¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

El impacto de la fobia social en el rendimiento educativo

Estos son los efectos del trastorno de ansiedad social a nivel escolar y educativo.

Luis Martínez-Casasola Hernández

Luis Martínez-Casasola Hernández

El impacto de la fobia social en el rendimiento educativo

La fobia social es una problemática que tiene repercusiones en diferentes esferas de la vida de la persona que sufre esta condición.

En esta ocasión, vamos a poner el foco sobre los efectos que puede tener sobre el rendimiento educativo de los individuos que padecen trastorno de ansiedad social, enumerando algunas de las principales repercusiones y profundizando sobre ellas para entenderlas con mayor nivel de detalle.

¿Cuál es el impacto de la fobia social en el rendimiento educativo?

Para poder analizar como se merece el impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, es necesario que comencemos centrándonos en esa patología para poder tener una base teórica sobre la que avanzar. Solo así seremos capaces de entender el alcance de esta cuestión.

La fobia social, o trastorno de ansiedad social, es una psicopatología caracterizada fundamentalmente por generar importantes cuadros de sintomatología ansiógena, desencadenados por el temor que sufre el individuo cuando se ve expuesto a una situación social, es decir, un evento en el que la persona se siente de alguna manera evaluada por los demás, aunque solo sea su percepción.

La patología que se esconde tras la cuestión del impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, es la más frecuente dentro del bloque de los trastornos de ansiedad, y comparte parte de su sintomatología con otras dolencias como el trastorno de la personalidad evitativa o ansiosa.

Algunos de dichos síntomas serían el aumento de la frecuencia cardiaca, la sudoración, temblor, sonrojo, e incluso náuseas y vómitos, en aquellas personas que lo experimentan con una mayor intensidad. Esta sintomatología puede desencadenar un ataque de pánico, en el que el miedo a la situación social y a sus consecuencias se torne totalmente insoportable para el sujeto.

Algunas de las situaciones que pueden desencadenar este torrente de síntomas son acciones tan habituales como asistir a un lugar concurrido en el que la persona tenga que interactuar con los demás, hablar ante una audiencia, o incluso encontrarse súbitamente con una persona a la que conoce. Por ello, no es de extrañar que el impacto de la fobia social en el rendimiento educativo va a ser significativo.

El sentirse observado por los demás, sea esta acción una realidad o una percepción propia del sujeto, e incluso la propia anticipación de que esto va a ocurrir o puede ocurrir, puede actuar como desencadenante de todos esos síntomas ansiógenos que hemos enumerado. Además, hay que tener en cuenta que la fobia social puede ser de carácter generalizado, donde cualquier situación social la desencadenaría, o bien específica, que solo se activaría en ciertos contextos.

Una vez que conocemos los principales rasgos y características de este trastorno, podemos pasar a analizar el impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, centrándonos así en un escenario muy concreto, que es el académico.

Escuela

Características de los alumnos con ansiedad social

Cuando exploramos la cuestión del impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, a lo que nos referimos es al grupo de niños que sufren de ansiedad en el contexto escolar y por lo tanto, una de las consecuencias es que van a experimentar dificultades para alcanzar algunos de los objetivos académicos.

En este caso, la ansiedad social podría ser específica, activándose solo en el escenario lectivo, aunque también puede darse el caso de que la ansiedad social esté generalizada y el contexto académico sea solo uno de los que la activan, aunque son los efectos en este área en concreto los que nos ocupan en esta ocasión.

En primer lugar, hay que señalar que son una mayoría los niños que experimentan o han experimentado miedo por diversas razones, muchas de ellas en el contexto educativo. Sin embargo, habitualmente tienden a desaparecer sin mayor problema, pero un pequeño grupo de ellos mantiene esos temores, sufriéndolos con una alta intensidad y continuando con ellos cuando se hacen adultos.

Sería en ese pequeño grupo en el que nos estaríamos fijando para poder analizar el impacto de la fobia social en el rendimiento educativo. Para poder identificarlos, se fijaría como criterio un tiempo de cuatro semanas en las que el alumno, de manera continuada, ha experimentado sintomatología ansiógena al asistir a su colegio o instituto, o participar en alguna de las actividades que allí se dan.

Este tipo de escenarios pueden ser simplemente el asistir a clase, el tener que hablar ante sus compañeros o profesor, el participar en juegos o actividades durante el recreo o las clases de educación física, el enfrentarse a pruebas de evaluación, o alguna otra. Dependiendo del caso, el alumno con fobia social podría experimentar miedo en alguna de estas situaciones, en una combinación de varias, o incluso en todas.

Efectos del trastorno de ansiedad social en el rendimiento educativo

Cuando hablamos del impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, hemos de ser conscientes que este puede llegar a ser considerable, pues un niño que sufra un caso grave de ansiedad social en el contexto escolar, puede ver afectados diferentes planos de su vida, que vamos a repasar a continuación para conocerlos en detalle.

1. Objetivos académicos

El primer de afectación es también el más evidente, y se refiere a los propios objetivos académicos que el menor tenga a lo largo del curso escolar. Si el alumno experimenta temor simplemente con el hecho de asistir al colegio, de realizar las tareas en el aula o de realizar los exámenes u otras pruebas de evaluación, sus resultados van a verse afectados.

Una persona, en este caso un niño, que esté experimentando sintomatología ansiógena, va a tener dificultades para alcanzar un rendimiento igual al de un individuo que se encuentre tranquilo o al menos no tenga esos niveles de activación. Lógicamente, se trata de una generalización, sin tener en cuenta las variables específicas de cada caso, como puede ser el cociente intelectual u otros factores que pueden predecir el rendimiento académico.

Por lo tanto, los propios resultados académicos serán la primera de las consecuencias que la ansiedad social podrá desencadenar en los alumnos que la padecen.

2. Habilidades sociales

Continuando con el impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, otro de los factores que puede verse comprometido es el de las habilidades sociales de estos estudiantes. Y es que la infancia y la adolescencia son etapas de aprendizaje, no solo académicas, sino en todos los aspectos, y uno de ellos es el de las propias habilidades sociales.

Al sentir miedo ante la propia anticipación de una situación social, los niños y adolescentes afectados, no van a poder realizar las interacciones necesarias con sus iguales en las que estas habilidades se aprenden y se mejoran, pues aunque cuenten con una base teórica, carecerán de esas situaciones prácticas en las que dichas herramientas se consolidan.

Además, esa carencia de habilidades sociales puede actuar como un círculo vicioso, haciendo que el sujeto, consciente de esa limitación, puede sentirse aún más inseguro ante una situación social, como son las que se producen en el entorno escolar, lo que a su vez dificultaría la adquisición de esas habilidades y por lo tanto haría que en la siguiente situación, el temor pudiera ser mayor.

3. Salud física y mental

Es evidente que al padecer una psicopatología como es la ansiedad social, la propia salud mental ya se está viendo comprometida. Pero además, al haber varios síntomas ansiógenos que son de carácter físico, la propia salud física también puede deteriorarse. El malestar causado por las palpitaciones, la respiración agitada, el temblor, o la dificultad para dormir, son ejemplos de los síntomas que pueden afectar a la salud.

Es por ello que cuando nos referimos al impacto de la fobia social en el rendimiento educativo, no podemos olvidarnos también de la dimensión de la salud y el bienestar y el alumno, que podrían ser algunos de los factores deteriorados por esta cuestión y que por tanto habría que reparar de manera inmediata.

4. Nivel socioeconómico futuro

El último de los niveles de afectación que vamos a analizar es el del nivel socioeconómico futuro, un factor que no se ve alterado de manera directa, sino indirecta. En concreto, es una posible consecuencia que viene dado por el descenso del rendimiento académico que veíamos en el primer punto.

Y es que, un alumno que tenga un bajo rendimiento escolar, en este caso sobrevenido por su ansiedad social, va a tener menos posibilidades de acceder a una educación superior que generalmente da acceso a puestos laborales mejor remunerados. Por supuesto, se trata de una apreciación en términos generales, y no todos los casos han de ser así.

Estos serían los principales niveles del impacto de la fobia social en el rendimiento educativo que podemos observar, principalmente.

  • Pagés, S. (2007). Trastorno de Ansiedad Generalizada. Revista Argentina de Clínica Psicológica.
  • Vilaplana-Pérez, A., Pérez-Vigil, A., Sidorchuk, A., Brander, G., Isomura, K., Hesselmark, E., Kuja-Halkola, R., Larsson, H., Mataix-Cols, D., Fernández de la Cruz, L. (2020). Much more than just shyness: The impact of social anxiety disorder on educational performance across the lifespan. Psychological Medicine. Cambridge University Press.

Luis Martínez-Casasola (Madrid, 1988) se licenció en Psicología en la UAM y cuenta con un máster en Psicología Forense por la URJC y el COP de Madrid, así como con una especialización en recursos humanos. Tras varios años de experiencia en la redacción de contenidos web, ahora colabora como divulgador para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados