Leyes, normas sociales, obligaciones y derechos, tradición, el seguimiento de la línea de mando en una empresa… En nuestra vida diaria a menudo seguimos las indicaciones de otras personas u organismos, a la vez que otros siguen las nuestras. Se trata de un proceso mediante el cual un agente influye en el comportamiento de otros, modificando, inhibiendo o provocando una determinada conducta.

El motivo por el que las personas siguen estas indicaciones es que se establece una relación de poder e influencia entre los diferentes agentes, ejerciéndose la autoridad de unos sobre otros para mantener un cierto orden social más o menos estable. En este artículo vamos a observar 12 tipos de autoridad que se dan tanto en la familia como en la sociedad en general.

El concepto de autoridad

De una forma genérica y sin entrar de lleno en ninguno de los diferentes tipos de autoridad que podemos encontrar, podemos definir el concepto de autoridad como el tipo de relación de poder e influencia que se establece entre dos o más personas mediante la cual uno de los agentes posee poder para modificar las formas de actuar o pensar de otras personas o seres, pudiendo la persona que la ejerce tomar decisiones que son obedecidas en mayor o menor medida y con mayor o menor grado de aceptación por parte de los demás.

La autoridad es el poder que se tiene sobre otra persona, independientemente de si es merecido o no. Puede provenir del respeto sobre las capacidades o virtudes de la persona o institución, del deseo de recibir algún tipo de premio o refuerzo de dicha persona o bien del miedo a que se imponga un castigo en caso de negarse a obedecer.

En función de dónde provenga o en qué sentido o aspecto se aplique, podemos encontrar diversos tipos de autoridad que podemos ver a continuación.

Tipos de autoridad según su procedencia

En primer lugar podemos organizar los tipos de autoridad en dos categorías en función de si aparece por imposición social o por convicción en las capacidades del individuo que la ostenta.

1. Autoridad formal

Uno de los tipos de autoridad básicos. Se trata del tipo de autoridad que es ejercido debido a aspectos que no se derivan del respeto por las capacidades del otro, sino de su posición y la capacidad de administrar recompensas y castigos. Se considera que la autoridad es impuesta y asignada por otros, sin que los seguidores tengan en principio influencia en ella (si bien la asignación de dicha autoridad puede haberse derivado del respeto previo). 

Específicamente, es el tipo de autoridad que proviene de se le haya proporcionado algún tipo de superioridad posicional a un individuo con respecto a otros, permitiendo que tenga poder de decisión sobre éstos. Es la que depende del puesto o estatus quo. Puede subdividirse en lineal (basada en una jerarquía) o funcional (centrada únicamente en un ámbito o una tarea específica).

2. Autoridad moral

Se entiende la autoridad moral aquella que es otorgada en base al respeto por las cualidades manifestadas por el líder, bien por su experiencia o bien por sus características morales. No se basa en el carisma, sino en el respeto por lo que representa la persona. Al igual que la autoridad carismática (que veremos más adelante), surge del reconocimiento y no de la imposición. Puede subdividirse en técnica (basada en el conocimiento y experiencia) y personal (basada en lo moral).

Según Weber

El tema de la autoridad ha sido estudiado desde la sociología por diferentes autores. Uno de ellos fue Max Weber, que propuso otros tres tipos de autoridad.

3. Autoridad tradicional

Se trata del tipo de autoridad que confiere poder a través de la tradición y la costumbre, habiéndose enseñado al subordinado a serlo. Las órdenes de los superiores son justificadas por los propios subordinadas. El poder es heredable, irracional y puede ser delegable.

4. Autoridad carismática

Se trata de uno de los tipos de autoridad que se posee con el acuerdo de los subordinados. Basada en la capacidad de carisma de la persona al mando, nace del respeto y la admiración de las características de la persona líder. Se aceptan como justificadas debido a dicho respeto por las facultades o forma de ser del sujeto en cuestión.

5. Autoridad racional

También conocida como burocrática o legal, las personas obedecen este tipo de autoridad debido a que sus decisiones son captadas como de acuerdo con las normas sociales, aceptándose como legítimas.

Relaciones de poder ejercidas en la familia

La autoridad es ejercida en numerosos ámbitos, tanto a nivel social, como laboral y familiar. En este último ámbito se han destacado cuatro tipos de autoridad. Si bien se centran en la familia se trata de elementos que son extrapolables a otras situaciones e instituciones.

6. Autoridad autoritaria o coercitiva

Se trata de un tipo de autoridad inflexible, que tiende a prolongarse a través de la dominación y al ejercicio de la fuerza. Los seguidores la aceptan debido al miedo al castigo o retirada de recompensas.

7. Autoridad democrática

Se trata de uno de los tipos de autoridad más valorados. En él, existen límites a la conducta que son claros y definidos, si bien se valora y tiene en cuenta la opinión de cada miembro. Ello provoca que sea más frecuente la generación e implementación de ideas innovadoras. Si bien los comportamientos pueden ser sancionados, dichas sanciones son por lo general comprendidas dentro de un marco previamente establecido entre todos. Se encuentra principalmente en el mundo de la familia o bien en empresas cooperativas.

8. Autoridad inconsistente

Se trata de un tipo de autoridad que se ejerce de manera poco coherente, variando las normas y las órdenes y no teniendo su seguimiento los mismos resultados según el momento o las circunstancias. Los límites no están claros. Supone un elevado grado de confusión en quien la sigue, y a la larga puede provocar reactancia y desobediencia.

9. Autoridad permisiva o laissez-faire

Si bien se llega a considerar un tipo de autoridad, el principal problema de este tipo de relaciones de poder es que no existe una limitación o regulación propiamente dicha, o bien esta es débil. El subordinado puede hacer lo que le plazca, no habiendo un ejercicio de autoridad propiamente dicho.

Otros tipos

Al margen de las clasificaciones anteriores, podemos encontrar otros tipos de autoridad, siendo algunos considerados subtipos de clasificaciones anteriores.

10. Autoridad operativa

Este tipo de autoridad es unipersonal, si bien es generalmente otorgada por otros. En esta ocasión el poder no es ejercido sobre las personas en sí, sino que la autoridad se tiene respecto a una determinada temática o acción. Es la que da derecho a actuar de determinada manera o a tomar decisiones respecto a determinados aspectos.

11. Autoridad administrativa

Se trata de uno de los tipos de autoridad básicos, en el que las personas que obedecen lo hacen debido a la pertenencia a un grupo específico que en principio está comprometido a aceptar dichas órdenes. Si bien se asemeja a la racional, en este caso no llega a plantearse si lo que estipula la autoridad sigue preceptos básicos legales.

12. Autoridad informal

Se trata de un tipo de autoridad que no nace de la posición social, sino de la predisposición a organizarse y a aceptar las órdenes otro. La autoridad puede pasar de un sujeto a otro con facilidad, no habiendo un reconocimiento formal de ésta. Nace de la aceptación mutua, asemejándose en gran medida a la autoridad carismática, personal y moral.