Los olmecas fueron una de las civilizaciones mesoamericanas más antiguas. szerbijn.

Mucho se habla, vagamente, sobre las culturas aborígenes del continente americano, especialmente del centro y sur del mismo. Las culturas Maya o Azteca son las más importantes a nivel histórico, debido a la gran influencia que tuvieron. Sin embargo, existen más de una docena de civilizaciones y culturas mesoamericanas, que cuentan con más de 20000 a.C. años en algunos casos.

Según los hallazgos y expertos arqueólogos, en esta zona del planeta existieron culturas mesoamericanas, tales como la huastecas, tlaxcaltecas, chichimecas, toltecas y zapotecas, entre otras. En este sentido, al parecer América se descubrió ya mucho antes de la llegada de Cristóbal Colón (1492) y del Imperio Español que llegó para asentar sus bases por la riqueza de estas tierras.

Los orígenes de Mesoamérica

Tal y como hemos indicado en la introducción, la cultura o civilización mesoamericana se remonta a la época prehispana de las regiones que ahora componen países como México, El Salvador, Belice, Guatemala, Nicaragua, Honduras y Costa Rica. El inicio de la proliferación cultural y demográfica se dio en el deshielo, allá por el año 7000 a.C., hecho que supuso el desarrollo de la actividad agrícola para que los habitantes pudieran subsistir.

Con el paso de los años (milenios) y a medida que iban evolucionando las distintas comunidades aborígenes, se fueron desarrollando otras habilidades más complejas, como la arquitectura y el establecimiento de ciudades. Como sucedió en los inicios de casi cualquier tipo de sociedad, también se fueron asentando las bases de una religión en la que inclinarse, realizar rituales y adorar a los dioses a los que se pedía ayuda en tiempos difíciles.

Las culturas mesoamericanas más relevantes

Aunque pueda parecer que estas sociedades surgieron al mismo tiempo, las investigaciones apuntan a una disparidad temporal entre unas y otras. A continuación encontrarás una breve explicación sobre las culturas mesoamericanas más importantes.

1. Aztecas

Curiosamente, en sus inicios los aztecas eran considerados una cultura mesoamericana inferior por su naturaleza nómada, hasta que llegó el siglo XV y decidieron asentar su propio imperio. Trabajaron la tierra para mejorar el cultivo, construyeron embarcaciones para recurrir a la pesca e inventaron un sistema de riego para abastecer de agua el territorio donde gobernaban.

Los aztecas empezaron a hacer uso del término Mexihco, que en su idioma significa “en el ombligo de la luna”, cuya ciudad -que acabó siendo la capital- fundada en 1325 como Tenochtitlán, terminaría siendo la actual capital de México. Como tribu dominante, los aztecas decidieron asimilar a las más débiles, creando una comunidad homogénea que acabaría juntando a 38 provincias, todas ellas tributarias para el desarrollo de la economía.

La religión que profesaban se la ha considerado como sanguinaria debido a las ofrendas que debían hacer a sus dioses, que muchas veces suponían el sacrificio de vidas humanas, prisioneros de guerras tribales o incluso familiares. Según su creencia, tenían que alimentar al dios del sol, de la fertilidad y del agua para poder subsistir.

2. Mayas

Esta es una de las civilizaciones más brillantes de las culturas mesoamericanas. Se les atribuye esta característica de excepcional porque influyeron en el desarrollo del conocimiento en la región. Por lo que respecta al continente americano, de ellos vino la astrología, las matemáticas o la escritura. Los mayas fueron considerados al mismo tiempo la comunidad comerciante por excelencia, y fueron pioneros con el cacao, la seda y el cultivo del algodón.

La religión era igualmente politeísta, aludiendo a la adoración a varios dioses, especialmente el del maíz, que era la fuente básica de ingresos y alimentación. Coincidiendo con la cultura azteca, también se recurre al sacrificio humano para contentar a los dioses, sobre todo para evitar el caos y la destrucción.

3. Olmecas

Se puede considerar a la cultura olmeca como la madre de las dos anteriores, la artífice de lo que engloban el asentamiento de las culturas mesoamericanas. Se les atribuye la creación de la escritura y epigrafía, la invención del cero y del calendario mesoamericano. En cuanto al apartado artístico, la cultura olmeca se distingue fácilmente del resto, pues su iconografía más emblemática está formada por grandes estatuas en forma de cabezas.

La sociedad olmeca se regía exclusivamente en base a leyes teológicas. Se la considera una teocracia de la antigüedad. La adoración a los dioses (también era politeísta) se representaban en templos dedicados a ellos y esculturas de idolatría. Además, existía una autoridad para regular el credo: la figura del Chamán, el equivalente al Papa Romano.

4. Cultura Teotihuacana

Quizás sea la civilización menos conocida y la más enigmática de todas ellas, puesto que se cree que desapareció mucho antes de la invasión española. Hay muy pocos datos sobre ella. El conocimiento que se tiene de los teotihuacanos surge la fundación de la ciudad de Teotihuacán, que significa “lugar de los dioses”.

Los trabajos arqueológicos dieron lugar al descubrimiento de la ciudad, que en su punto álgido fue considerada una metrópolis de prestigio y el centro neurálgico de Mesoamérica. La religión vuelve a tomar tremendo protagonismo en esta civilización, y los templos de Quetzalcóatl, la pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna, son testigos de ello.