Víctor Fernando Pérez: «Tendemos a enmascarar la condición que causa malestar»

El psicólogo Víctor Fernando Pérez nos habla sobre por qué las personas acuden a terapia.

Psicología y Mente

Psicología y Mente

Víctor Fernando Pérez: «Tendemos a enmascarar la condición que causa malestar»

La posibilidad de asistir a psicoterapia ha supuesto un gran avance en el ámbito de la salud mental en las últimas décadas. Allí donde hace años tan solo se ofrecía la posibilidad de recibir medicación o incluso de aislarse del resto de la sociedad, hoy se puede contar con apoyo profesional para aprender a gestionar las emociones, a controlar los impulsos, a adoptar una perspectiva más constructiva y que no alimente la desesperanza o las psicopatologías en general, etc.

Sin embargo, nada de esto tendrá lugar si la persona con problemas de carácter psicológico no busca ayuda profesional. Por ello, es clave entender qué mecanismos son los que llevan a las personas a acudir por primera vez a la consulta del psicoterapeuta. De ello hablaremos en esta entrevista al psicólogo Víctor Fernando Pérez, quien está al frente del centro ENDI En Directo.

Entrevista a Víctor Fernando Pérez: ¿Por qué la gente acude a terapia?

Víctor Fernando Pérez es psicólogo, speaker y Director Ejecutivo de ENDI En Directo, centro de psicología y coaching nacido en Ciudad de México. En esta entrevista nos habla sobre lo que lleva a las personas a buscar ayuda terapéutica.

Víctor Fernando Pérez López

Víctor Fernando Pérez López

Psicología

Profesional verificado

Ciudad de México

Terapia online

Desde tu punto de vista como profesional... ¿Cuáles son las causas más frecuentes por las que las personas acuden a psicoterapia?

El motivo de consulta está relacionado con condiciones frecuentes e intensas de tristeza, angustia, disgusto, culpa... Es decir, emociones y sentimientos que provienen de causas muy diversas pero que si no se trabajaran en terapia tenderían a somatizar (pueden conducir a síntomas o trastornos físicos u orgánicos en los que no se descarta que a algún momento la persona necesite de atención médica).

El principal motivo es la ansiedad; quien requiere terapia enfrenta una angustia constante incluso permanente. Entre otros síntomas, destacan la sensación de opresión y la dificultad para respirar (que normalmente esta no se hace consciente hasta que la ansiedad ya está instalada); algo que requiere atención es que en muchos de estos momentos suele existir dolor emocional, algo parecido a una sensación de angustia, normalmente a nivel central en el pecho.

En ocasiones las personas llegan cuando ya hay condiciones que las acercan a un cuadro depresivo, que corresponde a una serie de síntomas acompañados de un patrón de desánimo en el que se ha estado viviendo de manera intensa algunas de las emociones antes mencionadas, que causan malestar y que requieren ser tratadas para sanar emocionalmente.

¿Es habitual que las personas acudan a terapia sin tener una idea muy clara del problema que tienen, y que lo comprenda mucho mejor tras las primeras sesiones con el psicólogo?

Sí, sobre todo cuando hablamos de los acontecimientos que producen esas emociones. Esto sucede debido a que los seres humanos tendemos a evitar la atención o a enmascarar la condición que causa malestar. Sucede que algunas personas acuden cuando habían decidido restarle atención a aquello que les ocasiona dolor emocional. Cuando el problema ya se está viendo reflejado en un malestar más intenso es cuando se llega algo que llamamos punto de quiebre.

Por supuesto, cualquiera de estas situaciones en las que la persona despierta conciencia de su malestar sirven de impulsoras para que la persona verdaderamente asuma la voluntad de rescatarse.

En el mejor de los casos puede ser que alguien cercano a él o ella intente animarle a darse cuenta de lo que está sucediendo. En ocasiones quien lo sufre se niega a sentir que hay algo mal y es ahí cuando es de enorme ayuda que alguien que se interesa por su bienestar le ayude buscar un mejor estado de bienestar y apoyo.

¿Es posible que las personas que rodean a quien se encuentra en situación de dolor emocional le ayuden a salir de él?

Es probable, aunque no es fácil que esto suceda. Normalmente las personas más cercanas no pueden ayudar como quisieran por haber un vínculo emocional con quien lo está pasando mal, o incluso por sentirse afectadas por su condición; pero está claro que no la quieren ver sufrir.

¿Cómo caen las personas en situaciones desesperanzadoras?

