nyt.com

Vista, olfato, oído... nuestros sentidos han ido siendo diseñados por la evolución como maneras de conocer más y mejor todo aquello que nos rodea.

Sin embargo, a veces pueden aparecer complicaciones que hacen que algunos componentes de nuestros sentidos se vuelvan contra nosotros, causándonos incomodidad en vez de informarnos acerca de lo que ocurre a nuestro alrededor. El fenómeno conocido como tinnitus, o acúfeno, es un ejemplo de esto.

¿Qué es el tinnitus?

Un acúfeno o tinnitus es una alteración de nuestra percepción que hace que oigamos un pitido o zumbido (aunque puede ser descrito de muchas formas alternativas) que no está producido por algo que ocurre fuera de nuestro cuerpo. Este sonido intrusivo puede ser más o menos constante o venir en forma de oleadas o "latidos", y se puede notar en un solo oído, en los dos o como si viniese del interior de la cabeza.

El tinnitus puede aparecer de manera transitoria después de haberse sometido a un sonido intenso que ha dañado células del sistema auditivo, pero en otros casos se vuelve crónico, ocurriendo durante varios minutos al menos dos veces a la semana. Los acúfenos pueden tener una intensidad y una frecuencia de aparición muy variable, y en muchos casos llegan a ser tan intensos que hace difícil oír lo que realmente está ocurriendo fuera del organismo. Por ese motivo no es extraño que el tinnitus, a pesar de ser tan solo un síntoma, favorezca la aparición de trastornos de ansiedaddepresivos, además de hacer menguar la capacidad de concentración.

Tipos de tinnitus

Hay dos tipos principales de acúfenos: el objetivo y el subjetivo.

Tinnitus objetivo

Esta clase de acúfeno puede ser escuchado no solo por la persona que lo experimenta, sino también por especialistas que utilicen los instrumentos de exploración adecuados. Está producido por alteraciones vasculares o por espasmos musculares que hacen que algunas partes del oído interno se muevan de manera anormal.

Tinnitus subjetivo

Es el tipo de tinnitus más común y solo puede ser escuchado por la persona que lo experimenta de primera mano. A pesar de que se considera que es la forma de acúfeno más común, su diagnóstico es más complicado que en el caso del acúfeno objetivo.

Causas del acúfeno

Se considera que el tinnitus subjetivo puede estar causado por diversas alteraciones, muchas de las cuales tienen que ver con el bloqueo de las células ciliadas del órgano espiral de la cóclea, que son las que transforman las vibraciones del aire en señales nerviosas que viajan a través de las neuronas.

Cuando estas células, similares a pelos microscópicos, se quedan ejerciendo un "contacto" anormal, mandan un patrón de señales eléctricas en dirección al cerebro que resulta intrusivo y no varía con los cambios que se producen en el exterior. De este modo, la señal proveniente del sistema auditivo se vuelve constante y crónica. Por este motivo, el tratamiento de los casos de tinnitus crónico se centra en mitigar los problemas indirectos derivados de la experimentación de ese sonido intrusivo.

Tratamiento del síntoma a través de la psicoterapia

La Terapia Cognitivo-Conductual es una de las aproximaciones más comunes a la hora de mitigar los efectos nocivos e incapacitantes del tinnitus crónico. A través de esta forma de terapia se entrena a los pacientes para que aprendan a aprovechar la influencia de ciertas acciones y pensamientos sobre el modo en el que se experimenta el acúfeno.

De este modo, los pacientes aprenden a no obsesionarse con preguntas acerca de la posible evolución negativa del tinnitus, canalizan su atención fuera de la influencia de este síntoma, dejan de dar importancia a creencias desagradables y sin fundamento y trabajan su autoestima. En caso de que el sonido del acúfeno se haya asociado a una idea negativa, también se trabaja para deshacer esa conexión entre ideas o creencias.

La idea es hacer que el tinnitus deje de ser un estresor que incapacite a la persona.

Del mismo modo, los psicólogos también pueden ayudar a que la persona adopte hábitos para que el sonido intrusivo no pase a ser el centro de su atención. Algunas de las opciones usadas son la meditación y el uso de sonidos ambientales que enmascaren el tono constante o los latidos del tinnitus.

¿Qué hacer si se experimenta tinnitus?

Lo primero que hay que hacer es ir directamente al médico de cabecera, que dispondrá las medidas necesarias para que se realicen pruebas de audición y, en caso necesario, puede ayudar a iniciar el tratamiento psicoterapéutico con un especialista. 

A lo largo de este periodo, si el acúfeno da problemas para dormir, la utilización de sonidos ambientales grabados (de lluvia o de crepitar de una hoguera, por ejemplo) puede ayudar a enmascarar el sonido intrusivo y a conciliar el sueño.