Una ayuda para analizar los tipos de liderazgo.

También conocida como red administrativa, la malla gerencial es una herramienta que se utiliza para la descripción del estilo de liderazgo. También se encarga de identificar específicamente cinco estilos de liderazgo que mezclan diferentes niveles de preocupación por la tarea y por las personas.

Dimensiones de liderazgo en la malla gerencial

El modelo de malla gerencial fue creado por Blake y Mouton (1969), quienes ofrecieron un sistema esquemático a través del cual se muestran las actitudes hacia las posiciones en relación con las tareas a realizar y las personas involucradas.

Su teoría se basa en la Malla 9x9 para la cual se encargaron de crear una manera muy objetiva de representar gráficamente el punto de vista bidimensional de los estilos de liderazgo. Así pues, para Blake y Mouton existen dos dimensiones básicas de liderazgo efectivo.

Por un lado está el interés por las personas, es decir, la preocupación de los gerentes por las relaciones humanas, por satisfacer motivos de los componentes del grupo, que no están necesariamente relacionados con los objetivos de la organización, obteniendo con ello una considerable cohesión del grupo.

El interés por la producción, por el otro lado, es el grado en el que los directivos se preocupan e interesan por la realización de los objetivos.

Estas dos dimensiones se denominan orientación hacia las personas y orientación hacia la producción, respectivamente. Dichos factores se dan en todas las personas que dirigen, teniendo en cuenta que cada individuo es único y por lo tanto se hallan combinadas en proporciones diferentes en cada sujeto.

Estas dimensiones son análogas a las dimensiones de "iniciación de estructura" y "consideración" de anteriores estudios de la Ohio State University y con los rasgos típicos de los líderes "centrados en los empleados" que formularon los estudios de la Michigan University.

Rejilla de Dirección de Blake y Mouton

Dichos estilos de dirección descritos en la malla gerencial pueden tomar como referencia 5 puntos:

Malla gerencial

Por otro lado, los estilos de liderazgo según la malla gerencial son los siguientes.

1. Estilo 1.1: Empobrecido

Se caracteriza por la mínima preocupación, tanto por los resultados como por los integrantes del equipo. No se le puede llamar propiamente dirección, ya que el directivo no ejerce apenas influencia en la configuración de la actividad laboral/profesional de su grupo de trabajo, ni en las relaciones humanas.

Tampoco procura la cohesión del grupo. Sigue la ley del mínimo esfuerzo, por lo que no intenta mejorar la eficiencia de las organizaciones ni el bienestar de los trabajadores. Si surgen complicaciones, desaparece. Está presente y ausente a la vez.

2. Estilo 1.9: Club campestre

En la esquina superior izquierda de la malla está el “estilo club campestre”, el cual se caracteriza por una gran preocupación por las personas y poca preocupación por las tareas de producción. Los gerentes que emplean este estilo intentan crear un ambiente confortable y seguro. Además confían en que sus subordinados responderán con un alto desempeño.

La preocupación por atender a las necesidades de satisfacción social lleva a una atmósfera y ritmo de trabajo amistosos, aunque no necesariamente productivos.

3. Estilo 9.1: Producir o perecer

Representa una orientación de máxima intensidad hacia los resultados y mínima a las personas. Se enfatizan fuertemente los intereses hacia la producción.

El jefe adopta su función directiva apoyándose en su rango jerárquico, mientras que el personal a su cargo recibe instrucciones sobre la tarea a realizar, siendo la obediencia su característica principal.

Este estilo supone una dirección de carácter autoritario, en el que el principio a seguir por el directivo es rendimiento, pero sin interesarse en absoluto por las relaciones interpersonales, ya que pueden perturbar la buena marcha del trabajo.

Los sujetos sólo son medios para alcanzar un fin, las relaciones humanas se basan en la autoridad y la obediencia. Se relacionaría con una actitud hacia las personas en el trabajo característico de la Teoría X.

4. Estilo 5.5: Equilibrado

En medio de la malla se encuentra el “estilo equilibrado”. Los gerentes que aplican este estilo creen que las necesidades de las personas y las organizaciones están en conflicto, y por eso es difícil satisfacer ambas.

Creen que lo mejor que puede hacerse es encontrar un equilibrio aceptable entre las necesidades de los trabajadores y las metas de producción de la organización. El desempeño idóneo se alcanza manteniendo la moral del empleado en un nivel suficiente para conseguir que se realice una cantidad adecuada de trabajo.

5. Estilo 9.9: Equipo

Por último, en la esquina superior derecha de la malla se encuentra el “estilo de equipo”, el cual se caracteriza por la máxima preocupación en cuanto a los resultados como también por las relaciones humanas.

En esta dirección se consideran tanto los intereses por la productividad como los intereses por los motivos de los sujetos implicados en ella, contiene un alto grado de compatibilidad entre los objetivos de los empleados y de la organización.

Dentro de los cinco estilos de la rejilla de dirección de Blake y Mouton, este resulta ser el ideal.

Referencias bibliográficas:

  • Blake, R.; Mouton, J. (1985). The Managerial Grid III: The Key to Leadership Excellence. Houston: Gulf Publishing Co.
  • McKee, R.; Carlson, B. (1999). The Power to Change. Austin, Texas: Grid International Inc.