¿Conoces el Modelo de la redescripción representacional?

Se trata de un modelo cognitivo creado por la profesora e investigadora en neurocognición Annette Karmiloff-Smith. Dicho modelo intenta explicar cómo nuestra mente opera a la hora de obtener y transformar el conocimiento.

¿Qué es el Modelo de la redescripción representacional?

El Modelo de la redescripción representacional es un modelo propuesto por la investigadora neurocientífica Annette Karmiloff-Smith. Se trata de un modelo de desarrollo cognitivo, que ofrece una visión en relación a los aspectos cognitivos que se desarrollan durante la adquisición y desarrollo del lenguaje humano.

Lo que promueve el Modelo de la redescripción representacional es establecer nuevos sistemas de relaciones entre las diferentes representaciones que tenemos, a nivel mental, de la realidad (de nosotros mismos, del contexto, circunstancias, relaciones, objetos, etc.).

El modelo también defiende la importancia de explicitar dos elementos que forman parte de nuestras representaciones mentales: el objeto o la actitud, por un lado, y el agente de representación, por el otro.

Características

En cuanto a sus características, una de las funciones del Modelo de la redescripción representacional es cambiar la visión del mundo que tiene la persona, así como las teorías, ideas o conocimientos que ha ido adquiriendo ésta de lo que le rodea.

A través de su modelo, Karmiloff-Smith se desvía de la tradición estructuralista y apuesta por un enfoque donde el elemento clave son las hipótesis; según Karmiloff-Smith, las hipótesis son las teorías en acción que nos permiten formular, definir (y redefinir) nuestra manera de pensar.

Su modelo da mucha importancia a la etapa vital de la infancia; concretamente, la teoría en la que se sostiene el Modelo de la redescripción representacional establece que la actividad mental de los niños se singulariza gracias al proceso de convertir en explícitas ciertas representaciones implícitas, a través de diferentes fases donde se produce una reorganización interna en la mente del niño.

Bases teóricas

A nivel teórico, las bases del Modelo de la redescripción representacional son: el innatismo y el constructivismo.

El innatismo es una doctrina que establece que ciertos tipos de conocimiento son innatos (no adquiridos a través de la experiencia o el aprendizaje). Por su parte, el constructivismo es una corriente pedagógica que sugiere que somos nosotros quienes vamos construyendo nuestro propio conocimiento, de forma progresiva y activa.

Por otro lado, el Modelo de la redescripción representacional también toma la perspectiva del desarrollo, sin dejar de lado la parte innata (más de carácter biológico) de todo ser humano.

Importancia del aprendizaje explícito

En el Modelo de la redescripción representacional adquiere mucha relevancia el concepto de “aprendizaje explícito”. Este tipo de aprendizaje implica una reestructuración de los conocimientos que tenemos en un campo determinado.

De esta manera, el hecho de explicitar un conocimiento implícito se realizaría a partir de la redescripción de dicho conocimiento en un marco teórico nuevo.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que en todo proceso de adquisición del conocimiento, sea del tipo que sea, nos influye enormemente la cultura; de esta manera, cuando adquirimos un nuevo conocimiento (o sistema de representación), lo hacemos a través de sistemas culturales que nos influyen.

Redescripción representacional

Para entender mejor cómo funciona el Modelo de la redescripción representacional, vamos a conocer en qué consiste éste último concepto (la redescripción representacional; RR).

La redescripción representacional es una forma de obtención del conocimiento a través de nuestra mente; se trata de que ésta explote, de forma interna, la información que ya tiene almacenada, a través de un proceso de redescripción de las representaciones mentales. En otras palabras; se trata de volver a representar (redescripción) las representaciones que tenemos de las cosas, en formatos diferentes.

De esta manera, a través de este proceso, una representación implícita se convierte en conocimiento. Además, dicho proceso también nos permite construir nuestro “yo-agente”, un concepto de la psicoterapia que consiste en la identidad que vamos construyendo a nivel cognitivo.

Niveles de representación del conocimiento

Según Annette Karmiloff-Smith podemos encontrar hasta cuatro niveles diferentes a través de los cuales representamos el conocimiento, y en los que se fundamenta el modelo. Dichos niveles son:

1. Nivel implícito (1)

Se trata de las representaciones de naturaleza procedimental que no serían accesibles a otras partes del sistema cognitivo. Este tipo de representaciones implícitas se interpretan en términos conexionistas.

2. Nivel explícito (1)

Son las representaciones que se convierten en representaciones simbólicas (“paquetes de información”), y se guardarían en nuestra memoria de forma “compacta”. Son a la vez explícitas e implícitas; explícitas porque se encuentran en nuestra memoria, e implícitas porque no podemos informar de ellas.

Tanto estas representaciones como las anteriores (nivel implícito, 1), resultan eficaces en situaciones donde se requiere una respuesta automática, rápida e inmediata.

3. Nivel explícito (2)

Engloba aquella información empaquetada en nuestro sistema de representación de manera estable y duradera. En otras palabras, se trata de la información de la que disponemos en nuestra memoria. Esta información puede recuperarse y actualizarse a través de nuevas representaciones.

4. Nivel explícito (3)

Finalmente, el nivel explícito (3) del modelo de la redescripción representacional engloba las representaciones explícitas verdaderas; es decir, son las que además de estar disponibles, son accesibles para otras a nivel explícito (de forma consciente).

Tanto estas representaciones como las anteriores (nivel explícito, 2), son las que permiten abordar situaciones nuevas, donde la respuesta que se requiere (o necesita) no es automática, sino flexible.

Procesos que operan y aprendizaje

Cabe mencionar dos procesos que se desarrollan en el seno del Modelo de la redescripción representacional. Dichos procesos son, en realidad, dos direcciones complementarias que toma nuestro aprendizaje:

1. Procedimentación

El proceso de procedimentación es un proceso gradual, que le permite a nuestra mente hacer, del conocimiento existente, un tipo de conocimiento más automático (y a la vez, menos accesible). Un ejemplo de aprendizaje que llevamos a cabo a partir de este proceso, es aprender a resolver un cubo de Rubik.

2. Explicitación

En el segundo proceso, el conocimiento se vuelve cada més más accesible para nuestra mente; en este caso, hablamos de representar de forma explícita la información implícita, en lo que a representaciones procedimentales se refiere. Un ejemplo de ello sería aprender a tocar el piano.

Referencias bibliográficas:

  • Merani, A. (1979). Diccionario de Psicología. México: Grijalbo.
  • Moreno, E.Z. (2015). Reflexión sobre la propuesta teórica del modelo de Redescripción Representacional de Karmiloff-Smith. La Tercera Orilla, (15). Universidad Nacional de Córdoba-Argentina.
  • Tolchinsky, L. (1996). Más allá de la modularidad de Annette Karmiloff Smith o cómo hacer de la psicología del desarrollo una ciencia relevante. Anuario de psicología, Barcelona, Universitat de Barcelona, Facultat de Psicología, 69: 199-211.