Durante las primeras semanas del año, se ha vuelto muy frecuente crear planes para los próximos 12 meses; una etapa de nuestras vidas que, aunque pueda estar definida de una manera un tanto arbitraria, queremos dedicar a mejorar tanto personal como, en muchas ocasiones, profesionalmente.

Aprovechar el empuje motivacional de las resoluciones de Año Nuevo suele resultar ilusionante, sobre todo si nos ponemos manos a la obra desde el primer día y empezamos a implicarnos en nuestra transformación en ese "Yo" ideal. Sin embargo, si no sabemos muy bien cómo enfrentarnos a esa tarea, las probabilidades de toparnos de bruces con la frustración son altas, sobre todo si nuestros planes son ambiciosos.

Si estás en la situación de que no te sientes satisfecho o satisfecha con tu situación personal o profesional y quieres hacer algo al respecto, aquí encontrarás varias ideas clave que te lo pueden poner más fácil para llegar a tus metas y darle un giro a tu vida. Se trata de principios sencillos, parte de los cuales utilizamos los psicólogos para ayudar a nuestros pacientes y clientes cuando se plantean retos para progresar en aspectos de sus vidas (no necesariamente relacionados con los trastornos).

Ideas clave para dar un giro a tu vida

Apostar por volcar grandes cantidades de esfuerzo en un proyecto resulta contraproducente si malgastamos estos intentos por no saber medir nuestras fuerzas ni definir nuestros objetivos a corto plazo. Esto forma parte de la razón de ser de la asistencia psicológica que ofrecemos los expertos en el comportamiento humano: evitar que la motivación sea desperdiciada por no contar por un plan maestro con el que ir fijando nuestros progresos. Es un poco como entrenar la voz para cantar: si al intentar usarla notamos que la estamos forzando siempre, algo va mal, y hay que modificar la técnica.

Aquí encontrarás varios consejos para mejorar la técnica con la que promueves tu desarrollo personal o profesional, para reorientarla hacia lo que funciona. Son sencillas, pero debes tener en cuenta que para que funcionen debes ser constante con ellas, y que dependiendo de cuáles sean tus necesidades requerirás de la ayuda de un psicólogo o psicóloga para que te acompañe en este proceso, presentes o no trastornos o síndromes diagnosticables.

1. Analiza la situación actual

En primer lugar, hay que apostar por el realismo y saber describir la situación actual, para ser conscientes de qué es aquello desde lo que podemos trabajar. Lo más recomendable es crear un DAFO: una tabla de cuatro partes en las que puedas anotar, en forma de términos breves, cuáles son tus fortalezas, tus debilidades, tus oportunidades y tus amenazas/riesgos, teniendo en cuenta en qué aspecto de tu vida quieres progresar.

2. Traza tu situación deseada

Ahora es momento de definir tu casilla de llegada, el estado en el que quieres estar en unos meses. Es importante que intentes delimitarlo yendo a lo concreto, sin caer en el uso de conceptos muy abstractos. Por ejemplo, no recurras al "quiero amor", sino "quiero pasar más y mejor tiempo con mis amigos, mi familia, conocer nuevos amigos", etc.

3. Busca objetivos alcanzables a corto y medio plazo

Es importante tener metas a meses vista, pero siempre que puedas sub-dividirlas en otras metas a corto plazo. Créate un calendario en el que estos retos queden distribuidos con cierta periodicidad (por ejemplo, con al menos un mini-objetivo cada semana) y que te permita visualizar tus logros siguiendo una curva de dificultad ascendente.

Por ejemplo, si quieres aprender los fundamentos de un nuevo idioma para ampliar tu perfil profesional y tienes material de estudio, puedes fijarte la meta de llegar a los sábados habiendo estudiado un nuevo capítulo.

5. Establece un plan de acción

Ahora es el momento de ver es su totalidad aquello que quieres abordar como tu plan para que tu vida dé un giro, y añadirle cosas, quitarle otras y hacer algunas correcciones. Para ello debes hacer una estimación del tiempo disponible que tendrás y de tu nivel de energía con el que partirás semana tras semana.

6. Cuídate

Es muy importante estar en buenas condiciones físicas para rendir bien, dado que el desarrollo personal y el profesional suponen pasar por retos. Es muy importante, sobre todo, que duermas lo suficiente y comas bien, ya que si esto falla puedes tener problemas de fatiga, de falta de concentración, etc.

7. Crea un ambiente sin distracciones y una rutina de progreso

Finalmente, es recomendable que crees un espacio de trabajo en el que realizarás tus progresos y en el que te someterás a pocas distracciones. Si quieres crear tu propia empresa desde casa, reserva un rincón de tu hogar para que sea tu estudio, lejos de los ruidos y de las pantallas de televisor. Si quieres aprender a tocar un instrumento, haz algo similar, teniendo a mano todo el material necesario para los entrenamientos. Sigue esta filosofía de la creación de espacios de trabajo especializado para que nada te aparte de tus objetivos.

¿Necesitas ayuda?

Si notas que tienes dificultades para llegar a cumplir tus metas, te recomendamos ponerte en contacto con UPAD Psicología y Coaching, nuestro centro de asistencia psicológica en Madrid. Aquí, ya sea en formato presencial u online, te podemos guiar para que impulses tu cambio a mejor.

Referencias bibliográficas:

  • Castiello, U.; Umiltà, C. (1990). Size of the attentional focus and efficiency of processing. Actalogica. 73 (3): pp. 195 - 209.
  • Jiang, X.L.; Zheng X.Y.; Yang J, Ye C.P.; Chen Y.Y.; Zhang Z.G.; Xiao Z.J. (2015). A systematic review of studies on the prevalence of insomnia in university students. Public Health. 129 (12): pp. 1579 - 1584.
  • Lichstein, K.L.; Taylor, D. J.; McCrae, C.S.; Petrov, M. (2010). Insomnia: Epidemiology and Risk Factors. Principles and Practice of Sleep Medicine: Fifth Edition: pp. 827 - 837.
  • Pinder, C.C. (1998). Work motivation in organizational behavior. Upper Saddle River NJ: Practice Hall.
  • Shrestha, Nipun; Pedisic, Zeljko; Neil-Sztramko, Sarah; Kukkonen-Harjula, Katriina T.; Hermans, Veerle (2016). The impact of obesity in the workplace: a review of contributing factors, consequences and potential solutions. Current Obesity Reports. 5 (3): pp. 344 - 360.