Cómo ser más convincente: 15 consejos prácticos

Estrategias y recomendaciones para aprender a ser más convincente en las relaciones personales.

Erin Sánchez

Erin Sánchez

21 enero, 2022 - 18:24

Cómo ser más convincente

Está claro que convencer no es tarea fácil, ya que es probable que la otra persona interprete la situación como un ataque a su manera de pensar si no sabemos plantear y expresar bien el mensaje.

Debemos saber que tan importante es el mensaje como la manera en la que lo transmitimos para que este llegue y sea aceptado por nuestro interlocutor. Así que será fundamental presentar un mensaje claro y adaptado al receptor, es decir, personalizado, y mostrarnos seguros y convencidos de nuestra propuesta, tener en cuenta el mensaje verbal y el no verbal, los gestos, el tono de voz…

En este artículo te planteamos algunas estrategias que te pueden ser útiles para resultar más convincente. Recuerda que todo el mundo tiene puntos fuertes, así que utilízalos y prueba qué técnicas te ayudan más a ti para convencer a través de tu mensaje.

Consejos para ser más convincente

A todo el mundo nos ha pasado alguna vez que no hemos conseguido convencer a otra persona para que realice nuestra propuesta. El proceso de convencer no es fácil, ya que cada individuo tiene su manera de pensar y modo de ver las cosas que tiende a defender ante los otros. Del mismo modo, en la sociedad que vivimos nos enseñan a que debemos defender y mantener nuestras creencias o pensamientos; "claudicar" ante las ideas del otro no se ve como algo bueno, sino que en muchas ocasiones se entiende como un fracaso.

Debemos tener en cuenta estos aspectos para que cuando intentemos convencer a otro lo hagamos de modo adecuado, sin que se sienta atacado o que debe defender algo.

En este sentido, convencer consiste en conseguir que alguien cambie de opinión o realice un acto a partir de las razones o planteamientos que le hemos expuesto nosotros. Para lograrlo se pueden seguir o tener en cuenta una serie de claves para que nuestro propósito de convencer sea más efectivo y logremos influir en el otro. A continuación te planteamos algunas de las técnicas utilizadas.

1. Muéstrate seguro/a de lo que estás comunicando

Es fundamental que si queremos que nuestras propuestas se tengan en cuenta las planteemos de forma segura y nos mostremos convencidos de lo que decimos.

Por ejemplo, no lograremos convencer de comprar un producto si perciben duda en el argumento que damos, si expresamos contradicción en algo de decimos. Nuestro discurso es la herramienta que tenemos para convencer y, por tanto, este debe ser claro.

2. Empatiza con la otra persona

Parece una cuestión obvia, pero es fácil que cuando intentamos convencer a alguien, la situación se puede tornar un poco tensa o nos mostremos más autoritarios para conseguir nuestro propósito, pero este modo de actuación no nos ayudará, ya que provocará mayor rechazo, así que el mejor modo de mostrarnos es como alguien simpático y agradable, porque será de esta manera cuando tendremos alguna posibilidad de persuadir.

Para lograr convencer a la otra persona es importante que entendamos y nos situemos en su lugar, en cómo él ve las cosas, ya que así podremos argumentar nuestra propuesta haciendo referencia a aspectos que le pueden beneficiar o interesar a él. Si nos mostramos empáticos y así se lo hacemos saber, es más probable que no se sienta atacado y acepte con más facilidad lo que le decimos o pedimos.

Cómo conencer mejor

3. Identifica puntos que os unen

Por más que tengáis una visión distinta es muy probable que haya puntos en los que mostréis alguna similitud u os mostréis conformes; aprovecha este parecido para expresarle que no sois tan distintos. Percibir al otro como un igual es fundamental para aceptar lo que nos plantea, ya que no lo entenderemos como una derrota o claudicación, sino que aprobaremos lo que dice porque realmente es lo que nosotros queremos o es mejor para nosotros.

4. Da argumentos de tu propuesta

Otra estrategia que puede ayudar a que nuestra propuesta parezca convincente, es saber explicar y dar argumentos concretos a favor de tu propuesta. Esto quiere decir, que nos ayudará explicar el porqué de lo que decimos o queremos. Si presentamos algo bien argumentado con mayor probabilidad lo aceptarán.

5. Utiliza un tono de voz adecuado

Para ser más convincente y dar también una mayor sensación de seguridad es esencial que nuestra voz sea la adecuada. Utiliza un tono medio, no alces la voz ni hables flojito, mantén un ritmo pausado, no te aceleres, haz las pausas y respiraciones pertinentes. Intenta no modificar tu voz de una manera muy brusca o artificial, de este modo será más fácil que el otro sujeto reciba y acepte el mensaje con mayor facilidad.

