¿Qué son los animales de apoyo emocional?

Los animales de apoyo emocional brindan sustento emocional a personas con problemas psicológicos.

¿Qué son los animales de apoyo emocional?

En la sociedad contemporánea, la atención a la salud mental ha adquirido una relevancia sin precedentes. En este contexto, los animales de apoyo emocional han surgido como una herramienta invaluable para ayudar a individuos que enfrentan desafíos emocionales y psicológicos. Estos animales, que van más allá de la simple compañía de una mascota, proporcionan consuelo, apoyo y estabilidad emocional a personas que sufren de ansiedad, depresión, estrés postraumático y otros trastornos.

Sin embargo, el concepto de animales de apoyo emocional aún genera dudas y preguntas en muchos sectores de la sociedad. ¿Qué distingue a estos animales de las mascotas convencionales? ¿Cómo se diferencian de los animales de servicio o terapia? ¿Cuáles son los beneficios reales que proporcionan a las personas que los necesitan? Estas son algunas de las cuestiones que este artículo pretende abordar.

A lo largo de las próximas secciones, exploraremos en profundidad qué son los animales de apoyo emocional, los beneficios que ofrecen, las regulaciones y legislaciones que los rodean, así como los cuidados y responsabilidades que implica tener uno. A través de una comprensión más clara de este tema, buscamos promover una mayor aceptación y apoyo para aquellos que dependen de estos animales para mejorar su bienestar emocional.

¿Qué son los animales de apoyo emocional?

Los animales de apoyo emocional se definen como los animales que, bajo la recomendación de un profesional de la salud, generalmente psicológica, proporcionan consuelo, compañía y apoyo emocional a personas que padecen trastornos o dolencias psicológicas y emocionales. Estos animales no están entrenados para llevar a cabo tareas específicas relacionadas con una discapacidad, como lo están los animales de servicio, sino que su principal función es ofrecer apoyo y alivio emocional para mejorar el bienestar de su dueño mediante su presencia y compañía.

A diferencia de los animales de servicio, como comentábamos, los animales de apoyo emocional no reciben un entrenamiento específico para ser de apoyo y utilidad para personas con una diversidad funcional concreta. Por ejemplo, los perros guía para personas ciegas que son de utilidad para el movimiento y desplazamiento de estas personas, o los perros que detectan cambios en los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes. La efectividad de estos animales de apoyo radica en la conexión emocional y la relación afectiva desarrollada con su dueño.

Los animales de apoyo emocional pueden ser de cualquier especia, aunque los más comunes son los perros y los gatos debido a su naturaleza por lo general más sociable y afectuosa. Sin embargo, otros animales como conejos, aves e incluso caballos también pueden cumplir este rol y teniendo siempre en cuenta la situación vital del paciente y la utilidad para el apoyo emocional que sea necesario.

Es importante señalar que, aunque no tienen los mismos derechos legales que los animales de servicio en todos los contextos, los animales de apoyo emocional están protegidos por ciertas leyes, como la Ley de Vivienda Justa en los Estados Unidos, que permite a las personas vivir con estos animales incluso en viviendas con políticas que prohíben las mascotas. Esta distinción legal subraya la importancia de estos animales para la salud y el bienestar emocional de muchas personas.

Beneficios de los animales de apoyo emocional

Los animales de apoyo emocional ofrecen una amplia gama de beneficios a sus dueños, impactando positivamente en diferentes áreas de sus vidas. A nivel psicológico, estos animales ayudan a reducir síntomas de ansiedad, depresión y estrés. La simple presencia de un animal puede proporcionar una sensación de calma y seguridad, lo que es especialmente beneficioso para personas que sufren de trastornos de ansiedad o trastorno de estrés postraumático. Los animales de apoyo emocional también fomentan la producción de endorfinas y oxitocina, hormonas asociadas con el bienestar y la felicidad.

En cuanto a los beneficios físicos, la interacción con animales de apoyo emocional puede contribuir a la reducción de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, promoviendo un estado de relajación general. Las personas con animales de apoyo emocional también tienden a ser más activas físicamente, ya que los cuidados y las actividades diarias con el animal, como pasear a un perro, fomentan el ejercicio regular. Este aumento de la actividad física no solo mejora la salud cardiovascular, sino que también puede contribuir a una mejora de calidad del sueño.

Los beneficios sociales son igualmente significativos. Tener un animal de apoyo emocional puede facilitar las interacciones sociales, ya que los animales suelen ser un punto de conexión con otras personas. Por ejemplo, pasear a un perro puede abrir oportunidades para tener conversaciones con otros dueños de perros, reduciendo el aislamiento social y aumentando las oportunidades de crear nuevas amistades. Además, los animales de apoyo emocional pueden ayudar a las personas a desarrollar rutinas y estructuras en sus vidas diarias, lo que es particularmente beneficioso para aquellos que luchan con problemas de salud mental.

