Los 11 tipos de sinestesia (y sus características)

Estas son las principales clases de sinestesia, variantes de un curioso fenómeno de la percepción.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Tipos de sinestesia

¿Oír colores? ¿Saborear sonidos? ¿Ver las letras de colores? ¿Atribuir personalidad a los números?

Por sorprendente que pueda parecer, no son pocas las personas que tienen la particularidad de mezclar sensaciones, un fenómeno conocido como sinestesia el cual puede manifestarse de formas muy distintas.

Hay quienes oyen colores, otros saborean las letras o, incluso, ven el tacto... ¡Hay tantos tipos de sinestesia que podríamos hacer una enciclopedia con ellos! Descubramos cuáles son los principales.

¿Qué es la sinestesia?

¿Te imaginas una forma totalmente diferente de percibir la realidad? En el colegio nos enseñaron que hay 5 sentidos: oído, gusto, vista, tacto y olfato. Estos sentidos se perciben cada uno por un órgano diferente, en teoría.

Pero, ¿qué pasaría si al tocar una superficie con una textura determinada escuchásemos también un sonido? ¿Cómo se vería el mundo si se nos entremezclaran los sonidos? ¿Sería caos o una ventaja? Sigue leyendo para adentrarte en un mundo totalmente diferente.

Toda nuestra vida hemos oído que existen 5 sentidos (realmente hay más, pero ahora mismo no nos incumbe ese debate). Los seres humanos tenemos oído, vista, gusto, olfato y tacto y cada uno de estos sentidos se percibe con un órgano distinto: vemos con los ojos, oímos con las orejas, saboreamos con la lengua, olemos con la nariz y tocamos con nuestra piel. Pero, ¿qué pasaría si al tocar algo oyéramos una melodía? ¿y si al oír una canción viéramos un vívido paisaje multicolor? a esto lo llamamos sinestesia.

La sinestesia es un fenómeno por el cual la percepción sensorial se da simultáneamente a través de dos sentidos diferentes, los cuales están interconectados. Por ejemplo, hay quienes al escuchar música también ven colores, mientras que otros asocian letras, números o nombres de personas a determinados colores. Pueden darse combinaciones de sentidos de todos los tipos, motivo por el cual se sabe que existen muchos tipos diferentes de sinestesia, siendo habitual que una persona con sinestesia tenga también un segundo o tercer modalidad de este peculiar fenómeno.

Parece ser que este fenómeno se da con mayor frecuencia en mujeres, entre 3 y 8 veces más que los hombres, y no se sabe el motivo de ello. También es más probable tener sinestesia si se es una persona zurda. Hay componente hereditario detrás de la aparición del fenómeno, pues en las familias que tienen un miembro que experimenta sinestesia hay alta probabilidad de que otro miembro también presente este fenómeno, y parece que estaría asociado al cromosoma X. Suele ser frecuente también en personas con trastorno de espectro autista.

Normalmente, la sinestesia se da con dos de los cinco sentidos clásicos, aunque en ocasiones bastante poco comunes puede ocurrir que se vean implicados tres de ellos. Al margen de cuántos sentidos estén implicados, este fenómeno parece ser muy poco común, habiendo estadísticas que apuntan que se daría entre el 1 y 4% de la población, aunque hay estudios que sugieren que el 15% de la población general experimentaría algún tipo de sinestesia.

Pese a lo relativamente común que podría llegar a ser, ¡muchas personas ni siquiera saben que experimentan sinestesia! De hecho, no es extraño que las personas sinestésicas lo descubran por pura casualidad, descubriendo que eso de oler colores u ver las letras de diferente color no es normal.

Los principales tipos de sinestesia

Si bien todos los sentidos se pueden combinar de todas las maneras posibles, las interferencias perceptivas más comunes de la sinestesia tienen que ver con los sentidos del gusto y el oído, siendo la correspondencia color/tono una de las más frecuentes. A continuación vamos a ver algunos ejemplos de tipos de sinestesia relativamente comunes.

1. Sinestesia grafema-color

La sinestesia grafema-color es el tipo más frecuente, estimándose que ocurre en un 49% de las personas sinestéticas. Consiste en ver de un determinado color símbolos, como letras y números o las palabras en su conjunto.

El poema “Vocales” del poeta francés Arthur Rimbaud se considera un ejemplo de este tipo de sinestesia en el mundo del arte.

Una curiosidad de este tipo de sinestesia es que hay algunas asociaciones que resultan más habituales que otras independientemente de las persona. Por ejemplo, la asociación entre la letra A y el color rojo suele ser bastante común en personas sinestéticas.

2. Cromestesia

La cromestesia consiste en la asociación sensorial entre colores y sonidos, incluyendo también la capacidad de percibir sonidos o melodías al observar colores y el proceso inverso. Algunos estudios apuntan que el 30% de las personas sinestéticas presentan cromestesia.

Algunos artistas conocidos, como el pintor ruso Vasili Kandinsky y el poeta Charles Baudelaire presentaban este tipo de sinestesia, y mostraron sus particulares interferencias sensoriales en su creación artística.

Sinestesia visual

3. Sinestesia léxica-gustativa

Las personas con sinestesia léxica-gustativa perciben sabores al momento de escuchar una palabra, un tipo de interferencia sensorial que se cree que afecta menos del 0,2% de la población mundial.

Un ejemplo conocido de este tipo de sinestesia es el de ALGUIEN James Wannerton, un hombre que asegura saborear un gofre cada vez que escucha la palabra “basketball”.

