¿Conoces la hormona foliculoestimulante (en inglés, FSH)? Se trata de una hormona vinculada a la fertilidad. Los niveles de la misma varían en situaciones como: problemas de fertilidad, situación de embarazo o estar bajo un tratamiento hormonal, entre otros.

En este artículo veremos todo sobre esta hormona: cuáles son sus funciones, dónde se produce, cuáles son los niveles “normales” de la misma durante las diferentes etapas del ciclo menstrual, qué implica niveles anormales (tanto bajos como elevados) de la misma y, finalmente, en qué consiste la prueba o el examen de la hormona foliculoestimulante.

Hormona foliculoestimulante (FSH)

La hormona foliculoestimulante, también denominada hormona estimuladora del folículo u hormona folículo-estimulante (FSH por sus siglas en inglés) es un tipo de hormona gonadotropina. Dicha hormona se encuentra en los seres humanos y también en otros mamíferos.

Su función es esencial en el ciclo reproductor, y participa en ambos sexos en el crecimiento y el desarrollo.

La hormona foliculoestimulante se produce en la hipófisis; la hipófisis, también denominada “glándula pituitaria”, es una pequeña glándula localizada justo debajo del cerebro, que produce diferentes hormonas, las cuales viajan hasta el torrente sanguíneo y realizan sus funciones.

Funciones en el organismo

¿Qué función tiene esta hormona en hombres y mujeres? En el caso de los hombres, la hormona foliculoestimulante está implicada en la síntesis de los espermatozoides. En las mujeres, su función está relacionada con la regulación de la maduración del organismo hasta la etapa de la pubertad. Además, en este sentido, es la hormona encargada de estimular la síntesi de estrógenos.

Por otro lado, en la primera fase del ciclo menstrual de la mujer, la hormona foliculoestimulante modula la maduración de los ovocitos. Los ovocitos son células germinales femeninas; es decir, son células en una etapa previa a la de los óvulos maduros (que acaban convirtiéndose en éstos).

Además, la hormona foliculoestimulante es un marcador que permite diagnosticar ciertas irregularidades ginecológicas en la mujer, en relación a la infertilidad y a la menstruación (regla).

Así, se trata de una hormona muy vinculada a la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Sus niveles, como veremos más adelante, nos permiten determinar si los órganos sexuales funcionan bien, o si existe algún problema (ante niveles anormales).

Niveles

Los niveles de la hormona foliculoestimulante van variando a lo largo de la vida. Para tener una idea general, antes de la pubertad, sus niveles oscilan entre las 0 y las 0,4 unidades de FSH por litro de sangre.

A medida que crecemos y una vez entramos en la etapa de la pubertad, sus niveles aumentan hasta las 0,3 y las 10 unidades por litro de sangre.

Ciclo menstrual

Más tarde, cuando entramos en la edad fértil, los niveles de la hormona foliculoestimulante también van variando durante el ciclo menstrual. Dentro del ciclo menstrual, encontramos tres grandes fases o períodos:

  • La fase folicular (que se produce antes de la ovulación): 2-10 unidades por litro de sangre.
  • La fase ovulatoria (durante la ovulación): 8-20 unidades por litro de sangre.
  • La fase lútea (después de la ovulación): 2-8 unidades por litro de sangre.

Menopausia

Finalmente, en la etapa de la menopausia, los niveles de la hormona foliculoestimulante aumentan de forma exagerada, situándose éstos entre las 25 y las 135 unidades por litro de sangre.

Niveles anormales de esta sustancia

¿Qué ocurre cuando nuestros niveles de la hormona foliculoestimulante resultan anormales? Diversas situaciones patológicas pueden desencadenar este hecho, tales como: padecer anorexia, presentar bajo peso, tener ausencia de ovulación, padecer un trastorno de la hipófisis o el hipotálamo, etc.

Por otro lado, en una situación de embarazo los niveles de la hormona foliculoestimulante también pueden cambiar bruscamente o ser anormales.

