Pexels

El estudio de la inteligencia es una de las áreas que más choques de puntos de vista han generado tanto en psicología como en ciencias sociales en general. 

Definir lo que es la inteligencia es en sí un campo de batalla, y si además se pretende relacionar el concepto de cociente intelectual con la ideología política de cada persona, la polémica está servida. El motivo es claro: un alto CI es un rasgo que todos los defensores de posturas políticas quieren asociar a su causa, porque la inteligencia no es simplemente una característica personal, sino que también acarrea un fuerte valor moral: ser inteligente es bueno.

Pero, más allá de todas las opiniones y juicios de valor sesgados, existen algunas investigaciones que, aunque tienen limitaciones y podrían ser víctimas de ciertos sesgos en su diseño, tratan de abordar el tema de la relación entre CI e ideología política del modo menos subjetivo posible. Así que... ¿son más inteligentes las personas de izquierdas? ¿Las de cento, quizás? Veamos lo que se ha hallado a través de estos estudios.

Las izquierdas, las derechas y su relación con el CI

Por lo general, si tuviésemos que decir si son más inteligentes las personas de izquierdas o de derechas y solo tuviésemos que dar una respuesta sin entrar en detalles, habría que admitir que hay más estudios que relacionan un mayor CI con las ideologías de izquierdas que estudios que hacen lo mismo con las posiciones derechistas. Sin embargo, dentro de esta visión simplista de los resultados obtenidos a través de investigaciones hay varias cosas que hay que tener en cuenta.

La primera de ellas es que existen muchos estudios que han llegado a resultados contradictorios. Existen dos posibles motivos que permiten explicar esto. El primero es que clasificar las ideologías políticas en "izquierdas y derechas" es una manera de simplificar demasiado la realidad, y el segundo es que la cultura de cada país y región parece jugar un papel muy importante en el modo en el que se relacionan inteligencia e ideología. A continuación veremos qué significa esto.

¿Qué significa ser conservador?

Una de las teorías más conocidas a la hora de explicar cómo interactúa el cociente intelectual y el posicionamiento político es el que distingue entre progresistas y conservadores.

Según Lazar Stankov, por ejemplo, las personas conservadoras se caracterizan por una cierta rigidez cognitiva: valoran muy positivamente el seguimiento de constante de las normas y el respeto a la autoridad, las tradiciones la ortodoxia a la hora de interpretar textos. En definitiva, hacen suyo un marco de reglas que ya les viene dado por ciertas autoridades o grupos de presión.

Esta manera de seguir normas puede ser vista como la antítesis del concepto de inteligencia, que está relacionado con la capacidad para encontrar formas creativas de comportarse ante situaciones novedosas a través de unas buenas dosis de agilidad mental, por lo cual Stankov y otros investigadores han propuesto que las personas con menos inteligencia se ven más seducidas por las posiciones políticas conservadoras. Además, el propio Stankov llegó a encontrar correlaciones entre un bajo CI y una alta puntuación en conservadurismo, por lo cual esta teoría quedaba reforzada.

Ahora bien... ¿Acaso esta relación entre ideología e inteligencia no depende del contexto cultural de cada país? Actualmente se dispone de información provista por estudios que indican el modo en el que la historia de un país o región afecta al modo en el que la ideología dominante "por defecto" está más situada a la derecha o a la izquierda. De este modo, mientras que en Brasil existe un fuerte apego por el centralismo ideológico a causa de la inestabilidad histórica del país, en Rusia el conservadurismo está más relacionado con el comunismo ortodoxo de Stalin, mientras que en los EEUU el carácter conservador está relacionado con el anticomunismo y la defensa de las intervenciones militares fuera del país.

Los matices dentro de las ideologías

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de ver cómo se relacionan el CI y la ideología es la siguiente pregunta: ¿se puede decir que exista una sola izquierda y una sola derecha? Existen varios estudios que muestran que dentro de los grupos de personas identificadas como conservadoras o progresistas existen detalles que muestran hasta qué punto estas dos categorías tienen subgrupos muy diferentes entre sí. Por ejemplo, se puede ser liberal en lo económico y conservador en lo social. Es lo que ocurre, por ejemplo, en gente adscrita a posturas de derechas relacionadas con el rechazo a las formas de vida no occidentales y a los valores de izquierdas que a su vez defienden la existencia de la libre circulación del dinero.

Al mismo tiempo, las personas que se ven a sí mismas como defensoras de políticas de centro pueden ser vistas como integrantes de un tercer grupo con sus propias características que las distinguen de gente con ideologías de los extremos. En este sentido existen tanto estudios que relacionan un alto CI con una postura moderada de centro como otros que encuentran el fenómeno contrario: una alta inteligencia asociada a personas con posturas más radicales tanto de derechas como de izquierdas. Rindermann y su equipo de investigadores hallaron el primer tipo de resultado, mientras que Kemmelmeier encontró el segundo.

¿Por qué ocurre esto? Existen muchos posibles factores que pueden explicar esta diferencia, pero uno de ellos posiblemente tiene que ver con las características de los grupos de personas que se estudiaron en cada uno de estos estudios.

Gustos políticos sofisticados

Mientras que Rindermann, que vio una relación entre un alto CI y la ideología moderada, estudió a personas con un nivel de inteligencia promedio, Kemmelmeier estudió personas con un CI más alto de lo normal

Esto sugeriría que las personas dotadas con un nivel intelectual dentro de la normalidad se verían más seducidas por lo moderado, mientras que las más inteligentes serían más propensas a explorar isiones más sofisticadas y alejadas de lo socialmente establecido, encontrando maneras en las que estas los pueden seducir. Es una explicación probable, ya que también se ha encontrado una relación entre un alto CI y una mayor tendencia a afirmar que se tienen unas posturas políticas bien definidas, mientras que las personas sin una ideología política definida tienden a obtener puntuaciones de inteligencia más bajas.

En conclusión

Aunque se han obtenido resultados muy interesantes a lo largo de varias investigaciones, aún no se han obtenido resultados concluyentes que permitan afirmar con un buen grado de seguridad que las personas de cierta ideología política son más inteligentes.

Los factores culturales y los matices dentro de los espectros políticos tienen una importancia que hace que sea difícil hallar tendencias universales.

Referencias bibliográficas:

  • Kemmelmeier, M. (2008). Is there a relationship between political orientation and cognitive ability? A test of three hypotheses in two studies. Personality and Individual Differences, 45(8), pp. 767 - 772.
  • Rindermann, H., Flores-Mendoza, C., & Woodley, M. A. (2012). Political orientations, intelligence and education. Intelligence, 40(2), pp. 217 - 225.
  • Stankov, L. (2009). Conservatism and cognitive ability. Intelligence, 37(3), pp. 294 - 304.