor está vinculado a su virginidad, en lugar de sus habilidades, logros o personalidad. La presión sobre las mujeres para mantener su virginidad a menudo ha llevado a situaciones extremas, como la mutilación genital femenina y la opresión sexual. En algunas culturas, las pruebas de virginidad han sido utilizadas para controlar a las mujeres y someterlas a prácticas invasivas y humillantes.

La virginidad femenina, en última instancia, se convierte en una cuestión de control sobre la autonomía y la identidad de las mujeres. Desafiar estas construcciones sociales es esencial para promover la igualdad de género y el empoderamiento sexual.

Mitos en torno a la virginidad

Los mitos en torno a la virginidad, especialmente en su versión femenina, han contribuido significativamente a su mitificación y a la perpetuación de desigualdades de género. Estos mitos están arraigados en las percepciones culturales y sociales que rodean la sexualidad y la virtud. Al identificar y desmontar estos mitos, podemos arrojar luz sobre la necesidad de cuestionar y redefinir el concepto de virginidad.

1. Virginidad como pureza y moralidad

Uno de los mitos más comunes es la idea de que la virginidad está intrínsecamente relacionada con la pureza y la moralidad. Esta narrativa presupone que aquellos que no son vírgenes son inmorales o impuros, lo que crea una presión indebida sobre las personas, especialmente las mujeres, para mantener su virginidad. Esta percepción dualista de "virgen o impura" es injusta y dañina, ya que no tiene en cuenta la complejidad de las experiencias humanas.

2. Virginidad como algo que se “da”

Otro mito dañino es el de la virginidad como un "regalo" que una persona puede dar a su pareja. Esta narrativa reduce la sexualidad a un acto de intercambio, donde el valor de una persona se mide por su virginidad. Esta perspectiva objetifica a las personas y minimiza la importancia de la comunicación, el consentimiento y el placer en las relaciones íntimas.

3. Virginidad y falta de conocimiento sexual

Los mitos en torno a la virginidad también se han relacionado con la creencia de que las personas vírgenes no saben nada sobre el sexo o carecen de habilidades sexuales. Esta percepción perpetúa la idea de que la inexperiencia es negativa, lo que puede crear ansiedad y presión en las personas que aún no han tenido relaciones sexuales.

Educación sexual para deconstruir la virginidad

Una parte crucial de la deconstrucción del concepto de virginidad machista y patriarcal es la promoción de una educación sexual integral. La educación sexual desempeña un papel fundamental en la lucha por la igualdad de género y en la construcción de una sociedad que abraza la diversidad y el respeto por la autonomía individual. La educación sexual debe ser inclusiva y basarse en información precisa y actualizada sobre la anatomía, la fisiología, las relaciones interpersonales y el consentimiento. Además, debe enfocarse en la importancia de la toma de decisiones informadas y el respeto por las elecciones personales de cada individuo.

En lugar de perpetuar mitos y estereotipos relacionados con la virginidad, la educación sexual debería fomentar una comprensión más amplia y realista de la sexualidad. Esto implica reconocer que no hay una única forma "correcta" de vivir la sexualidad, y que cada persona tiene el derecho de decidir cuándo y cómo desear experimentarla. Debe alejarse de la idea de que la virginidad es un indicador de moralidad o valía personal.

Una educación sexual integral también debe abordar cuestiones de género y poder. Debe enseñar a las personas a reconocer y resistir las presiones sociales y las expectativas de género que pueden influir en sus elecciones sexuales. Promover la igualdad de género y el consentimiento mutuo es esencial para crear una cultura que valore el respeto y la autonomía en asuntos sexuales.

Al brindar a las personas el conocimiento y las herramientas necesarias para tomar decisiones informadas y saludables en cuanto a su sexualidad, la educación sexual puede desempeñar un papel significativo en la deconstrucción del concepto de virginidad y en la promoción de una sociedad más igualitaria y respetuosa en este ámbito.

Conclusiones

En conclusión, la mitificación de la virginidad, especialmente en su aplicación a las mujeres, refleja un constructo social arraigado en el machismo y el patriarcado. A través de la historia, los mitos han contribuido a mantener estereotipos perjudiciales. La educación sexual integral y la desmitificación son fundamentales para promover la igualdad de género y la autonomía. La deconstrucción del concepto de virginidad es esencial para avanzar hacia una sociedad más inclusiva y respetuosa de la diversidad sexual.

  • Rivera, S. M. (1992). Actitudes de hombres y mujeres puertorriqueñas hacia la virginidad femenina. Revista Puertorriqueña de Psicología, 8(1), 6.
  • Ruiz, N. E. R., & Díaz-Loving, R. (2012). La virginidad:¿una decisión individual o un mandato cultural?. Psicología Iberoamericana, 20(2), 33-40.

Psicólogo

Javi Soriano es graduado en Psicología por la Universidad de Valencia y está acabando un Máster en Investigación Psicosocial. Le interesa todo lo que tiene que ver con las personas y la sociedad, pero le encanta leer y escribir sobre temas relacionados con el género, la sexualidad y las minorías. Es una persona muy curiosa a la que le encantan los debates y aprender de los demás.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese