Arte Kitsch: ¿qué es y cuáles son sus características?

Te explicamos en qué consiste el denominado arte kitsch, uno de los estilos más populares.

arte-kitsch

En las primeras décadas del siglo XX, en Los Ángeles, California (USA) empezó a llegar mucha población nueva, atraída por el naciente Hollywood. Proliferó entonces la construcción de casas de estilos imposibles, con las que estos “nuevos ricos” de la industria cinematográfica pretendían emular las mansiones aristocráticas europeas. Estas casas, donde se mezclaba el barroco, el modernismo y el neoclasicismo, podrían ser denominadas perfectamente casas kitsch.

La palabra, en realidad, había surgido algunas décadas antes, a mediados del siglo XIX; concretamente, en Múnich, donde el vocablo kitsch empezó a denominar a las “obras de arte” de dudosa calidad que compraban los nuevos burgueses de la ciudad. La denominación provenía de la voz alemana kitschen, es decir, “realizar una chapuza”.

¿Es esto el arte kitsch? ¿Estamos sólo ante una necesidad de copiar obras de arte con más o menos fortuna, y cuyo resultado son productos de dudosa calidad? Veamos a continuación qué es el arte kitsch y cuáles son sus características. Hoy te explicamos en qué consiste el denominado arte kitsch, uno de los estilos más populares.

Arte kitsch versus arte popular. ¿Son lo mismo?

Una de las características esenciales e indiscutibles del denominado arte kitsch es su producción en masa. En este sentido, se asemeja al arte pop, que pretende llegar a todos los hogares a través de un abaratamiento de costos.

Sin embargo, ¿qué hace que diferenciemos el arte kitsch del arte pop? En verdad, los críticos no se ponen de acuerdo con la definición exacta del primer término. Algunos sostienen que, mientras que el arte pop no pretende de ninguna manera asemejarse al “arte culto” (más bien busca todo lo contrario), el arte kitsch, en cambio, se origina a partir de una fiebre de conexión con el arte que se produce en las altas esferas. Es decir, que, según esta definición, el arte kitsch sería un intento de emular el “arte culto” a través de medios mucho más modestos.

Por otro lado, existe otra definición del término (en realidad, bastante ligada con la anterior) que incluye entre las características del arte kitsch un imperante deseo de aparentar una calidad y un coste económico elevados de los que, en realidad, la pieza carece. En todo caso, el arte kitsch se produce en masa, a bajo coste y va destinado a los sectores populares de la sociedad, que lo compran bien sea para emular al “arte culto”, bien movidos por el amor hacia lo vintage, del que hablaremos más adelante.

que-es-arte-kitsch

El arte kitsch como arte

De hecho, se podría incluso valorar el epíteto de “arte” para referirnos al arte kitsch. Depende de la visión que tengamos del arte, por supuesto. Si nuestra concepción de este engloba solamente las grandes creaciones de los grandes artistas, entonces tampoco podríamos denominar arte a la cultura pop.

En todo caso, durante el siglo XX existieron artistas que reivindicaron la creación popular y la elevaron a la categoría de arte. Y no se trata de artistas mediocres, sino que hablamos nada menos que de Andy Warhol (1928-1987) y Salvador Dalí (1904-1989), entre muchos otros.

Warhol es todo un referente del arte pop, cuyas series son especialmente codiciadas en el mercado del arte de la actualidad. Por su parte, Dalí, reconocido como uno de los mayores exponentes del surrealismo, hizo mucho en su trayectoria artística y vital para elevar el concepto kitsch al estadio de arte. Entre otras cosas, el pintor diseñó numeroso material publicitario para la venta de masas, entre el que es necesario destacar el diseño para la conocida marca catalana Chupa-Chups.

Entonces ¿cuáles son las características del arte kitsch?

Hemos visto lo complicado que resulta definir el concepto kitsch, y cómo este varía dependiendo de la perspectiva que se tome. ¿Se trata de un arte “malo”? ¿De un arte, simplemente, popular? ¿De un intento de imitar a los grandes? ¿O quizá no es ni siquiera arte?

De la imitación a la nostalgia

Si vamos al origen de la palabra (recordemos, la chapuza en alemán) estaríamos hablando de un tipo de arte “mal hecho”, de mala calidad y con un escaso presupuesto de producción que, en general, pretende emular a las grandes creaciones artísticas. Así, podríamos incluir en el arte kitsch los numerosos souvenirs, réplicas de baja calidad y en pequeño formato de grandes obras de arte, como las figurillas del David o la Piedad de Miguel Ángel que se venden a los turistas por toda Italia.

Arte kitsch sería, pues, cualquier imitación de una obra de arte, tanto si resulta una ejecución buena como si se trata de un acabado más bien mediocre. Pero vayamos más allá. Porque el arte kitsch incluye también una dosis de nostalgia, que hace que los “artistas” miren hacia el pasado y tomen la inspiración de este para crear sus obras.

origen-arte-kitsch

Las casas californianas que se inspiran en estilos europeos ya caducos, citadas en la introducción, son un magnífico ejemplo. Lo kitsch recupera antecedentes que ya no “están de moda” y los reivindica, acaso con una nota de nostalgia exagerada que, a menudo, los convierte en excesivos y cursis, por emplear un adjetivo muy a menudo relacionado con el arte kitsch.

De nuevo, las fronteras entre los diversos conceptos se desdibujan. Porque, siguiendo esta definición de “nostalgia” ¿acaso no podríamos denominar también arte kitsch al Art Noveau, que fantasea con las formas góticas y orientales y las fusiona en edificios que parecen extraídos de un cuento? O, incluso ¿por qué no llamar kitsch al Renacimiento y al Neoclasicismo, cuya mirada nostálgica al pasado griego y romano es más que evidente?

Entre lo vintage y lo cursi

Que conste que estas palabras no las utilizamos por nuestro propio gusto, sino que son epítetos que suelen aplicarse al arte kitsch. Acerca del concepto vintage, está claro: esa mirada nostálgica al pasado habla por sí sola.

Los diversos objetos vintage (tocadiscos antiguos, gramófonos, cortinas de la abuela, gafas de sol de la década de 1950…) están tomando gran poder en la moda actual. La mirada hacia el pasado (especialmente, hacia el siglo XX) es ya casi obsesiva, y a partir de ello se ha creado una fiebre de coleccionismo que eleva el coste de estos objetos a niveles, a menudo, desorbitados.

caracteristicas-arte-kitsch

La fiebre vintage no solo recupera objetos auténticos de la época pasada, sino que permite fabricar nuevos que imitan dicho estilo. Es imposible no relacionar esto con el arte kitsch y su afán por recuperar la expresión artística y popular de antaño.

Sin embargo, a menudo el arte kitsch tiene una carga cursi que lo vintage no posee. A menudo se entiende lo kitsch como una horterada, algo que pretende emular el pasado, pero con dudoso gusto y, por supuesto, con escasos recursos. También es usual encontrar el término ñoño o naif relacionado con este estilo, lo que nos da una idea de cuál ha sido su recepción en ciertos ambientes.

Entonces ¿cómo podríamos definir el arte kitsch?

No existe una única definición que abarque la naturaleza de esta corriente. Mientras que a algunos puede parecerles una recuperación de la gloria de los tiempos pasados, para otros se les antoja como una bofetada al buen gusto. Mientras muchas celebridades coleccionan objetos kitsch para darse fama de modernos (porque, paradójicamente, la pasión por lo antiguo es algo moderno), otras renuncian a ello por considerarlo de dudoso gusto y menor calidad.

Y, mientras, los críticos tampoco están de acuerdo en qué es arte kitsch y qué no. Quizá con los años vaya perfilándose de forma más concreta que es el arte kitsch y, sobre todo, qué lo diferencia de sus primos el arte pop y el arte vintage.

diferencias-arte-kitsch
  • KULKA, T. (1996), Kitsch and Art, Pennsylvania State University Press
  • MAY, S. (2019), El poder de lo cuqui, Alpha Decay
  • MORENO, M.J., Estética kitsch: ¿quién decide lo que es el mal gusto?, en https://www.laverdad.es/ , 19 de octubre de 2020
  • TOWN, S., Kitsch no es arte. Industria cultural no es cultura, en https://www.cultugrafia.com/, 17 de febrero de 2023

Periodista

Licenciada en Humanidades y Periodismo por la Universitat Internacional de Catalunya y estudiante de especialización en Cultura e Historia Medieval. Autora de numerosos relatos cortos, artículos sobre historia y arte y de una novela histórica.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese

Consulta a nuestros especialistas