Estas son las diferentes áreas de trabajo de este perfil profesional. Army Medicine.

El trabajo social es una disciplina que se encarga de favorecer el desarrollo, la cohesión y la transformación social; incluyendo el fortalecimiento individual de quienes forman parte de una comunidad.

Partiendo de una breve descripción del trabajo social en sí, en las próximas líneas veremos cuáles son las funciones de los trabajadores sociales, qué hacen como profesionales y de qué manera su desempeño tiene un impacto en colectivos en situación vulnerable.

¿Qué es el trabajo social? Una breve descripción

La historia del trabajo social está relacionada con distintos procesos ocurridos a mediados del siglo XIX. Por un lado, emerge a partir de necesidades detectadas por distintos grupos vulnerabilizados: drogodependientes, familias disfuncionales, personas mayores en situación de abandono, etc.

En concreto, dichas necesidades estuvieron generadas por los procesos migratorios masivos y la creciente urbanización, hecho que volvió indispensable la intervención familiar y sociosanitaria. Por otro lado, los orígenes del trabajo social como disciplina académica están relacionados con la división de género y sexual de las profesiones, específicamente la que tuvo lugar en la investigación e intervención en sociología.

En ese sentido, el trabajo social es un campo de estudio y acción vinculado con varias tareas y ramas de las ciencias sociales, las humanidades y la intervención comunitaria. Por lo mismo, es un área que opera alrededor de conceptos como la justicia social, los derechos humanos, la diversidad, el respeto y la equidad, entre otros.

A partir lo anterior, los profesionales de trabajo social han reconocido distintos campos de acción, así como distintas funciones, entendidas como el rol desempeñado y reconocido para quienes ejercen una disciplina en concreto. A continuación veremos cuáles son algunas de las funciones de los trabajadores sociales.

10 funciones de los trabajadores sociales

Ballestero, A, Viscarret, J.J. y Úriz, M. J. (2013), realizaron un estudio de ámbito nacional en España. Tomaron como referencia el Libro Blanco del Trabajo Social y después de hacer encuestas con profesionales de Trabajo Social han resumieron las funciones de los trabajadores sociales en los 10 puntos que siguen:

1. Prevenir

Se trata de anticipar las posibles causas de conflictos tanto individuales como colectivos. Esto puede realizarse a través de proyectos de intervención que permitan conocer el contexto poblacional y las situaciones de riesgo social que se presentan, así como las carencias y necesidades del mismo contexto.

2. Brindar atención directa

Actuar con los individuos o los grupos, tanto si están en riesgo como si ya tienen un problema en concreto cuya característica es social. La meta de la atención directa es potenciar las capacidades individuales para que sean las mismas personas quienes afronten y den respuesta a los conflictos sociales cotidianos.

3. Planificar

Para realizar las intervenciones es necesario elaborar un plan de acción que tenga objetivos concretos y haga explícito el proceso de análisis, así como las posibilidades de acompañamiento y evaluación.

De acuerdo con las autoras, esto se puede llevar a cabo a través del nivel microsocial y también macrosocial. El primero es el diseño de las intervenciones y proyectos, mientras que el segundo es el diseño de programas y la organización de servicios sociales.

4. Realizar docencia

En tanto que el trabajo social se compone de distintas enseñanzas teóricas y prácticas, que se imparten de manera especializada en centros universitarios, es importante la formación de académicos tanto para grados como posgrados en trabajo social, y áreas afines.

5. Promover la promoción e inserción social

Se trata de llevar a cabo las acciones necesarias para restablecer o conservar la autodeterminación y funcionamiento tanto individual como colectivo. Esto puede ser mediante el diseño e implementacion de politica sociales que reajusten el acceso a los distintos servicios.

6. Supervisar

Los profesionales de trabajo social pueden realizar supervisiones que permitan acompañar a las personas responsables de ejecutar un programa, una política social o un servicio en concreto. Se trata de poner en práctica distintos conocimientos y aptitudes que acompañen el desempeño profesional de quienes están encargados de brindar los distintos servicios sociales.

