Esas chicas que nunca contestan a las llamadas y te dejan en “leído” en WhatsApp. Esas chicas. Aunque hagamos las cosas bien, son mujeres que raramente nos hacen caso: para ellas parecemos casi invisibles.

Al final, nos hacemos un lío y no paramos de pensar que somos los culpables de la situación: “¿Por qué no me llama?”, “Soy muy poco hombre para ella”, "No entiendo nada", y lamentos parecidos.

Chicas malas, guía para entenderlas

Son muchas las mujeres que creen (y no les falta razón) que el sexo femenino ha sido injustamente tratado durante siglos, y que incluso hoy en día las chicas deben lidiar con muchos prejuicios y agravios comparativos respecto a los hombres. Es una sensación frustrante la de ver que tienes menos oportunidades en la vida por algo tan arbitrario como haber nacido mujer.

En el apartado de las relaciones amorosas, las féminas también han sufrido mucho. Han sido tratadas poco menos que como objetos, utilizadas para procrear, violentadas y ninguneadas. Con todo este poso cultural, no es raro que sigan existiendo desigualdades y que algunas crean que deben ejercer como “complemento” de sus novios o maridos. Idea totalmente errónea, pero que sigue existiendo incluso en el siglo XXI.

Obviamente, cada vez son más las chicas que se despojan de estos estereotipos y deciden actuar con autonomía y libertad.

Mujeres que se hacen valer… tal vez un poco demasiado

¿Has conocido en alguna ocasión a una “chica mala”? Son aquellas mujeres que llevan su independencia hasta las últimas consecuencias. De acuerdo, puede sonar un poco duro referirnos a ellas con un adjetivo negativo ("malas"): al fin y al cabo están en pleno derecho de actuar de la forma que crean más oportuna, ¿no?

Pero, lo que es innegable, es que los chicos (o chicas homosexuales) que pretenden tener una relación sentimental con estas chicas malas acaban completamente desquiciados, desconcertados y sin saber qué está pasando a su alrededor.

¿Por qué algunos hombres suspiran por las chicas malas?

En otro artículo de Psicología y Mente, llamado “Dark Triad: ¿por qué las mujeres prefieren a los tipos duros”, ya nos dimos cuenta de que hay algo en la personalidad de los hombres “malos” que atrae especialmente a las mujeres.

Pero esto puede ser un fenómeno que no solamente ayuda a los hombres a ser más atractivos y a cautivar a las mujeres. También puede darse a la inversa, también hay chicas "Dark Triad" que están empezando a imponer sus normas.

La atracción por las relaciones complicadas

El ser humano suele tender a intentar empresas imposibles. Nos gusta jugar a ser protagonistas de la Odisea y tratar de alcanzar metas absolutamente heroicas. Puede ser que haya algo en ese poso psicológico que nos impulse a tener predilección por aquellas relaciones amorosas que sean más complicadas.

A decir verdad, a nadie le gusta algo que pueda tener todo el mundo sin esfuerzo. Somos así: nos gusta lo exclusivo, lo que nos ha costado sudor y lágrimas tener. Es un poco lastimoso que tengamos este gusto por lo exclusivo, sobre todo cuando hablamos de bienes materiales. Al fin y al cabo, un coche utilitario te lleva al mismo sitio que un espectacular deportivo. Pero…

Esto funciona parecido a la hora de encontrar pareja. Nos obsesionamos con aquellas personas que nos lo ponen difícil, que nos hacen sufrir y que nos dan una de cal y otra de arena. Tenemos este punto de masoquismo, y no lo podemos evitar.

Mujeres buenas y mujeres no tan buenas

Muchas mujeres se han dado cuenta que ser buenas y complacientes con sus novios es un mal negocio. Lo único que consiguen es ser ignoradas y manipuladas por ellos. Las mujeres “no tan buenas” simplemente han aprendido a jugar con otras cartas.

Este tipo de chicas suelen caracterizarse por ser más independientes, autónomas en su vida amorosa, proactivas y desacomplejadas. Tienen vida más allá de estar atadas a un hombre, tienen aficiones y pasiones variadas. Si lo miramos de una forma un poco crítica, también podemos decir que las chicas malas pueden resultar esquivas y desapegadas.

¿Cómo actúan este tipo de chicas?

Quisiera aclarar algo: no quiero hacer ningún juicio de valor sobre las chicas “buenas” o “malas”, a pesar de que las etiquetas sean éstas. Cualquier persona tiene todo el derecho a actuar como le da la gana, y nadie debe juzgar a otra persona.

Tampoco se trata de promocionar los hábitos y actitudes de chicas “buenas” o “malas”. Simplemente quiero describir algunas tendencias y reflexionar sobre ellas, o por lo menos servir como punto de partida para que tú, como lector, te cuestiones algunas cosas.

Las relaciones sentimentales siempre son difíciles. Es posible que, si nos paramos a pensar en el auge de las chicas malas, nos demos cuenta de que, tal vez, hemos sido en alguna ocasión víctimas o verdugos de este tipo de relaciones.

A través de un total de cinco claves, podemos intentar comprender la psicología de las mujeres difíciles y la razón por la cual nos parecen más atractivas, en general. Y, por supuesto, conoceremos por qué nos hacen tanto daño.

Al final, las mujeres que cumplen con estas características tienen unas virtudes increíbles: se quieren a sí mismas, son exigentes con sus relaciones interpersonales y saben que, en esta vida, lo más importante empieza por cuidar de uno mismo.

Ley 1: La atracción se basa en la autenticidad

No es necesario que sean mujeres con vidas súper apasionantes para que nos tengan locos por ellas. Son, simplemente, chicas que no dan mucha importancia al hecho de tener novio. Son naturales, son como son y no se van a adaptar a ti para gustarte. En todo caso, adáptate tú a ellas.

Ley 2: Desafío

Lo que nos supone un desafío, es más valioso. Cuando sentimos que tenemos el control sobre algo o alguien, tal vez perdamos el interés. Pero cuando estar con una persona nos supone un reto diario, la atracción aumenta. Algunas chicas saben esto y lo utilizan.

Ley 3: Se gustan mucho

Las chicas malas se gustan, y mucho. Esta actitud les permite que los demás también las perciban así: como muy valiosas, seguras de sí mismas y seductoras. Esta es la base de todo: las mujeres con esta personalidad saben atraer a decenas de hombres.

Ley 4: Aceptan la soledad

Las mujeres que hemos descrito se diferencian también por una característica: no tienen miedo a estar solas. Esto las diferencia de las “chicas normales”, que suelen creer que deben estar con un hombre para ser felices. Ellas, las chicas malas, saben que su vida es más importante y que su vida no debe basarse en la compañía que tengan.

Ley 5: Se hacen valer

Los hombres sabemos que hay algunas “amigas” que pueden estar disponibles mucho tiempo para quedar con nosotros y satisfacer nuestros deseos. No hay nada malo en ello. Pero las mujeres malas nunca acceden a eso. Si no las priorizas, no tienes nada que hacer. Es imposible que accedan a verte si notan que las estás utilizando.

Algunas conclusiones sobre estas mujeres

Hay varias guías y libros que hablan sobre estas chicas. Cada persona es un mundo y las chicas malas no son ni mejores ni peores, simplemente diferentes. Son tan diferentes, que pueden hacer que muchos chicos perdamos la cabeza por ellas. 

¿Has conocido a alguna "chica mala" en tu vida? ¿Cómo ha sido tu experiencia? Nos lo puedes explicar en la sección de comentarios o en nuestras redes sociales.