Uno de los trastornos más característicos del daño cerebral es la afasia, que se define como una alteración en la capacidad para comprender y/o para producir el lenguaje oral y escrito. Existe un tipo especial de afasia que se caracteriza por el mantenimiento de la capacidad para repetir palabras que se han escuchado; se trata de las afasias transcorticales.

En este artículo describiremos las características principales de los tres tipos de afasia transcortical: la sensorial, la motora y la mixta. A modo de introducción explicaremos brevemente los rasgos generales de las afasias, en especial de las transcorticales.

¿Qué es la afasia transcortical?

Las afasias son trastornos del lenguaje que aparecen como consecuencia de lesiones en regiones del hemisferio izquierdo del cerebro relacionadas con el habla, así como con la lectura y la escritura. No obstante, en algunas personas el lenguaje está más distribuido entre los dos hemisferios, como es el caso de los zurdos, y el izquierdo no es el dominante.

Las causas más frecuentes de la afasia son los accidentes cerebrovasculares isquémicos, los traumatismos craneoencefálicos y las enfermedades neurodegenerativas, entre las que se incluyen las demencias.

En el contexto de la afasia el término “transcortical” hace referencia a la aparición de daños en varios lóbulos del cerebro que aíslan algunas vías y estructuras nerviosas relacionadas con el lenguaje. La función de estas regiones queda preservada, lo cual explica las peculiaridades sintomáticas de estas afasias.

Los signos de las afasias transcorticales varían en gran medida en función del tipo al que nos refiramos (el sensorial, el motor o el mixto). No obstante, las tres clases de afasia transcortical presentan como rasgo común el mantenimiento de la capacidad para repetir palabras o frases que han sido pronunciadas por otras personas.

Esta característica distingue a las afasias transcorticales de otras variantes de este trastorno, particularmente la afasia de Broca o motora, la de Wernicke o sensorial, la de conducción y la global o total. Más allá de esto, los signos habituales de las afasias transcorticales son similares a los del resto.

Tipos de afasia transcortical

Se han distinguido tres tipos de afasia transcortical en función del predominio relativo de los síntomas y signos relacionados con la comprensión y con la producción del lenguaje. 

Así, encontramos la afasia transcortical sensorial, la motora y la mixta, en que las dos clases de alteración se encuentran presentes en un grado severo.

1. Sensorial

La afasia transcortical sensorial se caracteriza por una comprensión deficitaria del lenguaje, tanto si se manifiesta en el habla como en la lectura, así como por el mantenimiento de la fluidez verbal. Estos signos son muy similares a los de la afasia de Wernicke, aunque en esta la repetición se encuentra alterada.

Tanto en la afasia de Wernicke como en la sensorial transcortical la articulación de fonemas es correcta, si bien el discurso tiende a estar lleno de términos sin significado (neologismos) así como sílabas y palabras innecesarios (parafasias) que restan sentido a la producción verbal.

Este tipo de afasia se asocia a lesiones en la parte inferior de la unión entre los lóbulos temporal, parietal y occipital, que se corresponden con las áreas 37 y 39 de la clasificación realizada por Brodmann. En esta parte del cerebro encontramos la cisura de Silvio o surco lateral del cerebro, uno de sus pliegues más importantes.

Las contusiones y hemorragias en el lóbulo temporal izquierdo y los infartos en la arteria cerebral posterior del mismo hemisferio son causas habituales de la afasia transcortical sensorial.

2. Motora

La afasia motora transcortical también es conocida como “afasia dinámica” y “síndrome de aislamiento anterior”. Se produce como consecuencia de lesiones en la pars triangularis del giro inferior del lóbulo frontal (área de Brodmann 45) u otras partes del hemisferio dominante para el lenguaje.

Estos casos se caracterizan por la conservación de las capacidades para denominar objetos, comprender el lenguaje y repetir palabras que se escuchan, así como por la presencia de diversas alteraciones en la producción del habla.

En la afasia transcortical motora se produce una reducción de la iniciativa para hablar, acompañada por fenómenos asociados a la repetición y la imitación de palabras pronunciadas por otras personas o por una misma, principalmente perseveración, ecolalia y palilalia.

La fluidez del discurso es normal cuando la persona repite palabras y frases o cuando denomina objetos, si bien lo es mucho menos durante el habla espontánea.

3. Mixta

Las afasias mixtas son aquellas que presentan síntomas significativos de carácter motor (es decir, aquellos relacionados con la producción del lenguaje y de la escritura) pero también sensorial (recepción y comprensión del habla y de la lectura).

Hablamos de afasia transcortical mixta cuando estos signos se presentan sin que aparezca conjuntamente una alteración en la capacidad para repetir palabras y frases. De otro modo nos estaríamos refiriendo a la afasia global, que se asocia a lesiones muy extensas del hemisferio izquierdo del cerebro.

En este caso aparecen lesiones en los lóbulos frontal y parietal del hemisferio izquierdo, si bien no se ven afectadas las regiones fundamentales para el lenguaje. Es por esto que en ocasiones se hace referencia a este tipo de afasia como “síndrome de aislamiento del lenguaje”.

Como sucede en la afasia transcortical motora, en la mixta la fluidez también es normal al repetir pero se encuentra muy alterada en la emisión espontánea. También se detectan ecolalia y otras repeticiones involuntarias similares.