Todos, en algún momento o etapa de nuestra vida, hemos sentido tristeza. En ocasiones, es imposible no sentirla, pues algunos eventos ambientales pueden causar (proceso de duelo, desamor, tener que que cambiar de hogar, etc.). 

Sin embargo, algunas veces la tristeza es causa de nuestra forma de pensar o nuestra manera de comportarnos, especialmente cuando ésta dura un largo periodo de tiempo.

Consejos para superar la tristeza

Puesto que la tristeza es una emoción que todos experimentamos, en este artículo he preparado una lista de consejos que te ayudarán a aliviarla cuando se manifieste, presta atención a las siguientes líneas porque pueden serte de utilidad.

1. Llora si es necesario

Solemos pensar que no está bien llorar, pues socialmente no está bien visto y nos convierte en personas débiles a ojos de los demás; no obstante, algunos estudios indican que llorar puede ser relajante y puede ayudarte a liberar endorfinas, que son hormonas relacionadas con el placer. Algunos científicos afirman que llorar activa el sistema parasimpático, y ayuda a recuperarte del estrés y las experiencias traumáticas que puedes experimentar.

No se trata de forzar el lloro, sino de sentir la emoción sin evitarla, pues puede producirse un efecto rebote, y así experimentar mayor dolor. Además, llorar es bueno para la salud el organismo, pues ayuda a liberar toxinas, según la teoría del Dr. William Frey.

2. Acepta la tristeza

Como he comentado en el punto anterior, evitar las emociones puede provocar un efecto rebote y causa que éstas aumenten. Es por eso que en la actualidad, cada vez se aplican más modelos psicoterapéuticos que giran en torno a la aceptación de la experiencia. Un ejemplo de ello es la terapia de aceptación y compromiso, que si quieres conocer a fondo puedes profundizar en esta metodología en el artículo “Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT): principios y características

La autoaceptación significa tratarnos con cariño a nosotros mismos y reconocer que somos valiosos. Es reconocer que debemos querernos a nosotros mismos porque si no nos respetamos, la tristeza puede aparecer. Si deseas saber más sobre cómo aceptar la tristeza en el artículo “Autoaceptación: 5 consejos psicológicos para lograrla” te lo explicamos.

3. Encuentra tu propósito

Cuando no encontramos el sentido a nuestra vida es probable que sintamos una gran tristeza y vivamos inmersos en un vacío existencial. Un lugar en el que no vemos con claridad el futuro y no nos conocemos a nosotros mismos.

Por eso, para ser feliz y luchar por el desarrollo personal de uno mismo, es necesario trabajar el autoconocimiento y averiguar qué es lo que nos motiva. En ese camino hacia los objetivos es donde se encuentra nuestra felicidad.

4. Lucha por tus objetivos

Por tanto, luchar por los objetivos nos ayuda a superar la tristeza y a gozar de un mayor bienestar, porque cuando estamos en contacto con nosotros mismos y nuestros deseos, nuestra automotivación aumenta.

Ahora bien, estos deseos deben ser realistas, y no solo debemos tener en mente objetivos a largo plazo, sino que las metas a corto plazo son igual de importantes para mantenernos activos durante todo el proceso.

5. Haz deporte

El ejercicio físico es una de las actividades que más favorecen el bienestar de las personas. No solamente es saludable a nivel cardiovascular o para mejorar el aspecto físico, sino que produce químicos de la felicidad como las endorfinas o la serotonina, las cuales se asocian a un estado de ánimo positivo y a un mayor bienestar emocional.

Los estudios sugieren que la práctica deportiva y la actividad física nos ayuda a ser más felices, a reducir el estrés y mejora nuestra autoestima. En el artículo “Los 10 beneficios psicológicos de practicar ejercicio físico” puedes encontrar más información sobre estas ventajas.

6. Sal a la calle

Los estudios sugieren que salir a la calle es bueno para nuestra salud mental. La vitamina D que es estimulada por la luz solar favorece la activación de la enzima hidroxilasa 2 (TPH2) que convierte el triptófano en serotonina en nuestro cerebro.

Otros estudios sugieren que salir a la calle es clave para los pacientes con depresión, pues produce mejoras significativas en su recuperación.

7. Haz algo que te guste

Ya sea leer, nadar o jugar a las cartas, las actividades que nos gustan hacen que liberemos dopamina y muchas otros neurotransmisores relacionados con el placer y la felicidad (endorfinas, serotonina, etc.). Las actividades que más nos gustan nos permiten parar un buen rato y dar puerta a la tristeza.

8. Socializa

Si salir a la calle y hacer lo que nos gusta es bueno, mejor aun si lo hacemos en compañía. Los estudios sugieren que socializar y tener amigos es imprescindible para nuestra salud mental. Para conocer a gente nueva, simplemente puedes ir a las clases de yoga de tu pueblo o al gimnasio, y verás como consigues nuevas amistades.

9. Practica Mindfulness

El mindfulness es una práctica oriental que viene aplicándose en los últimos años en el campo clínico y psicoterapéutico por sus beneficios para la salud mental. Emplea la meditación como técnica para estar en el momento presente, aceptar nuestra experiencia interna y externa, mejorar la capacidad de autoconciencia y adoptar una mentalidad no enjuiciadora.

Para aprender a practicar Mindfulness puedes asistir a alguno de los cursos que te presentamos en nuestro artículo “Los 5 mejores cursos y talleres de Mindfulness

10. Acude a un profesional

Si la tristeza es duradera y no sabes como superar esta situación, es posible que necesites ayuda psicológica para superar esta situación adversa. Existen muchos profesionales que pueden ayudarte a mejorar tu bienestar y tu calidad de vida.