La naturaleza está formada por una gran diversidad de seres vivos, entre los cuales estamos nosotros, los humanos. Dentro de ella, podemos diferenciar hasta 5 reinos de la naturaleza: el animal, vegetal, fungi, protista y monera o procariota.

Cada reino comparte una serie de características comunes. En este artículo veremos cuáles son los parámetros que permiten realizar dicha clasificación, y cuáles son las características definitorias de cada grupo. Además, mencionamos ejemplos de cada reino.

Los cinco reinos de la naturaleza y sus características

En el mundo de la naturaleza, existen 5 reinos bien diferenciados. El criterio que clasificó estos reinos de la naturaleza fue propuesto, en el año 1977, por el microbiólogo Carl Woese. Actualmente, esta clasificación es la más consensuada entre muchos científicos expertos en la taxonomía de los seres vivos, y está basada en otros criterios.

Los reinos de la naturaleza son:

  • El reino animal
  • El reino vegetal (plantae)
  • El reino fungi
  • El reino protista
  • El reino monera

Características compartidas

Los reinos de la naturaleza mencionados comparten una serie de características (que difieren en cada uno de los reinos), y que son las siguientes.

1. Organización celular

Esta puede ser de dos tipos: unicelular (una única célula) o pluricelular (millones de células). Ejemplos de organismos unicelulares son las bacterias, algunas algas y hongos, los protozoos… Y, ejemplos de organismos pluricelulares son: los humanos, los mamíferos...

2. Tipo de célula

La célula del organismo puede ser, como en el caso anterior, de dos tipos: eucariota o procariota. Las células eucariotas (propias de los humanos, por ejemplo) son las que tienen su material hereditario (ADN) encerrado dentro de una doble membrana.

Las células eucariotas son mucho más complejas que las células procariotas, que, en este caso y a diferencia de las anteriores, no tienen núcleo, y su ADN se ubica en el citoplasma.

3. Tipo de reproducción

La reproducción puede ser de tres tipos: reproducción sexual, asexual o por esporas.

4. Nutrición

La nutrición también puede ser de dos tipos: heterótrofa o autótrofa. La primera implica que la materia orgánica es transformada en nutrientes, y energía, y que el animal la obtiene de ahí. La segunda, implica que el organismo se genera su propio alimento, como por ejemplo las plantas y algunas bacterias).

5. Locomoción

Los seres vivos pueden moverse de forma autónoma (locomoción autónoma) o bien no moverse (locomoción inmóvil).

6. Tipo de respiración

Otra característica que comparten los reinos de la naturaleza es su tipo de respiración, que puede ser aeróbica o anaeróbica.

7. Otras características

Finalmente, cada uno de los cinco reinos posee características propias (únicas) y diferenciadas.

¿Cómo son los organismos de cada reino?

Vvamos a conocer las características (y ejemplos) de cada uno de los reinos de la naturaleza.

1. Reino animal

¿Qué forma el reino animal? Los organismos vivos que tienen las siguientes características: son organismos pluricelulares, heterótrofos, con respiración aeróbica, con células eucariotas, que se reproducen de forma sexual (en la mayoría de los casos) y que se mueven de forma autónoma.

A su vez, este reino se divide en dos grupos: los organismos vertebrados (con espina dorsal o columna vertebral) y los organismos invertebrados (sin columna vertebral ni esqueleto interno articulado). Los primeros se subdividen en: peces, reptiles, mamíferos, aves y anfibios; los segundos, por su parte, incluyen: insectos, gusanos y moluscos.

Algunos ejemplos del reino animal son: vacas, tigres, leones, el ser humano, abejas, elefantes, cocodrilos, avestruces, pingüinos... Además, algunos animales son microscópicos, como por ejemplo los tardígrados.

2. Reino vegetal

El segundo de los reinos de la naturaleza, el reino vegetal (también denominado reino plantae), está formado por organismos que presentan las siguientes características: pluricelulares, autótrofos, eucariotas, inmóviles, anaeróbicos y que se pueden reproducir de dos formas; sexualmente o asexualmente.

El hecho de que sean autótrofas, significa que las plantas se generan su propio alimento, gracias al proceso de fotosíntesis. De hecho, son las únicas que lo hacen, junto a ciertas algas unicelulares, pertenecientes al reino protista.

Ejemplos del reino vegetal son todo tipo de planta (con o sin flores): la magnólia, el tulipán, la sandía de la nieve, la planta de la banana, el pino cembra, el helecho real...

3. Reino fungi

El reino fungi es el reino de los hongos. En este caso, éste está formado por organismos con las siguientes características: pluricelulares, aeróbicos, inmóviles, heterótrofos, con célula eucariota y que se reproducen de tres formas: por esporas, sexualmente o asexualmente.

Como dato curioso, este reino se incluyó como uno de los cinco reinos de la naturaleza en 1969, gracias a la clasificación del ecólogo estadounidense Robert H. Whittaker (1920-1980). Concretamente, Whittaker estableció los criterios de clasificación según el tipo de célula (procariota o eucariota) y el nivel de organización celular (unicelular o pluricelular). Esto lo consiguió a través del microscopio eléctrico.

Pero Whittaker fue más allá, y sugirió incluir otros criterios de clasificación, ya mencionados a lo largo del artículo: el tipo de nutrición (autótrofa o heterótrofa) y el tipo de reproducción (sexual o asexual). Algunos ejemplos del reino fungi son: el hongo estrella, el matamoscas, el cigarro del diablo, la levadura de cerveza, la lacaria amatista...

4. Reino protista

El reino protista se caracteriza por agrupar organismos que, por sus características, no se pueden incluir en ningún otro reino. Así, en cierta forma se trata de un “cajón de sastre”, porque incluye organismos tanto unicelulares como pluricelulares, autótrofos y heterótrofos, con reproducción sexual y asexual, etc.

Dentro del reino procariota encontramos los protozoarios (o protozoos) y las algas. Históricamente, éste constituye el reino de “las primeras formas eucariotas de vida”, y se le considera como tal desde 1866, cuando el naturalista alemán Erndt Haeckel (1834-1919) así lo incluyó en la clasificación de los cinco reinos de la naturaleza. Sin embargo, en su propuesta inicial, Haeckel incluía en el reino protista a todos los organismos unicelulares.

Ejemplos del reino protista (y que seguramente hayas escuchado poco) son: la amoeba, la gregarina, el paramecio, el volvox, el coanozoos, el stentor, el cercomonas...

5. Reino monera

Finalmente, el último de los reinos de la naturaleza es el reino morena, también denominado reino procariota. Dentro de este reino encontramos todos los organismos unicelulares y procariotas; así, se trata de seres microscópicos. Constituyen los únicos organismos con células sin un núcleo definido. Su material genético es el más simple de todos los reinos.

Estos organismos fueron definidos, por primera vez,por Ernst Haeckel, en 1866. Más tarde, el biólogo Herbert Copeland (1902-1968) incluía dentro de este grupo también a las bacterias. Algunos ejemplos del reino monera son: la bacteria Clamydia, la bacteria Escherichia coli, el Lactobacillus casei, el Clostridium botulinum, Sorangium cellulosum, la Bifidobacterias, la Serpulina…

Referencias bibliográficas:

  • Campbell N. y Reece J. (2007). Biología. Editorial Panamericana.
  • Raven P.H.; Evert R.F. & S.E.Eichhorn. (1991). Biología de las Plantas, 2 vols. Ed. Reverté, S.A.