4. Sinestesia de personificación

La sinestesia de tipo personificación es verdaderamente curiosa y rara, consistiendo en percibir la “personalidad” de símbolos como letras o números. Por ejemplo, consiste en ver que la W es una letra arisca o que el 7 es un número tacaño y malicioso.

5. Números con forma

Algunas personas sinestéticas ven formas al pensar en números, un tipo de sinestesia que fue descrito por primera vez por el pionero de la estadística y la psicometría Francis Galton a finales del siglo XIX.

6. Sinestesia espacio-tiempo

Las personas que presentan este tipo de sinestesia establecen una conexión muy fuerte entre los parámetros de tiempo y espacio, percibiendo el tiempo como si fuera una entidad física. Pueden organizar el tiempo con formas como cuadrados, diferentes tamaños según cuán grande o pequeño sea el período de tiempo o incluso le atribuyen colores.

7. Sinestesia tacto-espejo

La sinestesia tacto-espejo consiste en la percepción de sensaciones táctiles al ver que otras personas las sienten, como, por ejemplo, ver que alguien toca un cristal y sentir que son sus dedos los que sienten el tacto frío y liso de esa superficie.

Es inevitable relacionar con las neuronas espejo del cerebro, células que se activan cuando vemos a alguien hacer algo y que es como si representaran en nuestra mente el comportamiento que vemos en los demás.

Algunos han asociado la sinestesia tacto-espejo con niveles de empatía por encima de la media.

8. Sinestesia tacto-emoción

Hay personas que sienten emociones al tocar superficies con texturas determinadas, siendo este tipo de sinestesia sumamente extraña.

9. Sinestesia auditiva-táctil

La sinestesia auditiva-táctil implica que quien la presenta percibe sensaciones físicas al oír determinados sonidos. Este tipo de sinestesia incluye de todo, yendo desde interferencias sensoriales relativamente sencillas, como por ejemplo oír un chirrido mientras se toca una superficie metálica, hasta situaciones más complejas como escuchar la palabra “boloñesa” al tocar una piedra.

Sinestesia auditiva

10. Secuencias espaciales

Las secuencias espaciales son un tipo de sinestesia que consiste en ver los números como si fueran puntos en el espacio.

Un ejemplo común de este fenómeno es el de ver que los números más pequeños se encuentran cerca y los más grandes lejos.

Este tipo de sinestesia ha sido relacionado con presentar una mejor memoria que la media de la población.

11. Personificación ordinal lingüística

La personificación ordinal lingüística es un peculiar fenómeno en el que se asocian secuencias ordenadas y personalidades o géneros. Un ejemplo sería relacionar el número 5 con una persona obesa o entre la letra Y con una monitora de aeróbic.

¿Cómo se detecta la sinestesia?

No existen unos criterios diagnósticos únicos para detectar la sinestesia. Al ser una condición neurológica sumamente extraña y que puede manifestarse de tantas maneras diferentes, su detección puede ser un verdadero reto. Por fortuna, el neurólogo estadounidense Richard Cytowic ha propuesto una serie de criterios para facilitar la detección de casos de sinestesia.

En primer lugar, la sinestesia se produce de forma involuntaria y es provocada por un estímulo sensorial.

Además, las experiencias sinestésicas son proyectadas, es decir, no se ven con el “ojo mental” (cuando nos imaginamos cosas), sino que se ven como si realmente estuviera fuera de nuestro cuerpo, como un estímulo sensorial real.

Es un fenómeno duradero y genérico, es decir, la asociación entre dos o más sentidos y estímulos se mantiene en el tiempo. Por ejemplo, si una persona ve la letra E como amarilla, seguirá viéndola de ese color a largo plazo, aunque cabe decir que hay casos de personas que pueden cambiar su forma de percibir ciertas sensaciones sinestésicas. En cuanto a lo genérico se hace referencia a que las personas sinestésicas tienden a percibir sensaciones simples, por ejemplo, si oyen sonidos rara vez verán un paisaje complejo, sino más bien formas y colores sencillos.

Gracias a que se ven implicados dos o más sentidos a la hora de percibir el mundo, las personas con sinestesia suelen poseer una gran memoria. Esto es debido a que tienen más pistas para recordar aquello que han vivido. Por ejemplo, si somos personas que asociamos colores a las palabras, puede que un término tan largo como es “esternocleidomastoideo” lo veamos de color naranja y lo asociemos más fácilmente a la lección de anatomía que nos ha tocado memorizar para la clase de biología.

  • Gómez-Robledo, M. (2014) Cuando el rojo suena a do. Diario El País. Recuperado de www.elpais.com
  • Cytowic, R. E. & Eagleman, D. M. (2009). Wednesday is Indigo Blue: Discovering the Brain of Synesthesia (with an afterword by Dmitri Nabokov). Cambridge.
  • Amin, M., Olu-Lafe, O., Claessen, L.E., Sobczak-Edmans, M., Ward, J., Williams, A.L. & Sagiv, N. (2011) Understanding grapheme personification: a social
  • synaesthesia? Journal of Neuropsychology, 5, 255-282.
  • Asano, M. & Yokosawa, K. (2013) Grapheme learning and grapheme-color synesthesia: toward a comprehensive model of grapheme-color association. Frontiers in Human Neuroscience, 7, 757.
  • Banissy, M.J. & Ward, J. (2007) Mirror-touch synesthesia is linked with empathy. Nature Neuroscience, 10, 815-816.
  • Bargary, G. & Mitchell, K.J. (2008) Synaesthesia and cortical connectivity. Trends in Neurosciences, 31, 335-342.
  • Brang, D. & Ramachandran, V.S. (2011) Survival of the synesthesia gene: why do people hear colors and taste words? PLoS Biology, 9, 11.

Artículos relacionados