Seguro que, a lo largo de tu vida, te has encontrado con la situación -o te encontrarás- de tener que hablar en público, ya que sea para exponer un trabajo en la universidad, una tesis, una ponencia o conferencia de trabajo, etc.

¿Te pones nervioso/a al enfrentarte a este tipo de situaciones? ¿O te sientes satisfecho/a con tus charlas en público? Tanto si quieres mejorar como si quieres aprender o mitigar tus miedos, en este artículo te proponemos 13 técnicas para hablar en público de forma efectiva.

13 grandes técnicas para hablar en público

Las 13 técnicas para hablar en público, como veremos, tienen que ver con diferentes aspectos de uno/a mismo/a y del propio discurso: el lenguaje verbal, el lenguaje no verbal, la actitud, etc. Vamos a ver en qué consiste cada técnica y cómo debemos aplicarla adecuadamente:

1. Respiración profunda

La primera de las técnicas para hablar en público que te proponemos es respirar de forma profunda antes de la charla, inhalando y exhalando poco a poco varias veces seguidas. Esta técnica ayudará a que te sientas más relajado y además, aportará oxígeno a tu cerebro para que tu concentración aumente.

Cuando respiramos profundamente, se hincha nuestro abdomen; puedes probar de poner tu mano en él durante las inhalaciones y ver cómo se va llenando de aire, para después soltarlo de forma progresiva. Además de aplicar esta técnica antes de la charla, también puedes hacerlo durante ella; lo importante es controlar tu respiración y ser consciente de ella.

2. Mantén el contacto visual

Es importante mantener el contacto visual (mirar a los ojos) con los asistentes de tu charla o ponencia. No hace falta que los mires de forma penetrante y constantemente; se trata de ir mirándolos a la cara mientras hablas.

Como iremos viendo a lo largo del artículo, el lenguaje no verbal es muy importante en este tipo de situaciones, ya que acompaña el discurso y lo enriquece.

3. Controla la voz

Cuando hablamos en público, la voz debe ser moderada-alta (dependiendo del tamaño de la sala y del número de asistentes); lo importante, pero, es que la voz llegue a todo el público (desde la primera fila hasta la última).

Así, el volumen de la voz es un aspecto muy importante, aunque también el tono. Piensa que tu voz es tu herramienta principal para transmitir tu mensaje, y que puede dotarlo de intensidad y convicción.

De esta manera, la voz tiene que ir cambiando de tono, entonando los puntos clave de tu discurso.

4. Controla la velocidad del discurso

El discurso no tiene que ser ni muy lento ni muy rápido; así, la velocidad debe ser moderada. Esto es importante para que el discurso se entienda y los oyentes no pierdan el hilo de las explicaciones.

5. Vocaliza

Otra de las técnicas para hablar en público es vocalizar. Esto te permitirá transmitir un mensaje claro, que llegue a los asistentes y se entienda con claridad. No vocalizar puede conllevar que no se entienda el mensaje.

6. Mantén una actitud positiva

Como vemos, es tan o más importante el “cómo se habla” que el “qué se dice". Así, mantener una actitud positiva durante tu discurso, hará que el mensaje se “empape” de esta positividad. De esta manera, el mensaje que llegará tendrá más fuerza y vitalidad, y los oyentes se podrán contagiar de esta energía a través de tus palabras.

Además, los pensamientos negativos (por ejemplo pensar: “no lo estoy haciendo bien”, o “se están aburriendo”) no te ayudarán, sino al contrario, te pondrán más nervioso y transmitirán una imagen de inseguridad (y esto se nota mucho cuando hablas en público).

7. Ten confianza

La siguiente de las técnicas para hablar en público es tener confianza en ti mismo. La confianza es clave para transmitir seguridad personal y para que los asistentes crean en tu mensaje y lo apoyen. Además, en línea de la técnica anterior, tener pensamientos positivos te ayudará a seguir hablando con confianza.

Piensa que, seguramente eres un experto en el tema del que vas a hablar; debes pensar “nadie lo conoce mejor que yo, puedo hacerlo”.

8. Sé sincero

Otra de las técnicas para hablar en público es, sencillamente, ser sincero/a. La sinceridad, aunque no lo sepamos, muchas veces se transmite, se nota. Tu objetivo debe ser hacer llegar un mensaje que tenga algún valor, y en el que creas. Para hacerlo de forma efectiva, tu actitud y tus palabras deben reflejar autenticidad y transparencia.

9. Concéntrate

Intenta no perder el hilo de tu discurso, concentrándote en todas y cada una de las palabras que emitas, así como en tus gestos y en tu lenguaje no verbal. Tienes que enfocarte en el momento presente, en el “aquí y ahora”, ya que estar pendiente de otras cosas puede perjudicar tu ponencia.

De esta manera, estar más pendiente del público que de tu mensaje, puede hacer que te desvíes del tema sin darte cuenta, o que te desconcentres sin más y pierdas el hilo. Es por ello que es importante estar concentrado y no distraerse.

10. Controla el miedo

La siguiente de las técnicas para hablar en público hace referencia a controlar el miedo o la vergüenza. Todo esto se consigue, seguramente, gracias a las técnicas anteriores, y con muchísima práctica. Cuando tengas el control del miedo o la vergüenza, tendrás el control de la situación y tu mensaje llegará de forma efectiva.

Además, puedes procurar tener pensamientos positivos que te ayuden a recordar que no te va a pasar nada malo en dicha situación, y que tus miedos son irracionales.

11. Controla tu postura corporal

Como decíamos, el lenguaje no verbal es muy importante cuando hablamos en público, ya que es una herramienta que potencia y acompaña nuestro mensaje. Así, dentro de este lenguaje no verbal encontramos la postura corporal; esta no debe ser ni muy rígida ni muy encorvada.

Debemos estar rectos, con los hombros relajados y modulando nuestra postura y nuestro cuerpo en función de nuestras palabras.

12. Cuida tu lenguaje no verbal

Un poco a modo de síntesis, esta técnica recoge algunas de las anteriores técnicas para hablar en público. Así, cuidar los gestos, la voz, la postura, el tono, la velocidad, el contacto visual, etc., nos ayudará a transmitir un mensaje potente, convincente y real, de forma que nuestro cuerpo sea coherente con nuestras palabras.

13. Practica

Para finalizar las técnicas para hablar en público que te permitirán hacer una exposición efectiva, te proponemos la última técnica: practica, practica y practica. Puedes hacerlo en casa solo o delante de algún familiar o amigo, para posteriormente ir incluyendo a más personas.

Lo importante es que te expongas a la situación que te da angustia (o sencillamente, que adquieras experiencia en tu discurso). Cuanto más practiques, más probabilidades habrá de que pierdas la vergüenza y de que tu explicación sea completa y clara.

Referencias bibliográficas:

  • Gottesman, D.,Mauro, B., Piñero, L. y Andreu, C. (2008). Técnicas para hablar en público. Ediciones Urano.

  • Morales, C. (2007). Guía para hablar en público. Método completo y práctico para las más diversas situaciones. Madrid: Alianza Editorial.

  • Puchol, L. (2008). Hablar en público: nuevas técnicas y recursos para influir a una audiencia en cualquier circunstancia. Editorial Díaz de Santos (4ª Ed.).