6. Cuida tus gestos

No queremos que el otro individuo se sienta atacado o que debe defenderse de algo. Por tanto, debemos: cuidar nuestro lenguaje corporal, evitar gestos bruscos o que parecen agresivos, no cruzar los brazos (una postura que expresa una actitud distante), mantener una posición con la espalda erguida, no movernos de manera nerviosa, mantener la distancia adecuada con el otro, sonreír o no estar continuamente tocando o moviendo objetos, como por ejemplo un boli. En definitiva, intentaremos favorecer que el otro se sienta cómodo.

7. Mira a los ojos

La mirada es muy expresiva. Se dice que con una mirada podemos decir muchas cosas, así pues será importante que cuando estemos comunicando nuestro mensaje miremos a la otra persona a los ojos. Apartar la mirada puede significar inseguridad y falta de convencimiento de lo que estamos diciendo, además, mirar a los ojos, también ayuda a captar y mantener la atención del otro.

8. Da un mensaje personalizado

Cuando demos nuestro mensaje intentamos adaptarlo lo máximo posible al sujeto que va dirigido. Nos ayudará hacer referencia a aspectos que le pueden beneficiar, a información que le puede interesar o simplemente decir su nombre, ya que estamos marcando una relación más cercana y de mayor proximidad, captamos más su atención y que nos perciba como a alguien conocido y no como una amenaza.

9. Deja que se exprese

Del mismo modo que nosotros tenemos tiempo para expresarnos, permite que él también lo haga de su punto de vista y se sienta escuchado; mantén el turno de palabra y déjalo hablar. De este modo, también conoceremos cómo está recibiendo lo que le estamos diciendo, podremos modificar el modo de planteárselo si es necesario o reforzar los puntos que no termina de ver claros.

10. Utiliza un discurso natural

Utiliza un lenguaje cercano, intentando no usar tecnicismos innecesariamete y asegurándote de que la persona comprende lo que le dices, porque si no será imposible convencerlo. Asimismo un lenguaje natural también favorece que perciba la situación como más relajada, como una simple conversación y no como una situación especial o distinta.

11. Cuida tu imagen

La imagen que damos externa también es importante y más si la situación donde queremos ser convincentes es más formal. Así pues, te recomendamos que vayas arreglado y bien vestido, pero sintiéndote cómodo y manteniendo tu estilo, ya que de este modo tendrás mayor confianza y te sentirás más seguro.

12. Utiliza las emociones

Tener en cuenta las emociones del otro así como las nuestras propias, conectar emocionalmente facilita que el otro nos perciba como iguales y acabe aceptando lo que le pedimos. Las emociones pueden acercarnos más al otro, así que práctica y utiliza la inteligencia emocional.

13. Autorrevelación

Con el término autorregulación nos referimos a dar información más personal sobre uno mismo, abrirnos un poco, que nos perciba más cerca y hacer nuestro el discurso, de este modo será más probable que empatice con nosotros y así convencerlo con más facilidad de nuestra propuesta.

14. Dale importancia al mensaje que queremos transmitir

En todo nuestro discurso habrá partes más importantes que otras, ideas que queremos que le lleguen más a nuestro interlocutor. Dales énfasis y remarca lo que quieres que prevalezca, repite el mensaje utilizando distintas palabras para asegurarte de que quede claro y se ha entendido.

15. No pierdas el objetivo de tu mensaje

Dar información y argumentar lo que transmitimos es importante, pero igual de necesario es no perder la finalidad de nuestro discurso. Recuerda cual es tu propósito y sobre qué quieres convencer, ya que muchas veces acabamos hablando o centrándonos en aspectos no tan importantes y queda camuflado o opacado el verdadero mensaje que queremos dar.

  • Van Leeuwen, A. (2013) Hidden Persuasion. 33 Psychological Influence Techniques in Advertising. BIS Publisher.
  • Schenkelberg, F. (2015) How to improve your ability to persuade. Annual Reliability and Maintainability Symposium.
  • Rivas, MªE., López, M. y González, MªR. (2018) Manual de CEDE de preparación PIR. Psicología Social y de las Organizaciones. CEDE: 5ª Edición.
Erin Sánchez

Erin Sánchez

Psicóloga

Erin Sánchez es graduada en Psicología con mención en Psicología Clínica infantil y de adultos por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente estudia para las oposiciones de Psicólogo Interno Residente (PIR) y es voluntaria en AVAN, asociación que acoge a personas con afectaciones neurológicas, con sede en Sabadell (Barcelona).

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados