Veamos cuáles son las características de este trastorno. Unsplash.

Los trastornos del lenguaje son diversos, tanto en sus síntomas como en el origen de la alteración.

En este artículo veremos todo lo concerniente a la afasia de conducción, cuáles son sus principales síntomas, cómo se elabora el diagnóstico, sus causas y el tratamiento para estos casos.

¿Qué es la afasia de conducción?

Lo que caracteriza a la afasia de conducción es la incapacidad para repetir las palabras que llegan a los oídos.

Por ejemplo, imaginemos que inmediatamente después de sufrir algún tipo de accidente, retomamos la consciencia y notamos que se nos hace imposible repetir las palabras que nos dicen. Probablemente en este caso estaremos ante este tipo de afasia.

Causas

Este trastorno del habla corresponde a causas orgánicas en el cerebro. Concretamente se origina con lesiones en del fascículo arqueado, el cual conecta el área de Broca con el área de Wernicke, y de la circunvolución supramarginal.

Por lo general, los incidentes que mayormente ocasionan la afasia de conducción son las enfermedades cerebrovasculares (ECV), aunque pueden originarse de otras formas, revisemos cuales son.

1. Traumatismo craneoencefálico

Después de haber sufrido algún tipo de accidente puede sobrevenir la afasia de conducción. En condiciones normales, al cabo de un tiempo, con el tratamiento y reposo necesarios, puede llegar a rehabilitarse por completo.

2. Tumores del Sistema Nervioso Central (SNC)

Uno de los síntomas de que el sujeto puede estar presentando un tumor en alguna estructura del SNC es la incapacidad para reproducir las palabras, es por ello que la evaluación neurológica es fundamental.

3. Otras

Otras causas posibles son las enfermedades degenerativas, como el Alzheimer, el Parkinson o las infecciones cerebrales, entre otras.

¿Cuáles son los síntomas de este trastorno?

Aparte de la incapacidad para la repetición oral de palabras, existen otros síntomas característicos de este tipo de afasia. Vamos a verlos.

  • Dificultad para encontrar las palabras (parafasias fonémica).
  • lteraciones en la lectura (cuando es en voz alta).
  • Alteraciones en la escritura.

En los casos más severos de este tipo de afasia, la repetición de las palabras puede llegar a ser completamente nula por parte del sujeto afectado, mientras que en los casos más leves la persona puede llegar a pronunciar alguna palabra, después de haber realizado una serie de aproximaciones en voz alta. Esto último es lo que se conoce como trastorno de paráfrasis fonémica, el cual es una comorbilidad con la afasia de conducción.

Mientras la persona presenta esta afasia, podría llegar a repetir algunas palabras, siempre y cuando el alcance de la lesión no sea demasiado y las palabras que se le indiquen tengan sentido. Cuando se trata de palabras sin sentido (pseudopalabras) el sujeto es completamente incapaz de repetirlas.

Diagnóstico

Teniendo en consideración los múltiples tipos de afasia que existen, este es uno de los más leves que hay, y su diagnóstico se hace muy sencillo de realizar.

En primer lugar hay que tener en cuenta el grado de instrucción y la edad del sujeto antes del momento del accidente que ocasionó el trastorno; ese será el punto de partida para la evaluación.

Luego se pasa a revisar cuál ha sido el alcance de la lesión, por medio de una evaluación neuropsicológica, teniendo en cuenta que hay múltiples grados de afección en cuanto a las estructuras cerebrales y hay que establecer cuál es exactamente el que presenta el paciente.

Además de esta evaluación, al individuo se le dan una serie de indicaciones, enfocadas principalmente en la repetición de palabras específicas, letras, palabras inventadas, y frases aleatorias. Esto sirve para que el evaluador tengauna idea del alcance de la lesión a través de las complicaciones que muestre el sujeto para la decodificación de la información auditiva que se le ha suministrado por medio de las indicaciones

El tratamiento

El tiramiento para las afasias se basa principalmente en terapias del lenguaje con un logopeda, además de un proceso de rehabilitación neuropsicológico. Esto último es importante, teniendo en cuenta que al ejercitar los procesos cognitivos en general estamos estimulando nuestro proceso de habla.

Recordemos que la expresión verbal es una extensión de nuestro pensamiento; cuando se trabaja en la concentración, memoria, y las funciones ejecutivas, se están dando pasos agigantados para la recuperación de la afasia.

Referencias bibliográficas:

  • Ardila, A. (2010). A proposed reinterpretation and reclassification of aphasic syndromes. Aphasiology 24 (3): 363-394.
  • Damasio, H.; Damasio, A. R. (1980). The Anatomical Basis of Conduction Aphasia. Brain, 103 (2): 337-350.