7. Realizar evaluaciones

Se trata de consultar y valorar los resultados de las intervenciones, así como de constatar si los objetivos programados se han cumplido, y qué necesidades quedan por satisfacer. De igual forma se trata de valorar las metodologías utilizadas y detectar las modificaciones que sean pertinentes.

8. Rol gerencial

Los trabajadores sociales pueden desempeñar tareas gerenciales, que tienen que ver con la responsabilidad de planificar y organizar tanto centros sociales como los programas específicos y los servicios que prestan.

9. Investigar

Consiste en poner en práctica técnicas metodológicas que permitan evaluar e intervenir con rigurosidad científica en los problemas específicos de un grupo social en concreto. Se trata a grandes rasgos de analizar, describir y explicar una realidad específica, así como de establecer hipótesis que permitan intervenir de manera adecuada.

10. Coordinar

En tanto que se trata de favorecer el cambio social, muchas de las organizaciones donde se realiza una intervención están organizadas en grandes grupos. En este sentido, se trata de concretar medios, técnicas y recursos que permitan realizar una línea de intervención con objetivos comunes y adecuados a las necesidades de cada grupo.

Lo que dicen los profesionales de este ámbito

Los resultados del estudio realizado por Ballestero, Viscarret y Úriz (2013), muestran distintas tendencias en las labores cotidianas desempeñadas por los trabajadores sociales encuestados. Los profesionales dicen que su función principal es la de ayudar a mejorar la vida de las personas, dado que el trabajo social es una disciplina centrada en la atención del otro.

No obstante, en el estudio se ha detectado la prevalencia de funciones cada vez más orientadas a la gestión, planificación y administración social; que se combinan con la intervención directa. Así mismo, los profesionales describen una escasa implicación en actividades investigadoras. Todo lo anterior ha llevado, de acuerdo con los autores, a la priorización de aspectos operativos centrados en la inmediatez; y menos enfocados en el proceso de reflexión para la intervención.

En este estudio han realizado un análisis multivariante y ha detectado que, en la práctica cotidiana, las funciones de los trabajadores sociales se corresponden con cuatro perfiles profesionales distintos:

  • El perfil de gestión-planificación, con funciones logísticas a nivel macro (donde se ubican el 26% de los participantes).
  • El perfil de intervención para el cambio, con funciones de atención directa y diagnóstico social (corresponde al 24%).
  • El perfil de intervención asistencial, con tareas de atención directa combinadas con funciones administrativas-burocráticas (el 41,1% de los encuestados).
  • El perfil académico, con docencia e investigación (agrupa el 9.4% de los participantes).

Esto último habla de transformaciones importantes en las funciones de los trabajadores sociales, y en la misma profesión. El trabajo social se ha dirigido recientemente a evitar o superar disfunciones que son sistémicas, con lo cual, la gestión y la planificación de programas tienen un peso importante. El objetivo de inicio, centrado en las necesidades del individuo, la participación y la comunidad; pierde en ocasiones relevancia. Así mismo, los resultados hablan de una creciente especialización de la disciplina donde las funciones empiezan a variar según el espacio de desarrollo y de aplicación concreto.

La investigación invita, finalmente, a continuar la reflexión sobre estos aspectos, que son de relevancia para el futuro de la profesión y su importante aplicación en los distintos contextos sociales.

Referencias bibliográficas:

  • Ballestero, A., Viscarret, J. J., y Úriz, M. J. (2013). Funciones profesionales de los trabajadores sociales en España. Cuadernos de Trabajo Social, 26(1): 127-138.
  • García Dauder, S. (2009). Jessie Taft. Interaccionismo simbólico, teoría feminista y trabajo social clínico. Trabajo Social Hoy, 56: 145-156.