Las características de esta herramienta de recopilación de información.

La entrevista psicológica para niños es una herramienta que permite recopilar información sobre la situación emocional, cognitiva o conductual de los pequeños. Se trata de una de las herramientas más utilizadas para realizar evaluaciones e intervenciones psicológicas.

En este sentido, es importante tomar en consideración algunas cuestiones sobre su diseño y aplicación. Veremos a continuación cuáles pueden ser algunas de éstas.

Características generales de la entrevista psicológica

En términos generales, una entrevista es un método de recolección de información. Es una herramienta que permite recabar datos mediante una serie de preguntas sobre un tema en particular. Como tal, se trata de una técnica que puede ser utilizada para propósitos muy diversos. Dependiendo de estos propósitos, la entrevista se estructura y aplica de una manera o de otra.

Cuando se trata de una entrevista psicológica, el objetivo general es recabar información sobre el conjunto de manifestaciones que conforman la psicología de una persona. Esto es, conocer los procesos cognitivos, las sensaciones, las percepciones, las emociones, las actitudes e incluso el comportamiento.

A partir de esto, uno de los objetivos específicos de la entrevista psicológica puede ser por ejemplo conocer la forma en que una persona procesa o retiene información, para a partir de ahí realizar una intervención determinada. La entrevista también puede enfocarse en explorar una experiencia en particular, o bien, en las posibles causas de alguna conducta o malestar determinado.

Por lo general, la recopilación de esta información se dirige hacia ofrecer un tipo de evaluación, determinar las características de una situación en particular, o bien puede servir para establecer una guía de intervención determinada.

Tipos de entrevista

La entrevista psicológica puede diseñarse de manera estructurada o semiestructurada o abierta.

El primer caso se trata una serie de preguntas previamente establecidas cuyo orden y enunciación no permite ser modificado al momento de realizarla.

En el segundo caso, el entrevistador puede establecer previamente un guión, aunque en el momento de la entrevista admite la posibilidad de introducir nuevas preguntas u omitir otras. Se trata de un tipo de entrevista más flexible.

Finalmente, en la entrevista abierta se establece previamente un tema en particular, pero sin necesidad de fijar preguntas determinadas, ya que en el momento de la entrevista se espera que el propio entrevistado quien con mayor libertad los temas específicos que le interesa abordar.

Entrevista psicológica para niños: 7 estrategias

La entrevista psicológica realizada con un niño o niña puede tener distintos objetivos, y es a partir de éstos como se estructurará el guión, el tiempo y la aplicación de la entrevista. En términos generales, este tipo de entrevista requiere prestar atención a los recursos psicológicos del niño, a su desarrollo evolutivo, sus intereses y aficiones, las fuentes de apoyo familiar y social, su percepción sobre la estabilidad de sus contextos próximos y sus estrategias de afrontamiento emocional, y sus maneras de adaptarse a la vida cotidiana.

Dicho esto, veremos a continuación algunas pautas que puede ser importante considerar cuando se diseña y aplica una entrevista psicológica para niños.

1. Establecer los objetivos

El diseño de la entrevista psicológica consiste en determinar los objetivos de la misma y, a partir de esto, el guión y la estructura. Dicho de otras manera, las preguntas pueden ser distintas de acuerdo con la finalidad de la entrevista. Por ejemplo, no será el mismo guión si se trata de determinar si ha habido una experiencia de violencia doméstica, que cuando se trata de evaluar las habilidades cognitivas del menor.

2. Considerar el ciclo evolutivo del menor y su contexto

Cuando se realiza una entrevista psicológica con niños, las preguntas deben adaptarse a su zona de desarrollo próxima. Según la edad que tenga, difícilmente podemos esperar que se mantenga sentado respondiendo preguntas cerradas durante un periodo de tiempo largo. En el mismo sentido, es importante evitar preguntas complejas y largas: el vocabulario debe ser accesible y cercano para el niño.

3. Técnicas libres

Relacionado con lo anterior, es recomendable el diseño de una entrevista abierta o semiestructurada. Es decir, recurrir a las técnicas libres (con preguntas que no se responden únicamente con “sí” o “no”) y poco directivas. La sensación de encontrarse en un interrogatorio puede ser una fuente de estrés importante para el niño y entorpecer el proceso de la entrevista.

4. Evitar que la pregunta influya en la respuesta

En el mismo sentido, considerar que la manera en la que el entrevistador formula una pregunta muchas veces guía o influye la respuesta del entrevistado, especialmente en el caso de los niños. Para evitar esto es importante evitar preguntas excesivamente específicas así como tonos de voz o acercamientos forzados.

5. El clima de confianza

Es importante favorecer un clima de confianza, de seguridad y de libertad para el niño. En este sentido la entrevista debe realizarse en un ambiente protegido, que permita un clima empático, y con esto, la expresión de emociones, pensamientos y comportamientos.

En el mismo sentido, respetar los silencios y las pausas evitando presionar por conseguir una respuesta que probablemente esperamos. Esto quiere decir que es necesario adaptarse a la situación emocional del niño y respetar sus propios tiempos.

6. Atender al lenguaje no verbal

Al aplicar una entrevista psicológica con niños es muy importante tomar en consideración el lenguaje no verbal. Es así ya que, de acuerdo con la etapa de desarrollo del niño, sus habilidades cognoscitivas, su situación emocional e incluso su contexto socioeconómico, puede ocurrir que sus recursos lingüísticos sean limitados.

Poner atención al lenguaje no verbal, a las miradas, los silencios, las pausas, el enrojecimiento, los gestos, los movimientos repetitivos, las sonrisas, el volumen o tono de voz, etcétera, puede facilitar la comprensión de las situaciones que están siendo fuente de conflicto o de satisfacción para el niño.

7. Utilizar el juego

Una de las estrategias más utilizadas para realizar entrevistas con niños es el juego. Por lo general los juegos se adaptan con mayor facilidad al ciclo vital de los pequeños que las preguntas directas. Además, resulta un lenguaje cercano y llamativo para ellos. Especialmente es importante utilizar el juego en el momento de rapport, ya que es la situación que antecede a la entrevista y que permite abrir el clima de confianza. Así mismo es recomendable utilizar durante el cierre.

Nuevamente, los juegos que se utilizan dependen en gran medida de la información que queremos recopilar, y pueden ir desde memoramas hasta dibujos o simulaciones de la vida cotidiana.

Referencias bibliográficas:

  • Echeburúa, E. y Subijana, I.J. (2008). Guía de buena práctica psicológica en el tratamiento judicial de los niños abusados sexualmente. International Journal of Clinical Health Psychology, 8(3) [En línea]. Recuperado 18 de octubre de 2018. Disponible en http://www.redalyc.org/html/337/33712016008/
  • Herjanic, B. y Reich, W. (1997). Development of a Structured Psychiatric Interview for Children: Agreement Between Child and Parent on Individual Symptoms. Journal of Abnormal Child Psychology, 25(1): 21-31.