1. Niveles elevados

Niveles elevados de la hormona foliculoestimulante pueden estar en la base de situaciones específicas que conviene conocer, tanto en hombres como en mujeres.

1. 1. En mujeres

En el caso de las mujeres, niveles elevados de la FSH pueden indicar: situación de menopausia o de postmenopausia (ya mencionados), una menopausia prematura, cuando se está bajo un tratamiento hormonal, si se padece el síndrome del ovario poliquístico, si se padece el Síndrome de Turner (un trastorno genético que afecta el desarrollo de las niñas, donde el cromosoma X no está, o está incompleto), si se tiene algún tipo de tumor en la hipófisis, etc.

1.2. En hombres

En los hombres, niveles elevados de la FSH podrían indicar: castración, alcoholismo, recibir quimioterapia, aumento de la testosterona, padecer el Síndrome de Klinefelter, tomar medicamentos que contienen testosterona, andropausia, etc.

2. Niveles bajos

Por otro lado, niveles bajos de la hormona, en mujeres indican mal funcionamiento de los ovarios a la hora de producir óvulos, embarazo, anorexia nerviosa, estar en tratamiento con pastillas anticonceptivas o con corticosteroides, etc.

En cambio, en hombres, niveles bajos de la hormona indican la existencia de alguna de estas situaciones: reducción de la función de la hipófisis (o del hipotálamo), estar en situación de estrés, en situación de bajo peso o producir pocos espermatozoides.

La prueba de la hormona foliculoestimulante

Es muy habitual, sobre todo entre las mujeres, realizar una prueba de la hormona foliculoestimulante. Dicha prueba lo que hace es medir la cantidad que tenemos de esta hormona a través de una muestra de sangre.

Se utiliza, principalmente, para evaluar la función ovárica; ello implica la evaluación del grado de fertilidad en la mujer. Típicamente, la prueba de la hormona foliculoestimulante se realiza en centros de reproducción asistida (aunque no sólo en éstos), donde acuden mujeres que muestran dificultades (junto a su pareja, o no) para quedarse embarazadas.

¿Para qué se utiliza la prueba de la FSH?

Hemos visto la utilidad de la prueba de la FSH para determinar posibles problemas de fertilidad, tanto en mujeres como en hombres.

Concretamente, la prueba de la hormona foliculoestimulante permite derterminar si los órganos sexuales, tanto femeninos como masculinos (ovarios o testículos) funcionan de forma adecuada, o si existe algún problema subyacente que dificulte el embarazo. Por otro lado, la prueba también permite confirmar si la mujer se encuentra en la etapa de la menopausia.

Más allá de realizarse en centros de reproducción asistida, esta prueba también puede ser solicitada por tu ginecólogo/a o endocrinólogo/a. Así, otras situaciones que permite evaluar dicha prueba son:

  • Pubertad precoz o retrasada
  • Causas de la ausencia de menstruación
  • Causas de menstruación irregular
  • Funcionamiento general de la glándula pituitaria
  • Presencia de un tumor en la glándula pituitaria
  • Bajo conteo de espermatozoides en hombres
  • Producción de óvulos adecuados en la mujer

Valores

Cuando se realiza la prueba de la hormona foliculoestimulante, se consultan los valores de referencia de la población, según la edad y el género de la persona en cuestión. También se tiene en cuenta la fase del ciclo menstrual en la que se encuentra.

Referencias bibliográficas:

  • Carlson, N.R. (2005). Fisiología de la conducta. Madrid: Pearson Educación.
  • Prieto-Gómez, B. y Velázquez-Paniagua, M. (2002). Fisiología de la reproducción: hormona liberadora de gonadotrofinas. Rev Fac Med UNAM, 45(6): 252-257.
  • Rosenweig, M.R., Breedlove, S.M y Watson, N.V. (2005). Psicobiología: una introducción a la neurociencia conductual, cognitiva y clínica. Barcelona: Ariel.