Historias que han pasado entre generaciones. Unsplash.

Las leyendas irlandesas se caracterizan por un contenido místico y simbólico propio de la cultura celta. Sus personajes principales suelen ser seres mágicos, divinos o mitológicos con poderes sobrenaturales, que conviven con los humanos de distintas maneras. Las leyendas transcurren en los bosques y los lagos, pero también en mundos que está más allá de la experiencia humana.

Veremos en este texto 10 de las leyendas irlandesas más populares, así como sus contenidos vinculados a la mitología de esta isla.

Las 10 leyendas irlandesas más populares

Las leyendas y los mitos son parte fundamental de la cultura irlandesa. Nos permiten conocer la magia de sus bosques y castillos, así como los seres fantásticos que han inspirado el cine y la literatura. Además, son narraciones importantes para comprender pasado y presente de este atractivo país. El siguiente listado reúne 10 leyendas típìcas de Irlanda.

1. Osín de Tirnanoge

En la mitología irlandesa, Tir na nÓg o Tirnanoge es una isla donde el tiempo parece detenerse por momentos. Si nombre significa “Tierra de la Juventud” y es el lugar donde vivió la tribu de los dioses (los Tuatha Dé Danann) luego de haber abandonado Irlanda. Cuentan que se trata de una isla casi inaccesible, sólo es posible llegar después de un largo camino, o bien, bajo la invitación de un hada.

Ha sido descrita como un bello lugar donde no existe la enfermedad y al que han llegado monjes y héroes de distintas épocas. Uno de ellos fue Osi, hijo del mítico guerrero Fionn Mac Cumhaill, quien fue invitado por Niamh Chinn Óir. Dicen que Osín pasó tres años en Tir na nög y, cuando regresó a Irlanda montado en un caballo, encontró que su cabello y su piel eran repentinamente viejas: habían pasado trescientos años desde su partida. Fue encontrado por San Patricio, a quien le contó sus aventuras en la Tierra de la juventud.

2. La conversión de Macaldus

Cuentan que unos bandidos querían hacer una broma a San Patricio. Uno de ellos, de nombre Macaldus, se hace pasar por muerto y los otros piden al santo que lo resucite, sin tener éxito. Cuando intentan reanimar a Macaldus, los bandidos se percatan de que estaba realmente muerto. En ese momento corren tras San Patricio para pedirle, está vez en serio, que lo resucite.

El santo decide ayudarles, pero les impone también un castigo: envuelve a Macaldus en cadenas con candado, arroja la llave al mar, y lo envía en una barca solitaria. Eventualmente, la barca llega al puerto de Man, donde los pobladores rescatan a Macaldus. Mientras se encontraba en la isla, el bandido recibe formación para ser cura, y el día de la ordenación llega uno de los cocineros, quien traía consigo una llave que acababa de encontrar dentro de un pescado. Con gusto, Macaldus reconoce que se trata de la llave que por fin lo liberaría de sus cadenas.

3. Hag’s Head

Cerca de la región del Burren, en Irlanda, existen los acantilados de Moher, lugar famoso por sus castillos, sus cuevas y su mitología. En estos acantilados se encuentra un conjunto de rocas acomodadas de una manera peculiar. Se trata de una formación rocosa que pareciera ser la cara de una persona mirando hacia el mar.

Dicen que es la cabeza de la vieja bruja Mal, quien se enamoró de Cu Chulainn (héroe irlandés). Después de perseguirlo por bosques y castillos irlandeses, un buen día Cú Chulainn saltó por el acantilado. Mal hace lo mismo, pero no tiene éxito: chocó contra el acantilado y su cabeza quedó por siempre retratada en las rocas.

4. Las fiestas del fuego

Dicen que en el condado de Westmeath, en la localidad de Uisneach, se encuentran la puerta de entrada al ultramundo. Se trata del lugar donde están sepultados reyes y reinas. Rodeada por un lago, en la cima de una colina, esta localidad es sede de unas fiestas conocidas como las “fiestas de fuego”. Cuentan que en este lugar terminó la vida de Lugh, el dios de sol. No obstante, continuó existiendo en la forma de comenta que se parece cada mayo en la misma zona. Por lo mismo, en las fiestas del fuego se le dedican danzas, música y fuego en señal de ofrenda.

5. El fantasma de Malahide

Cerca de Dublín se encuentra un castillo que recibe el nombre de Malahide. Cuenta la leyenda que en este recinto vaga el espíritu de un hombre llamado Anthony, En vida, era el hombre encargado de proteger a la hija de Richard Talbot, conde irlandés del siglo XV. Una noche, la hija del conde sufrió un ataque, de cual la corte culpó injustamente a Anthony. A pesar de no haberse encontrado en la escena de la agresión, el hombre fue condenado a la horca. Dicen que a partir de ese día, Anthony se aparece en el castillo y sus alrededores, buscando el perdón y la justicia por su caso.

6. La colina de Tara

La colina de Tara es el recinto prehistórico de la tribu de los dioses irlandeses (Tuatha Dé Danaan). Estos dioses eran capaces de controlar la luz del sol y eran descendientes directos de los dioses creadores. A lo largo de tiempo, historiadores y arqueólogos han estudiado lo que yace debajo de este templo.

Entre otras cosas se ha descubierto dentro de la colina de Tara un monumento ovalado de más de 100 metros de ancho. Rodeando dicha estructura, y como si se tratase de una corona, se encuentran 300 agujeros de 2 metros de ancho cada uno. Esto sugiere que alguna vez existieron 300 columnas alrededor de la colina, y no sólo eso, sino que en el subsuelo de ésta deben existir tesoros por descubrir.

7. Oweynagat, la cueva de los gatos

En el condado de Roscommon es famoso por las cadenas rocosas que lo rodean. Históricamente, este lugar se reconoce como parte de la capital del reino de Connacht, lugar que albergaba personajes de Ciclo de Ulster, como la Reina Maeve y Ailiill de Connacht. Cuentan que una de las cuevas, llamada Oweynagat o cueva de los gatos, era utilizada como puerta de conexión entre el mundo de los humanos y el de los dioses. Dicen, además, que algunas criaturas destructivas han ingresado a la tierra por medio de esta puerta.

8. Los leprechauns

Los leprechauns son seres mitológicos y diminutos, con traje verde y barba pelirroja. De hecho, la palabra “leprechaun” tiene su origen en la terminología irlandesa para referirse a un “cuerpo pequeño” Más que una leyenda, se trata de uno de los personajes más representativos de la cultura irlandesa. Dicen que tienen mal carácter y que en tiempos pasados eran habitantes de Irlanda (se cree que fueron los primeros en llegar). También cuentan que se aparecen en los bosques y valles, a veces cargando una olla con monedas de oro. Los ambiciosos suelen seguirlos e intentar hurtarlas, cosa que puede hacerlos enfadar muy fácilmente.

9. Las banshees

Tal como los leprechauns, las banshees son seres mitológicos. Se trata de mujeres o espítirus femeninos similares a las hadas. De hecho, la palabra Banshee quiere decir Mujer (Ban), Hada (Shee). Su presencia no suele indicar nada bueno (dicen que se observa cuando alguien está por fallecer).

Por lo general toma la forma de una mujer envuelta por una capa que la cubre por completo. Otras versiones cuentan que las banshees se aparecen como una bella mujer joven, o bien, como una matrona. Además, se hace presente por medio de un lamento que puede comenzar como un susurro y avanzar hasta un fuerte grito, que es el augurio final de la tragedia.

10. El héroe Cuchulainn

Cuenta la leyenda que un día, el guerrero Crunn llegó a la capital del reino de Conchobor para ver una carrera de caballos presidida por el rey. En el transcurso de la carrera, Crunn aseguró que su esposa era más rápida que algunos de los competidores, aún cuando se encontraba embarazada. El rey de Conchobor pidió que la esposa demostrara esto y, para sorpresa de todos, así lo hizo. Posteriormente dio a luz a dos hijos, uno de ellos fue llamado Cuchulainn.

A pesar de haber crecido con la expectativa de estar siempre a la sombra de los otros; muy joven, Cuchulainn logró dar muerte a un animal que nadie podía vencer. Fue desde entonces conocido como un héroe que sale victorioso de cada batalla y es portador de las mejores armas. De hecho, alrededor de la leyenda de héroe Cuchulainn, se han desarrollado muchas otras historias.

Referencias bibliográficas:

  • Gonzáles, H. (2005). Tradiciones irlandesas. Un viaje a través de sus mitos, leyendas y cuentos populares. Círculo latino: Barcelona.