Un repaso a las propiedades del toronjil. Wikimedia Commons.

Hoy en día contamos con una gran cantidad de fármacos que nos permiten combatir distintas enfermedades y malestares.

Se trata de productos elaborados y sintetizados por el hombre, pero sus propiedades y los principios activos en los que se basan a menudo proceden o se basan en las propiedades de diferentes elementos presentes en la naturaleza, como animales y plantas.

En este sentido y desde la más remota antigüedad podemos destacar el uso de distintos tipos de planta o vegetales, debido a las propiedades medicinales y positivas para nuestra salud que muchas de ellas tienen. Pero no se trata de algo perteneciente al pasado o que únicamente sirva de inspiración.

De hecho algunas especies de planta tienen efectos tan beneficiosos y/o son tan nutritivas que se siguen consumiendo de manera habitual a día de hoy. Ejemplos de ello son la tila, la valeriana, la lavanda... o el toronjil. Este último puede no resultar no resulta tan conocido como el resto de las mencionadas, pero sin embargo es un producto altamente apreciado debido a sus interesantes propiedades. Y es sobre él sobre el que vamos a hablar a lo largo de este artículo.

¿Qué es el toronjil?

Conocemos popularmente como toronjil una planta herbácea o hierba, de nombre científico Melissa officinalis, que resulta fuertemente valorada por sus propiedades medicinales, especialmente en lo que se refiere a aliviar problemas digestivos y/o a provocar relajación y alivio de la ansiedad y el nerviosismo.

También llamada melisa, esta herbácea procede de las tierras bañadas por el Mediterráneo y puede llegar a alcanzar el metro de altura. Se trata de un vegetal robusto y perenne, que florece durante el verano y que puede identificarse con facilidad debido a su olor a limón (algo que ha provocado que otros de los nombres por los que suele ser conocida sean los de limoncillo u hoja de limón).

El toronjil puede ser empleado de múltiples maneras. Puede ingerirse, secar las hojas o incluso hacerse infusiones con él, algo por lo general vinculado a un uso más bien medicinal, si bien también es empleada para elaborar aceites asociados a usos cosméticos, para perfumar u aromatizar o para crear productos antimosquitos o dentífricos.

Se trata de una de las hierbas medicinales más empleadas, especialmente en América Latina.

Propiedades beneficiosas de esta planta

El toronjil posee una serie de propiedades beneficiosas para la salud y para el tratamiento de ciertas molestias, las cuales proceden de su composición química (es rico en eugenol, cariofileno o germacreno además de citral o citronela. Algunas de sus propiedades y usos más conocidos se indican a continuación.

1. Calmante y sedante

Una de las propiedades más relevantes del toronjil es su efecto sedante y relajante, contribuyendo a rebajar estados de ánimo alterados o de agitación, como la depresión o la ansiedad. Asimismo contribuye a favorecer el sueño, algo útil en casos de insomnio.

2. Analgésico

El toronjil también puede tener un interesante efecto anestésico, al reducir y bloquear las señales de malestar que normalmente viajarían rápidamente por nuestro sistema nervioso.

Es frecuente que se emplee para disminuir las molestias propias de la cefalea o la migraña, las molestias digestivas o incluso los dolores musculares.

3. Hipotensivo

Otra de las propiedades útiles del toronjil se encuentra en su capacidad para hacer rebajar los niveles de tensión arterial, algo que puede ser de utilidad en casos de ansiedad y en sujetos con hipertensión.

4. Alivia problemas gastrointestinales

Se suele emplear el toronjil para el tratamiento de las molestias de los problemas intestinales, dado que permite reducir los niveles de gases y prevenir situaciones como cólicos. También favorece la protección del hígado y la secreción de bilis (favoreciéndola).

5. Antitusivo

Se ha observado que la toma de toronjil, especialmente cuando se hace en infusiones, contribuye a calmar, aliviar y reducir los niveles de tos y de irritación en la garganta.

Precauciones

El toronjil es un producto natural y con múltiples propiedades positivas, pero pese a ello hay que tener en cuenta que en algunas personas puede llegar a padecer efectos secundarios o suponer un cierto riesgo para el bienestar de quienes las emplean.

En primer lugar es necesario tener especial precaución en casos de embarazo, dado que en altas cantidades puede llegar a provocar abortos. También está contraindicada en pacientes con problemas tiroideos (especialmente hipotiroidismo). Un consumo excesivo puede llegar a generar dolores, alergias y náuseas y vómitos. Asimismo hay que tener en cuenta que el aceite esencial puede ser peligroso si se ingiere.

Referencias bibliográficas:

  • Sánchez Govín, E., Fernández, M.L., Figueredo, D.C., Hechevarría, I. y Pino, J. (2010). Caracterización farmacolófica de Melissa officinallis L. Rev Cubana Plant Med v.15 n.4 Ciudad de la Habana.
  • Pardo-Aldave K, Díaz-Pizán ME, Villegas-Vilchez LF, Bernabé-Ortiz E. (2009). Efecto del extracto etanólico de Melissa officinalis (toronjil) en la modificación de la conducta del niño ansioso en la consulta dental. Rev Estomatol Herediana. 2009; 19(2): 91 - 95.