Un resumen de las ciencias auxiliares de la geografía. Unsplash.

Nuestro planeta posee una serie de condiciones que lo hacen capaz de albergar vida tal y como la conocemos, y de hecho por el momento no se ha identificado otro en el que ésta exista (pese a que es improbable que sea el único).

Pero aunque sea nuestro hogar, lo cierto es que hay mucho que no sabemos de nuestro planeta. Es por ello que existe la geografía, disciplina que intenta investigar y explorar la superficie de nuestro planeta.

Sin embargo a menudo los conocimientos y técnicas propias de una única disciplina no es suficiente para explicar y adquirir un conocimiento crítico de aquello que se estudia, sino que precisa de la aportación de ciencias afines o especializadas en elementos concretos vinculados al objeto de estudio con el fin de obtener un conocimiento más completo. Ello ocurre también con la geografía, y es por ello que de cara a visualizar como otras ciencias contribuyen a su comprensión vamos a describir algunas de las ciencias auxiliares de la geografía más relevantes.

¿Qué es la geografía?

La geografía es la disciplina o rama de la ciencia que tiene como principal objeto de estudio la superficie de nuestro planeta, describiendo y analizando tanto las particularidades del terreno y los diferentes territorios y paisajes como las sociedades que en ellas habitan, así como la interacción entre ambas. Este estudio hace referencia tanto a territorios naturales como generados por la sociedad.

Se trata de una disciplina histórica y antaño considerada universal, si bien con el paso del tiempo ha sido desplazada por otras ciencias tales como la física o la química. En síntesis, la geografía analiza los fenómenos naturales y geográficos existentes en la actualidad, así como los diferentes factores que influyen en su cambio. Y en su hacer, a menudo alimenta sus conocimientos con las aportaciones de diversas ciencias auxiliares.

¿Qué son las ciencias auxiliares?

Reciben el nombre de ciencias auxiliares el conjunto de disciplinas que, si bien no se adscriben por completo a una disciplina concreta y tienen sus propios objetos de estudio, la complementan y prestan de apoyo de cara a mejorar la comprensión y el desarrollo de la disciplina en cuestión.

Uno de los casos más fáciles de entender, y en el que más se suele emplear la ayuda de ciencias auxiliares, es la historia. Es posible analizar los sucesos que ocurrieron en el pasado únicamente en base a los hechos en sí.

Sin embargo, este conocimiento es parcial si no tenemos en cuenta que nuestra manera de ver las cosas puede diferir en gran medida de la que tenían en las épocas estudiadas. Así, podremos entender mejor lo que sucedió si se tiene en cuenta por ejemplo las condiciones económicos, la manera de pensar, las creencias, valores y expectativas culturales, el nivel de desarrollo de la agricultura y la ganadería o la climatología del momento (lo que implica la participación de ciencias como la economía, sociología, psicología, agricultura o meteorología).

El caso de la geografía es similar: comprender el estado actual y los cambios que sufre y ha ido sufriendo la superficie del planeta requiere conocer aspectos como el clima, la formación o desaparición de acuíferos o glaciares, el comportamiento del las placas tectónicas o incluso el efecto que tienen sobre ella los seres vivos (incluyéndonos a nosotros). Es por ello que es tan necesaria la ayuda de las ciencias auxiliares.

Principales ciencias auxiliares de la geografía

La geografía puede nutrirse y mejorar su comprensión de su objeto de estudio en base a las aportaciones de múltiples disciplinas, entre las cuales podemos encontrar las siguientes.

1. Geología

La geología estudia la composición y estructura de las rocas y de los suelos, algo que resulta fundamental de cara a entender las propiedades y contribuir a explicar el porqué y el cómo puede cambiar la superficie del planeta. La tectónica forma parte de ella, estudiando por ejemplo el movimiento de las masas de tierra.

2. Meteorología

Otra de las ciencias auxiliares más relevantes para la geografía es la meteorología, ya que el estudio del comportamiento de nuestra atmósfera, el tiempo y clima puede servir para explicar procesos como la desertización o las inundaciones.

3. Hidrología

Tres cuartas partes de la superficie terrestre son agua, con lo que la geografía debe beber en gran medida del estudio de la composición y el comportamiento del líquido elemento en todo tipo de aguas: ríos, acuíferos, mares u océanos. Y de su estudio se encarga la rama de la ciencia denominada hidrología.

Dentro de esta podemos encontrar su ramas como la oceanografía o la potamología. Las mareas o el nivel del mar o la presencia de acuíferos, son aspectos que se vinculan por ejemplo con la cantidad de tierra emergida.

4. Criología

Esta disciplina se encarga del estudio del agua en estado sólido, incluyendo la formación de glaciares o de granizo. Técnicamente podría considerarse dentro de la hidrología, y su participación en la geografía puede ser de gran utilidad.

5. Cartografía

La cartografía se encuentra profundamente vinculada a la geografía, siendo la ciencia que estudia la topografía del terreno y toma medidas de ella para elaborar documentos gráficos tales como los mapas.

6. Astronomía

Aunque la geografía se centra en nuestro planeta, la Astronomía es también una disciplina a la cual puede recurrir para mejorar la comprensión de su objeto de estudio. El comportamiento de los astros y cómo influyen en nuestro planeta, así como la menta en que nuestro planeta se mueve por el cosmos, puede ayudar a explicar el estado de la superficie.

7. Ecología

Nuestro planeta está habitado por una inmensidad de criaturas, las cuales sobreviven en un sutil equilibrio para con el ecosistema del que dependen. La presencia o ausencia de determinados seres vivos puede llegar a alterar en gran medida la superficie de la Tierra.

8. Biología

Sin duda alguna la biología es una ciencia especialmente vinculada con la geografía, ya que los distintos seres vivos tienen un papel en el estado de la superficie del planeta. Plantas, animales e incluso microorganismos forman parte del mundo y lo modifican (por ejemplo las plantas contribuyen a la formación de oxígeno y dificultan la erosión del suelo).

9. Sociología

El estudio de las sociedades y las formas de organización humana es un elemento propio de la sociología, la cual puede contribuir a analizar el concepto de territorio y como el ser humano opera en él. De hecho de la unión de ambas disciplinas surge la llamada geografía social.

10. Política

A pesar de que aparentemente poco tiene que ver con la geografía, la política puede llegar a ser considerada ciencia auxiliar de esta debido a que la comprensión de los sistemas de organización y gestión humanos así como de las múltiples leyes y políticas aplicadas en relación al territorio puede llegar a influir e incluso a explicar el estado de la superficie del planeta.

Además de ello la política explica también la división de territorios realizada por los diferentes países. De hecho, la relación entre política y geografía es tan relevante que exista una subdisciplina llamada geografía política.

11. Física

Una de las ciencias más puras que existen, la física se encarga de estudiar la materia, la energía y sus propiedades. La física puede ser utilizada para comprender las propiedades de la superficie terrestre y las fuerzas a las que se ve sometida.

12. Historia

Nuestro paso por el mundo es relativamente corto, pero no cabe duda de que ha contribuido a modificar la superficie terrestre. Por ejemplo la industrialización o la creación de las ciudades son factores que han cambiado en gran medida la superficie terrestre.

Referencias bibliográficas:

  • Bartsch, J., Colvard, M.P. (2009). The Living Environment. Nueva York: Prentice Hall.
  • Cosgrove D. E. (ed.) (1999). Mappings. Londres: Reaktion Books.