Ante situaciones de malestar que permanece por un largo periodo puede existir una condición que la persona interpreta como desmotivación o un decaimiento.

La falta de motivación en ocasiones puede deberse a que la energía que la persona posee se enfoca en afrontar lo que llamamos “crisis”. Es importante encontrar lo que a la persona le ayudará a salir de esa desesperanza, es de gran ayuda la terapia.

¿Cómo puede ayudar la terapia?

Todo proceso de terapia primero debe enfocarse en reducir el malestar. Por ello, además de entender el motivo por el que la persona requiere ayuda, en primera etapa es hacer una buena detección de condiciones que pueden afectar su estado general.

Cuando la persona acude a mi atención, en los protocolos atiendo de manera considerada, con un sentido humano lo que conocemos como cuatro bases para el equilibrio físico, emocional y psicológico. Por ello quien acude recibe atención a cuatro factores que consideramos “los cuatro pilares del equilibrio vital”.

¿Sigue estando presente el mito de que solo tiene sentido ir al psicólogo si se sufre un trastorno mental?

Es una excelente pregunta. Te comento que hay personas para quienes sigue existiendo dicho mito, y desafortunadamente algunos casos que se convierten una en una condición de complejidad podrían haber sido atendidos en primera etapa con un buen acompañamiento psicológico.

Ahora bien, las condiciones de trastorno mental o condición orgánica en todo caso requieren ser tratadas por otro especialista, ya sea un psiquiatra o un neurólogo.

Por suerte cada vez más personas acuden a terapia para resolver situaciones que no se convierten en condiciones de gravedad y que con un buen acompañamiento son resueltas de la mejor manera.

¿Puedes poner algunos ejemplos de personas que se pueden beneficiar de la psicoterapia sin necesidad de haber desarrollado una psicopatología o incluso sin sentirse mal en su día a día?

Por supuesto. Tengo pacientes que solicitan terapia cuando se dan cuenta que les está siendo un poco más difícil o que le llevará más tiempo resolver una situación en la que además la persona está implicada emocionalmente.

Para quienes han evitado caer en el mito de la enfermedad mental está demostrado que las dificultades pueden ser resueltas de una manera más práctica y encontrando sus mejores recursos con terapia. Se resuelven problemáticas que no se han agravado y como consecuencia, su condición es más fácil de abordar y de resolver.

¿Qué papel juega el coaching en los procesos de intervención psicológica?

Bien, primero que nada hay que mencionar que hoy en día existen muchos métodos a los que se les llama coaching, y que gran parte de las prácticas no oficiales se han desviado de lo que es el método original de atención terapéutica.

El método original del coaching funciona en coadyuvancia con la psicoterapia. El coaching en su concepto más profesional y alineado con estándares internacionales funciona.

Te puedo mencionar entre otras instituciones a la ICF (por sus siglas en Inglés Federación Internacional de Coaching) busca ayudar a las personas a encontrar soluciones a problemáticas que no implican intervención psicológica, así como a potenciar resultados y superar límites autoimpuestos. Es importante aclarar que el coaching no es un proceso que resuelva crisis o acontecimientos traumáticos, sin embargo es de gran ayuda en diversos procesos.

¿Crees que en los próximos años, los ámbitos de intervención de la psicoterapia aún se diversificarán más?

Estoy convencido. De hecho, el avance de las tecnologías y comunicaciones hoy permiten que las personas acudan a terapia online de la manera más práctica y sencilla. Cada vez son más las personas que se están beneficiando de esta nueva manera de recibir terapia.

Si bien todavía hay personas a las que les resulta difícil no tener al terapeuta de manera presencial, una vez que se dan la oportunidad se percatan de las grandes ventajas: recibir la atención en cualquier lugar que se encuentren sin necesidad de desplazarse, lo que significa comodidad y un gran ahorro de tiempo. La terapia online, con las medidas correctas, ofrece alto grado de confiabilidad. Asimismo es una gran oportunidad que puedas elegir tu terapeuta en cualquier parte del mundo.

La terapia está potenciando el rol de la psicología creando una conciencia de autocuidado y atención oportuna. No debemos olvidar que en todo caso la terapia psicológica debe estar siempre enfocada en la sensibilidad del ser humano.

Mantener un sentido empático y consideración para con toda persona que requiere ayuda y eso no impide que en los próximos años podamos ver un crecimiento aún mayor en el campo de intervención de la Terapia Online y con el apoyo de otras tecnologías y para ello, hay que estar más preparados.

Artículos relacionados