La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha alcanzado ya hasta 159 países, contagiando a más de 180.000 personas. A raíz de esta pandemia se ha creado una auténtica crisis a nivel económico y social, y sus consecuencias, aunque claramente devastadoras, aún son imprevisibles.

En este artículo, pero, nos centraremos en explicar un fenómeno social curioso que se está dando a raíz de toda esta crisis, que afecta a las compras y que tiene que ver con la “locura colectiva” que se está instaurando en prácticamente todos los países. Y es que se está agotando el papel higiénico. Parece un chiste de mal gusto, pero no lo es. ¿Por qué se agota el papel higiénico?

Vamos a dar respuesta a este fenómeno social y además, descubriremos sus similitudes con el fenómeno del pánico bancario.

¿Por qué se agota el papel higiénico ante el miedo al coronavirus?

¿Por qué se agota el papel higiénico estos días de pandemia? La realidad es que, no se trata de que exista escasez de papel higiénico, sino de que las personas temen quedarse sin él, por temor a que los demás lo acumulen.

El resultado, muchos acaban acumulando el papel (más del que necesitan), lo que tiene como consecuencia directa que muchos otros se queden sin él. Y así, es cómo un pez que se muerde la cola; “yo acumulo, pero los demás también, porque temen que yo acumule”.

El fenómeno funciona en realidad como el que se produce en los bancos (es decir, ante el pánico bancario de perder nuestro dinero, que comentaremos con más detalle más adelante). De esta manera, el “fenómeno del agotamiento del papel higiénico” nos afecta a todos, pero es un hecho que no todos nos quedamos sin él, ya que muchas personas lo acumulan, y ahí radica el error.

Esto afecta también a personas que no están asustadas por la pandemia del coronavirus, pero que sin embargo, sí están preocupadas porque las demás personas estén asustadas o preocupadas, lo que hace que acumulemos papel higiénico (por miedo a no tenerlo disponible más adelante).

De esta manera, intentado responder a la cuestión de por qué se agota el papel higiénico, sabemos que esto se produce porque, queriendo evitar quedarnos sin él, acabamos comprando de más.

¿Cómo actuamos y por qué?

Básicamente lo que hacen muchas personas es correr a obtener su papel higiénico, con ese “pánico” a quedarse sin él, creado de forma totalmente irracional (como si nos fuéramos a morir por no poder secarnos el culo con papel). Esto se ve reforzado por el hecho de que los paquetes de papel higiénico abultan bastante, de manera que su escasez llama la atención, al dejar grandes espacios vacíos en las estanterías de las tiendas.

Van al supermercado y obtienen su papel, pero no sólo un “pack” de seis, o de doce, sino varios packs, no vaya a ser que venga otro (que quiera acumular también sus cinco “packs”) y se lo “robe”, o que vayan otro día y no quede ningún “pack”.

Así, actuamos de forma totalmente irracional (aunque con cierto sentido), temiendo que otra persona corra (igual que nosotros) a la tienda para obtener su acumulación de papel, y no deje nada para nosotros. Leído así, ¿suena bastante absurdo no?

¿Qué ocurre entonces? Que conseguimos nuestro ansiado papel, no tanto por temor a que éste se agote por falta de recursos, como consecuencia del momento tan incierto que estamos viviendo debido a la epidemia… sino por la sencilla y única razón, de que tememos que otros lo consigan antes que nosotros (y lo terminen).

Resultado de esta dinámica de miedo

El resultado de toda esta explicación a la cuestión de por qué se agota el papel higiénico es, lógicamente, la llegada de imágenes que muchos hemos visto a lo largo de estos días por las redes y otras plataformas: estanterías de tiendas y supermercados, donde debería estar el papel, vacías.

¿Qué ocurre? Que a su vez, esas imágenes acaba calando en nosotros, y nos despiertan cierta sensación de “ansiedad” que nos hace entrar en “pánico”, haciendo que acudamos rápidamente a por nuestro querido (en ese momento en nuestra cabeza, ¡hasta imprescindible!) papel higiénico.

Situaciones extremas

Podríamos decir que prácticamente en todos los países la venta de papel higiénico se ha disparado, e incluso, en Australia se vivió hace poco una situación límite; según la BBC, una persona sacó un cuchillo en el supermercado durante una disputa por el dichoso papel higiénico.