En situaciones específicas, los animales de apoyo emocional han demostrado ser extremadamente útiles. Por ejemplo, estudiantes universitarios lejos de casa pueden encontrar consuelo en la compañía de un animal, ayudándolos a manejar el estrés académico y la nostalgia. Personas mayores, que a menudo enfrentan soledad y aislamiento, también pueden beneficiarse enormemente de la compañía y el amor incondicional de un animal de apoyo emocional. Estos beneficios subrayan la importancia de los animales de apoyo emocional en la mejora del bienestar integral de las personas que los necesitan.

Cómo obtener un animal de apoyo emocional

Para obtener un animal de apoyo emocional, es necesario seguir un proceso que generalmente incluye una evaluación por parte de un profesional de la salud mental. Este profesional, como un psicólogo o psiquiatra, debe diagnosticar una condición emocional o psicológica que se beneficie de la compañía constante de un animal. Si se determina que un animal de apoyo emocional es adecuado, el profesional proporcionará una carta de prescripción, también conocida como carta ESA (por sus siglas en inglés, Emotional Support Animal).

La carta ESA debe detallar la necesidad del animal y cómo este contribuirá al tratamiento o bienestar del paciente. Esta documentación es crucial para asegurar que el animal de apoyo emocional sea reconocido oficialmente y pueda acompañar a su dueño en situaciones donde normalmente no se permiten mascotas, como en ciertos tipos de viviendas o durante viajes aéreos (aunque las regulaciones de las aerolíneas han cambiado recientemente).

Es importante seleccionar un animal que sea compatible con el estilo de vida y necesidades del individuo. No se requiere un entrenamiento especial para el animal, pero su comportamiento debe ser adecuado para convivir en entornos públicos y privados. Además, es fundamental considerar el bienestar del animal, asegurándose de que recibirá el cuidado y la atención necesarios.

Cuidados y responsabilidades

Los dueños de animales de apoyo emocional tienen la responsabilidad de asegurar que estos animales reciban el cuidado y la atención necesarios para mantener su bienestar. Aunque estos animales no requieren un entrenamiento especializado, es fundamental que su comportamiento sea adecuado para convivir en entornos públicos y privados. Esto incluye garantizar que el animal esté socializado, bien educado y que no cause molestias ni peligros a otras personas.

El cuidado básico de un animal de apoyo emocional incluye una alimentación adecuada y balanceada, acceso constante a agua fresca, y visitas regulares al veterinario para mantener al día las vacunas y controles de salud. Además, es crucial proporcionarles ejercicio diario y actividades de estimulación mental para mantener su bienestar físico y emocional. Por ejemplo, los perros necesitan paseos regulares y tiempo para jugar, mientras que los gatos requieren oportunidades para trepar y jugar.

Más allá de los cuidados físicos, los dueños deben ser conscientes de las responsabilidades legales y éticas que conlleva tener un animal de apoyo emocional. Esto incluye respetar las leyes y regulaciones locales sobre la tenencia de animales y asegurarse de tener la documentación necesaria actualizada, como la carta ESA (Emotional Support Animal) proporcionada por un profesional de la salud mental. También implica ser un buen ciudadano, garantizando que el animal no cause daños a la propiedad ajena o perturbe la paz en espacios públicos o privados.

El bienestar del animal también depende de la atención emocional y el tiempo que su dueño le dedique. Los animales de apoyo emocional, como cualquier mascota, necesitan sentir que son una parte valiosa de la familia. Esto se logra a través de la interacción diaria, el juego y el afecto. Los dueños deben estar preparados para comprometerse a largo plazo con el cuidado y la atención de su animal, entendiendo que la relación es mutuamente beneficiosa.

Conclusiones

En conclusión, los animales de apoyo emocional desempeñan un papel vital en el bienestar emocional de las personas, ofreciendo consuelo, compañía y apoyo en momentos de necesidad. Su presencia puede reducir la ansiedad, la depresión y el estrés, mientras promueve la actividad física y la interacción social. Sin embargo, obtener y cuidar adecuadamente de estos animales conlleva responsabilidades legales y éticas. Es fundamental comprender la importancia de su papel, respetar las regulaciones vigentes y garantizar su bienestar físico y emocional. En última instancia, la relación entre un individuo y su animal de apoyo emocional puede ser profundamente beneficiosa para ambas partes.

  • Boness, C. L.; Younggren, J. N.; Frumkin, I. B. (2017). The certification of emotional support animals: Differences between clinical and forensic mental health practitioners. Professional Psychology: Research and Practice. 48 (3): 216–223.

Psicólogo

Javi Soriano es graduado en Psicología por la Universidad de Valencia y está acabando un Máster en Investigación Psicosocial. Le interesa todo lo que tiene que ver con las personas y la sociedad, pero le encanta leer y escribir sobre temas relacionados con el género, la sexualidad y las minorías. Es una persona muy curiosa a la que le encantan los debates y aprender de los demás.

Directorio de profesionales

Asesoramiento profesional a un sólo click

Conoce a los mejores en el campo. Soluciones efectivas para tu salud mental.

Asesoramiento profesional un sólo click

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese