3 de cada 4 mujeres refieren síntomas como ansiedad, dolor de cabeza, acné, fatiga o tristeza, entre otros, cuando se acerca la menstruación; estos casos se conocen como síndrome premenstrual.

En este artículo analizaremos las causas y los síntomas del síndrome premenstrual, incluyendo su forma más grave, el trastorno disfórico premenstrual. Asimismo detallaremos los tratamientos y remedios caseros mediante los que se pueden combatir estas alteraciones.

Síndrome premenstrual y trastorno disfórico premenstrual

El síndrome premenstrual se define como un conjunto variado de síntomas físicos, emocionales y conductuales que aparecen después de la ovulación, entre una y dos semanas antes de la menstruación. Suelen cesar después de que empiece el periodo.

Se calcula que aproximadamente un 80% de las mujeres han sufrido síntomas del síndrome premenstrual en algún momento de su vida. Es más habitual que se produzca a partir de los 30 años, en mujeres que han tenido hijos o con antecedentes de depresión, tanto personales como familiares. Los síntomas tienden a empeorar a medida que se aproxima la menopausia.

El trastorno disfórico premenstrual es una variante severa del síndrome premenstrual que afecta a alrededor de un 3-8% de las mujeres en edad fértil. A diferencia del síndrome premenstrual, el trastorno disfórico premenstrual se considera patológico en tanto que interfiere con el funcionamiento normal de quienes lo sufren.

En 2013 el trastorno disfórico premenstrual fue incluido en el DSM-5. Esta concepción de trastorno ha sido criticada por muchas personas que opinan que puede tener consecuencias negativas para las mujeres a nivel socioeconómico y que fue inventado por las farmacéuticas para vender medicamentos. Por contra, hay quien piensa que la existencia de este diagnóstico aumentará la concienciación sobre las bases biológicas de este tipo de síntomas.

Síntomas y signos

Entre los síntomas y signos físicos más frecuentes encontramos la aparición de brotes de acné, fatiga, distensión y calambres abdominales, cólicos, estreñimiento, diarrea, dolor de cabeza, espalda, músculos y articulaciones, hinchazón y sensibilidad en los senos, antojos de comida y aumento de peso por retención de líquidos.

Los síntomas psicológicos del síndrome premenstrual incluyen dificultades de concentración, disminución del estado de ánimo, ansiedad, tensión, insomnio, irritabilidad, agresividad, cambios de humor, llantos, retraimiento social y variaciones en el deseo sexual.

La mayoría de mujeres que sienten síntomas del síndrome premenstrual afirman que sólo sufren algunas de las alteraciones que hemos mencionado. En general el patrón de aparición de los síntomas es predecible.

En los casos de trastorno disfórico premenstrual los síntomas psicológicos y emocionales suelen ser especialmente intensos; por ejemplo, los sentimientos de tristeza pueden llegar a ser de desesperanza, y la irritabilidad y el enfado pueden facilitar la aparición de conflictos con otras personas.

Causas del síndrome premenstrual

Las alteraciones propias del síndrome premenstrual se relacionan con la fase lútea del ciclo menstrual, también llamada ‘postovulación’. Durante este periodo el óvulo no fecundado se desintegra para ser posteriormente expulsado en el sangrado.

En la fase lútea los óvulos secretan progesterona, una hormona implicada en el embarazo, el impulso sexual, la regeneración del tejido dérmico, la coagulación de la sangre, el crecimiento de los senos y el cáncer de mama.

Se cree que la desregulación en la producción de progesterona y otras hormonas, que afecta de forma variable a diferentes mujeres, influye en el desarrollo del síndrome premenstrual. Por otra parte, las fluctuaciones en el neurotransmisor serotonina podrían explicar en parte síntomas como la fatiga, la labilidad emocional, el insomnio y los antojos.

Los síntomas emocionales se verían intensificados por la presencia de estrés o depresión, mientras que alteraciones en los niveles de sodio, minerales o vitaminas aumentarían algunos de los signos físicos, como la retención de líquido y la hinchazón abdominal derivada de esta.

Asimismo existen hipótesis que afirman que factores de tipo sociocultural también podrían contribuir a la aparición del síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual.

Tratamiento y remedios

Se utilizan distintos tratamientos médicos y psicológicos, así como remedios caseros, para reducir los síntomas del síndrome premenstrual. No existe un tratamiento propiamente indicado para este síndrome, ya que los efectos de los cambios hormonales tienen un carácter pasajero.

A continuación puedes ver los tratamientos más habituales y efectivos para aliviar la sintomatología del SPM.

1. Cambios en la dieta

Limitar el consumo de sal y comidas copiosas puede reducir la retención de líquidos, la hinchazón de vientre y la sensación de tener el estómago lleno. Por contra, se recomienda ingerir alimentos ricos en calcio y en carbohidratos complejos. Evitar el café y el alcohol también puede aliviar algunos síntomas.

2. Ejercicio físico

Hacer ejercicio aeróbico moderado, como nadar, ir en bici o caminar a paso ligero, es útil para tratar la fatiga, el estado de ánimo depresivo y el aumento de peso. Se recomienda hacer deporte durante media hora al día al menos 5 días por semana.

3. Reducción del estrés

Para aliviar el estrés y los síntomas relacionados, como la ansiedad, el insomnio, la irritabilidad y el dolor de cabeza, es eficaz dormir entre 7 y 9 horas cada noche y hacer ejercicios de relajación. La relajación muscular progresiva, la respiración lenta y profunda, el yoga y los masajes son algunas opciones avaladas por la investigación.

4. Antiinflamatorios no esteroideos (AINEs)

Tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos puede ser efectivo para aliviar los calambres, los cólicos y el dolor de cabeza, espalda y senos. El ibuprofeno, el naproxeno y el diclofenaco se engloban dentro de esta categoría de analgésicos.

5. Diuréticos

Los diuréticos como la espironolactona pueden ser recomendables para reducir la hinchazón y el aumento de peso causados por retención de líquidos en casos en que el ejercicio y la limitación en el consumo de sal sean insuficientes.

6. Antidepresivos

La investigación ha encontrado que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como la fluoxetina, la sertralina o la paroxetina, son eficaces para tratar los síntomas emocionales del síndrome premenstrual, aunque pueden provocar efectos secundarios como náuseas y vómitos.

Aunque el efecto de los antidepresivos es más potente si se toman diariamente, para los casos moderados de síndrome premenstrual suele ser suficiente hacerlo durante los días previos a la menstruación, cuando se espera que se produzcan los síntomas. Eso sí, es imprescindible contar con la indicación médica para usar estos productos.

7. Anticonceptivos hormonales

Las píldoras anticonceptivas se recetan en casos de síndrome premenstrual y de trastorno disfórico premenstrual en que los síntomas físicos son severos. No obstante, el consumo de estos fármacos puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y cáncer. Del mismo modo, es necesario contar con la indicación médica correspondiente.

8. Suplementos nutricionales

Los suplementos de calcio, magnesio, vitamina E y vitamina B6 pueden ayudar a reducir los síntomas del síndrome premenstrual, especialmente la sensibilidad en las mamas, los calambres y la retención de líquidos.

9. Remedios herbales

Entre los remedios herbales más utilizados para tratar el síndrome premenstrual se encuentran el jengibre, el ginkgo, la soja, la hierba de San Juan, el sauzgatillo y el aceite de onagra.

Hay que tener en cuenta que los estudios científicos no han avalado este tipo de terapias por el momento, de modo que su eficacia, sus efectos secundarios y sus interacciones con otros fármacos no están claras.

Referencias bibliográficas:

  • Dickerson, Lori M.; Mazyck, Pamela J.; Hunter, Melissa H. (2003). "Premenstrual Syndrome". American Family Physician.  
  • Ford, O; Lethaby, A; Roberts, H; Mol, BW (2012). "Progesterone for premenstrual syndrome". The Cochrane Database of Systematic Reviews 
  • Markens, Susan (1996). "The Problematic of 'Experience': A Political and Cultural Critique of PMS". Gender & Society.