Las fobias forman parte de los trastornos psicológicos más frecuentes y extendidos entre la población occidental, y se estima que afecta a aproximadamente a entre un 10% y un 15% de esta.

Por suerte, la psicología ha desarrollado métodos y técnicas que permiten superar este tipo de problemas, y de hecho, es una de las alteraciones psicopatológicas que responden mejor al tratamiento.

En este artículo veremos en qué consiste una de esas formas de intervención usadas contra las fobias: la desensibilización sistemática. Pero, en primer lugar, veamos en qué consiste el trastorno de ansiedad del que hemos empezado hablando.

¿Qué es una fobia?

Las fobias son un conjunto de alteraciones psicológicas pertenecientes a la categoría de los trastornos de ansiedad. Se caracterizan porque las personas que las desarrollan, sufren un patrón de aparición de elevaciones súbitas del nivel de ansiedad al exponerse a determinadas situaciones; como consecuencia, normalmente intentan evitar esas situaciones antes de que ocurran, o bien huir o retirarse rápidamente una vez se ha generado el aumento de ansiedad, para dejar de sentirse mal cuanto antes.

Por otro lado, las fobias son tan variadas como la cantidad de situaciones o estímulos capaces de desencadenar reacciones fóbicas, y es por ello que se habla de fobia a las agujas, fobia a conducir, fobia a las arañas, etc. Eso sí, quien desarrolla una fobia, normalmente solo sufre reacciones de ansiedad de tipo fóbico ante un tipo específico de objetos, seres vivos, lugares o situaciones. Por ejemplo la fobia a la sangre no implica temerle también a los perros, los aviones, etc.

Los principales síntomas que aparecen en una crisis de tipo fóbico son los siguientes:

¿Qué es la desensibilización sistemática aplicada a fobias?

La desensibilización sistemática es una forma de intervención psicológica perteneciente a las terapias de la conducta y por extensión a la terapia cognitivo-conductual, y es muy utilizada sobre todo para tratar determinados trastornos de ansiedad, como las fobias.

La idea fundamental en la que se basa es ayudar a los pacientes a afrontar aquellas situaciones que temen a causa de la fobia, haciendo que lleguen no a eliminar la reacción de ansiedad, sino a dominarla y a facilitar que se vaya apagando progresivamente.

Para ello, lo que se hace es empezar a exponer a la persona a situaciones muy similares a aquellas que le general la reacción fóbica, en un ambiente controlado y siguiendo las pautas dadas por el psicólogo, haciendo que no ceda y huya de esa clase de exposiciones.

Esto se consigue entre otras cosas siguiendo una curva de dificultad, empezando por experiencias no muy intensas y luego haciendo que sean cada vez más ansiógenas. Para conseguir esto, se suele trabajar con ejercicios de imaginación guiada, imágenes, y en ocasiones recursos de realidad virtual en 3D o bien estímulos reales, cuando sea necesario y sea posible.

Por otro lado, una característica más de la desensibilización sistemática es que a la vez que se expone al paciente a situaciones “incómodas” que desencadenan al menos en parte una reacción fóbica, se le ayuda a inducir en sí mismo un estado de relajación, a través de diversas técnicas psicológicas. De esta manera, la experiencia que solía ser asociada a la ansiedad (arañas, agujas, etc.) v siendo asociada a los procesos psicológicos y fisiológicos opuestos.

Así, la finalidad de la desensibilización sistemática aplicada a las fobias es permitir que la persona normalice el hecho de experimentar la proximidad de esos objetos, seres vivos, lugares o situaciones que ha estado temiendo, contribuyendo a que deje de darles tanta importancia. Se trata de un proceso de auténtico entrenamiento emocional y totalmente vivencial, que no puede ser sustituido simplemente por el aprendizaje teórico acerca de qué es una fobia: normalmente, las personas saben que el miedo que sienten en las crisis por fobia es irracional, pero a pesar de ello, este limita sus vidas.

¿Buscas apoyo psicológico?

Tomás Santa Cecilia

Si sufres un problema de tipo fóbico o alguna otra alteración psicológica asociada a la ansiedad o a la gestión de las emociones en general, te invito a que te pongas en contacto conmigo para iniciar un proceso de intervención psicológica en varias sesiones. Soy psicólogo especializado en el enfoque cognitivo-conductual, y trabajo tanto de manera presencial en Madrid como a través del formato online por videollamada. Para ver más información acerca de cómo trabajo, así como mis datos de contacto, accede a esta página.

Referencias bibliográficas:

  • Bourne, E.J. (2005). The Anxiety & Phobia Workbook. Oakland: New Harbinger Publications.
  • Caballo, V.E. (1998). Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. Tres Cantos: Siglo XXI.
  • Dubord, G. (2011). Part 12. Systematic desensitization. Canadian Family Physician, 57(11): 1299.
  • Kessler et al., (2005). Prevalence, Severity, and Comorbidity of 12-Month DSM-IV Disorders in the National Comorbidity Survey Replication. Archive of General Psychiatry, Vol. 20.
  • McGlynn, F.;Smitherman, T.; Gothard, K. (2004). Comment on the Status of Systematic Desensitization. Behavior Modification, 28(2), pp: 194 - 205.
  • Wolpe, J. (1958). Psychotherapy by reciprocal inhibition. Stanford: Stanford University Press.