Situación de normalidad vs. “crisis” colectiva

De esta manera, analizando el por qué se agota el papel higiénico, observamos dos tipos de situaciones totalmente antagónicas:

1. Tiempos normales

Las personas creen que habrá papel higiénico y que nadie almacenará cantidades “extras” del mismo. Por lo tanto sus compras son “normales” (proporcionadas, racionales, con sentido…).

2. Tiempos de pánico

Las personas temen no acceder al papel, es decir, que éste se acabe. Temen la escasez del producto, lo que hace que acumulen el mismo. Esto, a su vez, crea escasez, y todo se convierte en un círculo vicioso.

Similitudes con el pánico bancario

De esta manera, por todo lo explicado vemos por qué se agota el papel higiénico, y encontramos además un paralelismo entre la situación de agotamiento del papel higiénico y el pánico bancario o financiero.

Así, la situación de pánico bancario (también denominado estampida bancaria, corrida bancaria o asedio bancario, y en inglés “bank run” o “run on the bank”) consiste en un fenómeno social por el cual gran parte de los clientes de un banco retiran su dinero de forma masiva, y en un corto periodo de tiempo.

Esta retirada de dinero es realizada por miedo a quedarse sin poder sacar el dinero en un futuro próximo, y dicho miedo nace por la insolvencia bancaria (ya que los bancos sólo disponen de cierta cantidad de dinero en las cuentas).

La retirada masiva del dinero, generalmente aparece por la previsión de una crisis financiera o económica en los bancos, aunque otra posible causa es un cambio en la política económica del país en cuestión. Existen, pero, más posibles causas al respecto (aunque de menor probabilidad).

Como vemos, en el pánico bancario ocurre lo mismo que en la situación del papel higiénico: aparece un temor a no disponer de algo, lo que origina la “urgencia” de disponer de eso (además, en forma de “acumulación”, por si acaso), lo que genera escasez del producto, que acaba por no llegar a todos los clientes (o personas) que realmente lo necesitan.

Así, podemos hablar de similitudes en las razones que explican el por qué se agota el papel higiénico, y el por qué se agota el dinero en los bancos en situaciones de este tipo.

¿Comportamiento racional o irracional?

Así, la respuesta a por qué se agota el papel higiénico en esta pandemia, ¿puede aludir a la racionalidad o la lógica? ¿O más bien a la “locura colectiva”? Seguramente la segunda opción; aunque sea evidente que compramos “más” para evitar quedarnos “sin”, la base de todo esto es bastante irracional.

En relación a esta cuestión, según los expertos, es racional que las personas nos preparemos (a nivel psicológico, a nivel material, etc.) ante una situación negativa que está ocurriendo (o que está por llegar). Sin embargo, lo que ya no es racional es adquirir un número exagerado y desproporcionado de productos; eso ya va más allá del mero abastecimiento.

Todo esto sin mencionar la insolidaridad y el egoísmo de las personas que encontramos en la base de este tipo de comportamientos (aunque a veces puedan surgir de forma “inconsciente”).

Las consecuencias de comprar con pánico

Como hemos visto, comportamientos de este tipo (de locura por comprar) empeoran la escasez y alimentan la “locura colectiva” en la que nos hemos sumergido poco a poco sin darnos cuenta.

Además, almacenar productos de forma irracional y desproporcionada puede llevar a la especulación de precios por parte de las empresas, según Steven Taylor, psicólogo clínico y profesor de la Universidad de Columbia Británica, autor de “The Psychology of Pandemics”.

¿Qué ocurriría, entonces? Según Taylor, si el precio del papel higiénico aumentara de forma exagerada, empezaríamos a ver este producto como un bien escaso, lo que podría aumentar aún más nuestra ansiedad y nuestra impulsividad al comprar este u otro tipo de productos similares.

De hecho, estos aumentos de precio ya se han producido en diversos productos desde la llegada del coronavirus (COVID-19); un ejemplo son las mascarillas, que se llegaron a comercializar por precios de hasta 100 dólares por unidad en plataformas como eBay.

Referencias bibliográficas:

  • Heffernan, S (2003). The causes of bank failures. Mullineux AW, Murinde V, ed. Handbook of international banking. Edward Elgar. pp. 366-402.