Este método ayuda a establecer el estilo de apego de los bebés y los niños y niñas de menor edad. Unsplash

Los primeros años de vida del niño se caracterizan por un conjunto de cambios significativos, en los que el desarrollo emocional y el establecimiento de vínculos sociales cobran especial relevancia. Esto ha llevado a los profesionales de la psicología a profundizar en las relaciones de seguridad y protección que se establecen entre los bebés y sus cuidadores principales. La aportación más destacada es la Teoría del Apego, desarrollada por John Bowlby entre 1969 y 1980.

El apego hace referencia al vínculo emocional, afectivo e intenso que se establece entre un bebé y su cuidador principal, generalmente la madre o el padre. Este estilo de vinculación se inicia en la infancia, en torno a los 3 meses de edad, y se prolonga a lo largo de la vida, en las relaciones con amigos, parejas e hijos. De este modo, la actitud de los padres hacia sus hijos y el tipo de apego que se establece entre ambos, va a determinar la calidad de los vínculos emocionales que establecerá el bebé a lo largo de su vida.

Si bien Bowlby asentó las bases de esta teorìa, fue la psicóloga Mary Ainsworth, quién en 1960 elaboró la primera técnica de evaluación del apego, conocida como “Situación extraña”. Veamos en qué consiste.

La técnica de La Situación Extraña

Esta es una técnica diseñada por la psicóloga Mary Ainsworth y utilizada en la Psicología del Desarrollo con el fin de determinar la naturaleza del estilo de apego en niños a partir de 12 meses de edad. Dicha técnica implica estudiar al niño en condiciones de laboratorio, en interacción con su cuidador principal y un adulto extraño, simulando tres tipos de situaciones:

  • Interacciones naturales entre el cuidador y el niño o niña en presencia de juguetes.
  • Separaciones breves del cuidador y encuentros breves con un individuo extraño.
  • Episodios de reunión con el cuidador.

El experimento se realizó en una pequeña habitación con cristal univisión, a fin de observar el comportamiento del bebé de forma encubierta. La muestra estaba compuesta de 100 familias estadounidenses de clase media, con bebes de entre 12 y 18 meses.

El procedimiento a seguir

El procedimiento consistió en observar el comportamiento del bebé en una serie de 8 episodios que duraron aproximadamente 3 minutos cada uno, pudiéndose acortar si el bebé se encontraba excesivamente angustiado. A continuación, se presentan las diferentes etapas del experimento:

1. Madre, bebé y experimentador

En esa fase, el obsevador introduce a la madre y al bebé en una sala experimental con juguetes. Dura aproximadamente 30 segundos.

2. Madre y bebé

En este episodio, el bebé se dedica a explorar la sala y los juguetes, mientras que la madre no participa de la actividad.

3. El extraño se une a la madre e hijo

Es el momento en que entra un desconocido a la sala. Durante el primer minuto permanece en silencio, para conversar con la madre en el segundo minuto. Durante el tercer minuto, el desconocido comienza a aproximarse al bebé.

4. La madre deja al bebé y al extraño solos

Es el primer episodio de separación en el que la madre abandona la sala. La conducta del desconocido se coordina con la del bebé.

5. La madre regresa y el extraño se va

Es el primer episodio de reencuentro. La madre entra, saluda y reconforta al bebé, intentando que éste vuelva a su actividad de juego.

6. La madre se va, abandonando al bebé

Se trata de la segunda fase de separación.

7. Vuelve el extraño

Continua la separación de la madre, pero ahora entra el extraño para intentar interactuar con el bebé

8. La madre regresa y un extraño se va

Es el segundo episodio de reencuentro en el que entra la madre, coge al bebé en brazos y el extraño abandona la sala.

Clasificación de los estilos de apego

Las clasificaciones del apego se basan principalmente en la observación de 4 comportamientos de interacción dirigidos hacia la madre en los dos episodios de reunión (Episodios 5 y 8). Estos comportamientos son:

  • Proximidad y búsqueda de contacto.
  • Contacto manteniendo.
  • Evitación de la proximidad y el contacto.
  • Resistencia al contacto y reconfortación.

El observador anota el comportamiento que se muestra durante intervalos de 15 segundos y califica la intensidad del comportamiento en una escala de 1 a 7. Al terminar la observación, se establecen tres estilos de apego para describir a la vinculación que manifiestan los bebés con sus madres.

1. Apego Seguro

Los bebés se sienten seguros para explorar libremente durante los episodios de separación. Muestran angustia cuando la madre se va y reaccionan con entusiasmo cuando vuelve. Esta pauta se dio en el 65% de los bebés.

2. Apego Evitativo

Los bebés incluidos en esta pauta se describen como inseguros-evitativos. Muestran poca angustia ante la separación y cuando la madre vuelve tienden a evitarla. Este caso se dio en un 25% de los bebés.

3. Apego Ambivalente

El bebé da muestra de angustia a lo largo de todo el procedimiento, especialmente durante la separación. Las reuniones con quien le cuida producen una mezcla de liberación enfado dirigido al mismo. Esta pauta se dio sólo en un 10% de los bebés.

Para conocer más sobre el apego y sus diferentes tipos, puedes consultar este artículo: "El apego infantil: definición, funciones y tipos"

Referencias bibliográficas:

  • Bowlbz, J. (1993). El apego: el apego y la pérdida. Paidos Ibérica.
  • Wallin, D. (2012). El apego en psicoterapia. Desclée De Brouwer.