¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

8 estrategias para motivar a los adolescentes a obedecer a los padres

Estrategias de crianza para que los adolescentes se involucren en el cumplimiento de normas.

Estrategias para motivar a los adolescentes a obedecer a los padres

La adolescencia es una de las etapas más complicadas por las que atraviesan los pequeños de la casa, y en ocasiones algunos padres pueden sentirse perdidos sin saber cómo educarlos y cómo ofrecerles lo que necesitan en este nuevo período tan crucial para su desarrollo.

De hecho, una de las principales características de los jóvenes que están transitando por la adolescencia es su tendencia a la rebeldía a la hora de afrontar cualquier regla o norma de comportamiento dentro o fuera del hogar, algo que puede llegar a complicar las relaciones familiares y las estrategias de educación aplicadas en casa. Dicho de otro modo, ante los adolescentes, resulta complicado ser una figura de autoridad. Por eso, en este artículo encontrarás varios consejos para motivar a los adolescentes a obedecer las normas aplicadas por los padres y madres, haciendo que se involucren en el cumplimiento de esta.

¿Cómo motivar a los adolescentes a seguir las normas impuestas por sus padres?

Sería un error asumir que por el simple hecho de ser adolescentes, estos jóvenes se negarán a respetar las normas o mostrarán un claro desinterés por las reglas aplicadas en casa por los adultos; hay mucho que podemos hacer para lograr que no solo las cumplan, sino que además tengan interés por cumplirlas. Veámoslo.

1. Fomentar la comunicación (sin convertirla en interrogatorios)

La comunicación es una herramienta esencial para establecer relaciones interpersonales exitosas y satisfactorias con cualquier persona y también a la hora de educar a los hijos que están en edad adolescente.

Fomentar la comunicación significa crear un clima familiar propicio para que nuestro hijo se sienta cómodo a la hora de explicarnos cualquier cosa que le haya sucedido en el día a día, ya sean problemas, miedos, dudas u obstáculos vitales. Debe crearse un contexto comunicativo en el que los jóvenes no se sientan interrogados o puestos a prueba, y del cual también puedan obtener algo valioso.

La comunicación con los hijos también puede ser aplicada a la hora de educarlos, y esto se puede lograr explicando el porqué de las normas a seguir y procurando que entiendan cómo se pueden beneficiar de la existencia de dichas normas.

2. Pactar las normas

Hacer partícipe a los adolescentes de las normas establecidas en el hogar familiar es una excelente manera de motivarles para que se impliquen en la convivencia común y de hacerles entender que son parte importante de la familia.

Estrategias para motivar a los adolescentes a obedecer

Es por eso que pactar las normas con ellos, en la medida de lo posible, es una de las mejores maneras para que las cumplan en el futuro, ya que las concebirán como algo que les interpela y no como un conjunto de obligaciones impuestas y aleatorias.

De igual manera, a la hora de establecer normales de cualquier tipo no debemos limitar a aplicar castigos si estas no son cumplidas, sino que debemos crear un sistema de recompensas justas.

3. Evitar controlar excesivamente su vida

Otra de las estrategias que deben tener siempre en cuenta los padres de chicos y chicas adolescentes es la de no intentar controlar todos los aspectos de sus vidas y dejarles espacio y también libertad en su vida privada.

Respetar la libertad individual de nuestro hijo para que viva su vida con autonomía aportará fuerza y legitimidad a las normas que sí son razonables y pueden ser aplicadas para el día a día y la convivencia en familia.

4. Ofrecer recompensas

Como se ha indicado, basar la educación de los hijos en un sistema de recompensas justas puede ayudarnos a motivarlos para que quieran obedecer a sus padres y se impliquen para que la convivencia sea óptima en todo momento.

Las recompensas las podemos ofrecer cuando el hijo o la hija adolescente haga algo bien hecho y que sea significativo, con esfuerzo y dedicación, y ésta siempre debe ser proporcional al objetivo logrado.

Además de eso, debemos evitar que haya agravios comparativos entre los hermanos, ofreciendo siempre las mismas recompensas a todos los hijos que hagan bien su trabajo.

5. Predicar con el ejemplo

Predicar con el ejemplo significa que si queremos que los hijos hagan algo de una determinada manera, debemos empezar nosotros por hacerlo así.

Así pues, si queremos que nuestros hijos no tengan hábitos nocivos en su vida como los de beber alcohol o fumar, debemos ofrecerles un modelo de conducta adecuado tampoco haciéndolo nosotros.

6. Reconocer los progresos

Reconocer los progresos del/la adolescente al comportarse bien contribuye enormemente a mejorar su autoestima y su motivación para seguir portándose así, obedeciendo cada una de las normas establecidas.

Además de eso, hablar de ellos y con ellos en términos positivos, elogiando su esfuerzo, premiando sus éxitos y valorando todo lo bueno que hacen, es una excelente forma de relacionarnos con nuestros hijos y establecer un vínculo emocional positivo.

7. Mantener la consistencia

Mantener la consistencia en las normas ampliadas significa que estas normas deben ser siempre vigentes y deben ser cumplidas por todos los miembros de la casa.

Si una vez dejan de aplicarse, se pierde totalmente su valor, porque los hijos pueden considerar que su aplicación es aleatoria y que nuestra autoridad está en entredicho.

8. Ofrecer alternativas

Otra de las funciones de los padres para mantener motivados a sus hijos adolescentes en el cumplimiento de las normas consiste en ofrecer siempre alternativas cuando un cambio de comportamiento genere resistencias en el adolescente.

Esto significa que cuando el hijo no quiere o es incapaz de seguir una norma determinada de conducta, podemos ofrecerle una alternativa para que la cumpla y obedezca a sus padres igualmente.

¿Buscas asistencia psicológica?

Si te interesa disponer de ayuda psicológica profesional para adolescentes o para familias, ponte en contacto con nosotros. En Psicoconsulting podemos ayudarte.

Artículos relacionados