El estrés es un estado cada vez más común en la sociedad, especialmente dentro de las grandes ciudades. Se trata de una alteración del organismo, donde nos vemos sobrepasados por las demandas del entorno. Cuando éste es debido al trabajo, hablamos de estrés laboral.

En este artículo conoceremos en qué consiste esta alteración, y hablaremos de cómo prevenir el estrés laboral en las empresas. Para ello, ofreceremos 6 propuestas que pueden aplicar las empresas para prevenir el estrés entre sus trabajadores.

Estrés y estrés laboral: ¿qué son?

El estrés es un estado psicofisiológico del organismo, que aparece cuando las exigencias del entorno superan los recursos de los que disponemos. A veces se utiliza el término “ansiedad” para hacer referencia a cómo nos sentimos en momentos altamente estresantes.

El estrés puede aparecer en diferentes ámbitos de la vida, ya sea el ámbito personal, social, laboral… Cuando se manifiesta en el ámbito laboral (es decir, cuando aparece como consecuencia del trabajo), hablamos de “estrés laboral”. Se sabe que hasta un 59% de los trabajadores españoles padece estrés laboral, lo que repercute negativamente en la salud de la persona, pero también en su productividad, calidad de vida, etc.

El estrés laboral se debe a múltiples factores: muchas horas de trabajo, exigencias altas por parte de la empresa, pocas horas de sueño, tener una personalidad autoexigente, no cumplir con los objetivos, cansancio acumulado, etc.

Cuando este estrés es muy elevado y aparece junto a otros síntomas, entonces hablamos del “burnout” o “síndrome del burnout”. De hecho, este síndrome ha sido reconocido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como un síndrome oficial.

Su síntoma característico es un desgaste profesional, que se traduce en un desgaste físico y emocional. Pero estamos hablando de casos más extremos que el simple estrés laboral; por eso es importante prevenir éste último, para evitar que desemboque en un síndrome de burnout.

Cómo prevenir el estrés laboral en las empresas

Pero, ¿cómo prevenir el estrés laboral en las empresas? ¿Es esto posible?

En este artículo ofreceremos algunas propuestas para prevenirlo, orientadas a que las puedan aplicar las propia empresas.

1. Campañas que fomenten el deporte

La primera propuesta que planteamos sobre cómo prevenir el estrés laboral en las empresas, y que puede resultar una buena idea es que las empresas ofrezcan a sus trabajadores campañas o programas destinados a potenciar el deporte entre sus empleados. Éstas pueden consistir en la planificación de ciertas actividades deportivas a lo largo de todo el año (por ejemplo una vez a la semana). Las actividades pueden ser: yoga, bicicleta, baloncesto, fútbol… Hay una gran variedad de deportes entre los que escoger.

Estas actividades idealmente deben ser grupales, e involucrar al máximo número de trabajadores posible. A partir de ellas se pretenderá que los trabajadores adquieran hábitos de vida saludable a través del deporte; a su vez, el deporte es una buena herramienta para prevenir y combatir el estrés laboral, ya que ayuda a liberar tensiones y a segregar endorfinas.

Además, este tipo de actividades también pueden ser una buena opción para fortalecer el vínculo entre los trabajadores, potenciar las relaciones sociales y fomentar un buen clima laboral.

2. Fruta diaria en la oficina

Esta segunda propuesta, también relacionada con la anterior, nos ofrece otra perspectiva sobre cómo prevenir el estrés laboral en las empresas. Está encaminada, igual que la anterior, a fomentar hábitos saludables entre los trabajadores. Así, la alimentación es otra pieza clave para obtener este estilo de vida.

Los estilos de vida saludables permiten prevenir el estrés laboral, ya sea dentro o fuera del trabajo. Además, se sabe que la alimentación influye mucho en el estado de ánimo y en la energía. La iniciativa de proporcionar fruta gratuita a los trabajadores, aunque pueda parecer un gesto pequeño, puede fomentar otras conductas saludables en ellos.

3. Sesiones de Mindfulness

El mindfulness es, a su vez, una filosofía de vida, una práctica saludable y un tipo de terapia. Consiste en la práctica de la meditación, un estado al que se llega mediante la concentración; la meditación permite “dejar la mente en blanco” y llegar a una sensación de paz y plenitud, a través de ejercicios de respiración y relajación. Así, el mindfulness es una muy buena herramienta para prevenir el estrés.

La idea de proponer un programa de mindfulness dentro de las empresas también puede ser una buena opción sobre cómo prevenir el estrés laboral en las empresas. Este programa puede consistir en una sesión semanal de mindfulness en un espacio habilitado dentro de la empresa, o fuera de ella (en un espacio abierto). Estos detalles dependerán de las preferencias y disponibilidad de recursos de cada una.

4. Sesiones de masaje

Esta propuesta, igual que algunas de las anteriores, ya está siendo implementada por muchas empresas, ya que se considera innovadora y saludable. A través de ella, se contrata un servicio de masajistas y/o fisioterapeutas que acudan a la propia oficina a realizar un masaje de corta duración a los trabajadores (por ejemplo, entre 15 minutos y 30 minutos). Estas sesiones pueden ser espaciadas (por ejemplo una vez a la semana, una vez al mes…), siempre dependiendo de cada empresa.

El tipo de masaje suele ser en el cuello y la cabeza, pero también puede abarcar otras zonas (aunque en la oficina lo más factible es cuello y cabeza). Estos masajes pueden producir un estado de relajación en el trabajador, aunque sea de corta duración. El sentirse bien y cómodo en la oficina permite prevenir las sensaciones de estrés o de ansiedad incipientes. Además, esta práctica permitiría “romper” con la rutina aunque sea por poco tiempo.

5. Formación en técnicas de relajación

Otra propuesta que hacemos sobre cómo prevenir el estrés laboral en las empresas tiene que ver con las técnicas de relajación. Las empresas pueden programar formaciones para los trabajadores que expliquen diferentes técnicas de relajación; lo ideal es que éstas se puedan aplicar dentro de la oficina, en un momento de cierto desgaste o estrés, o simplemente cada cierto tiempo.

Existen ejercicios que se pueden realizar en la misma silla de la oficina, o en otro sitio dependiendo del tipo de trabajo; estos pueden ser ejercicios de respiración y/o meditación. Pueden durar pocos minutos y aplicarse cuando sea necesario. Además, permitirán mantener un ritmo adecuado en el trabajo, productivo, pero a la vez relajado.

6. Formación en ergonomía

La última propuesta que planteamos sobre cómo prevenir el estrés laboral en las empresas es la formación en ergonomía, una disciplina dentro de los riesgos laborales. Aunque la formación en riesgos laborales es obligatoria para los trabajadores en todas las empresas, a veces no se tiene lo suficientemente en cuenta.

Además, es una buena opción impartir sesiones especiales de ergonomía, esta disciplina en concreto, que nos enseña cómo sentarnos correctamente para evitar lesiones o contracturas, cómo trabajar, qué temperatura es la adecuada dentro de la oficina, qué condiciones ambientales son las más idóneas, etc.

Unas condiciones de trabajo adecuadas, a nivel ambiental, así como un correcto conocimiento de cómo trabajar, permitirá que el trabajador esté a gusto (previniendo el estrés laboral), cómodo, no se haga daño y sea de lo más productivo.

Referencias bibliográficas:

  • Fino, R. (2016). Cómo prevenir el estrés laboral. Superrhheroes Sesame.

  • OMS (2000). CIE-10. Clasificación internacional de enfermedades, décima edición. Madrid. Panamericana.

  • Peiró, J.M. y Rodríguez, I. (2008). Estrés laboral, liderazgo y salud organizacional. Papeles del psicólogo, 29(1): 68-82.