Ya hemos hablado en anteriores artículos sobre interpretación de sueños, sobre la razón por la cual soñamos, y hasta sobre los sueños lúcidos. Pero hasta el momento no habíamos tratado sobre los malos sueños o pesadillas.

Nos ha pasado a todos: nos despertamos abruptamente a mitad de un sueño. Hasta es posible que sudemos y sintamos miedo, como si la experiencia hubiera sido bien real. Aunque intentemos volver a conciliar el sueño, seguimos sintiendo angustia que nos lo impide, y esta sensación puede durar horas.

Una investigación llamada Nighmares, y dirigida por el médico especialista en Medicina del Sueño James F. Pagel Jr, que fue publicada en la revista American Family Physician, aporta algunos datos relevantes sobre los malos sueños.

Pesadillas: más habituales de lo que creemos

Todos hemos tenido pesadillas, y son mucho más frecuentes de lo que creemos. Soñar con algo inquietante y perturbador, según la teoría freudiana, podría ser una señal de que nuestro inconsciente intenta sacar a la luz algunos conflictos internos que todavía no hemos superado.

Por su parte, los neurocientíficos coinciden en señalar que los sueños tienen una función biológica y psicológica crucial: nos permiten reorganizar la información que hemos recibido durante el día y hallar soluciones para los problemas que nos atormentan.

Las siete pesadillas más comunes… y su explicación

Cada persona tiene sus propios conflictos internos y eso se refleja en el contenido de los sueños y pesadillas que experimenta. Pero, fundamentalmente, todos soñamos con cosas muy parecidas. ¿Cuáles son las pesadillas más recurrentes y qué explicación podemos darles?

1. Estar desnudo en la vía pública

No es un sueño que siempre se viva con angustia, pero cuando lo percibimos como una pesadilla, puede indicar que nos sentimos vulnerables ante los demás.

Es una pesadilla común entre personas que se sienten inadaptadas o que no confían en sus posibilidades para afrontar alguna circunstancia de su vida.

2. Ser perseguido

Es una de las pesadillas más frecuentes. Sentirse perseguido es señal de que estamos pasando por una etapa estresante de nuestras vidas, hasta el punto de que la realidad nos sobrepasa. También puede indicar que estamos evitando un problema en concreto. La causa principal de este tipo de mal sueño es el miedo a afrontar algo.

Tememos enfrentarnos a algunas situaciones que pueden marcar un cambio importante en nuestras vidas, como por ejemplo una separación matrimonial (o de noviazgo) o la necesidad de liberarnos de alguna carga emocional que arrastramos desde hace tiempo.

3. Caer al vacío

No siempre es vivida exactamente como una pesadilla, pero lo cierto es que es uno de los sueños más recurrentes. Nos despertamos con una mala sensación en el cuerpo, como si la caída hubiese sido real y abrimos los ojos abruptamente en el momento en que deberíamos haber chocado contra el suelo.

Es una pesadilla común a todas las etapas vitales. ¿Cuál es su significado? Soñar que caemos al vacío puede ser señal de temor a perder el control sobre alguna situación de la vida, o estar experimentando la sensación de que no tenemos nada sólido a lo que agarrarnos. Este sueño puede ser producto de una percepción de indefensión y hasta de miedo a morir.

4. Perderse

Es una pesadilla que suele provocar más intranquilidad en los niños que en las personas adultas. Suele indicar que la persona percibe que ha perdido el control sobre algunos aspectos relevantes de su vida, y no sabe qué decisiones tomar. También puede ser una señal de que hemos tomado una decisión pero no estamos del todo seguros de haber obrado bien. E incluso puede significar que estamos temerosos por el futuro.

5. Sensación de ahogo

Esta pesadilla puede ser soñada en distintos formatos. La forma más clásica es el ahogamiento en el agua, pero también cuando estamos en lugar estrecho del que no podemos escapar y sentimos una angustiante sensación de asfixia.

En ambos casos, la interpretación de esta pesadilla es que la persona está abrumada por algún evento vital; quizá poniendo mucho empeño en que algo salga bien a pesar de todos los obstáculos. Es normal que aparezca en etapas de la vida en que estamos especialmente ansiosos en la que no vemos salida al túnel a corto plazo. También es posible que estemos demasiado centrados en nuestra rutina laboral o académica y estemos acusándolo psicológicamente.

6. Ser atacado por alguien

Esta pesadilla está bastante asociada al miedo. Cuando hemos decidido actuar de determinada forma, podemos estar ansiosos y temerosos ante la reacción de las demás personas.

No se trata de un miedo a recibir agresiones físicas sino más bien a la crítica, al rechazo y al aislamiento social, probablemente por parte de alguien que tenemos en muy alta consideración.

7. Perder algunos dientes

Esta es una pesadilla curiosa pero a la vez muy frecuente. Puede ser síntoma de una sensación de pérdida de control sobre nuestra vida. También puede darse cuando sentimos que estamos fuera de lugar o avergonzados en alguna situación concreta de nuestro día a día.

Puede guardar cierta relación, también, con no estar muy conforme con la estética personal, no percibirse a uno mismo como demasiado atractivo o estar por debajo de las expectativas que los demás vierten en nosotros.

Algunas conclusiones

Cabe matizar que las interpretaciones de cada uno de los sueños son de carácter genérico y pueden ser algo distintas dependiendo de algunos detalles de la pesadilla. Además que, por supuesto, cada persona es diferente y tenemos conflictos vitales muy dispares.

El punto interesante de el significado de los sueños es que nos permite darnos cuenta de que hay momentos en que podemos estar más ansiosos o temerosos de lo normal, y quizá necesitemos un momento de tranquilidad para reflexionar sobre aquello que nos angustia.