Buena parte de los problemas emocionales y comportamentales en los que trabajamos los psicólogos a la hora de ayudar a nuestros pacientes tienen que ver con la baja tolerancia a la frustración.

Se trata de un fenómeno que no solo produce malestar, sino que además suele llevar a las personas a auto-sabotearse, a crear problemas innecesarios con mucha frecuencia.

Por suerte, entrenar la tolerancia a la frustración es posible: aquí veremos para qué sirve eso, y varias ideas clave acerca de cómo se consigue.

¿Qué es la frustración desde el punto de vista psicológico?

La frustración es el conjunto de pensamientos, emociones y sentimientos que surgen cuando hay una gran diferencia entre nuestras expectativas y las consecuencias de nuestros actos, llevándonos a vivir una experiencia peor de la esperada. Hay que tener en cuenta que al utilizar este concepto suele ponerse énfasis en sus características como respuesta emocional a una situación (es decir, como valoración de lo que nos ocurre), y no tanto al contenido literal de los pensamientos que surgen en nosotros al experimentar esto.

Este fenómeno puede darse en todas las escalas temporales; tanto ante los pequeños actos del día que realizamos en cuestión de minutos, como ante proyectos en los que hemos estado trabajando durante meses. Y por supuesto, su manera de expresarse es muy variada en cuanto a sus grados de intensidad.

Por otro lado, a la práctica la frustración está muy vinculada a otras respuestas emocionales como el enfado o la tristeza, o a sentimientos como la decepción y la culpa, aunque cada caso es único y no siempre tienen por qué darse todos estos elementos a la vez.

Así, es frustración lo que sentimos cuando tras reservarnos una mañana para trabajar llegamos a la hora de comer y vemos que hemos desaprovechado el tiempo, y también es lo que surge en nosotros cuando tras invertir tiempo y dinero en un proyecto profesional vemos que no estamos llegando a los objetivos que nos habíamos marcado en cuanto a rentabilidad.

Finalmente, cabe aclarar que la frustración es un fenómeno psicológico complejo. Se ve afectado por muchas variables, como por ejemplo la edad (la tolerancia a la frustración está ausente durante la primera infancia y va desarrollándose a medida que nos adentramos en la adolescencia) o la existencia de trastornos psicológicos, y también influye en él el contexto en el que vivimos y nuestras experiencias pasadas. Sin embargo, quien tiene problemas en la gestión de la frustración no está condenado a sufrir ese malestar indefinidamente; desde la psicología es posible aprender a regular mejor esa respuesta emocional.

Los beneficios de desarrollar tolerancia a la frustración

Estos son los principales aspectos en los que se nota que un buen nivel de tolerancia a la frustración nos beneficia.

1. Nos predispone a adoptar hábitos de aprendizaje

Para aprender hay que superar los escollos de unas primeras sesiones de entrenamiento o de estudio en las que nos vemos muy lejos de la meta y tenemos que adaptarnos física y mentalmente a nuevos retos. Por ello, quienes ceden fácilmente a la frustración tiran la toalla tras estos intentos iniciales.

2. Nos convierte en mejores negociadores

Para negociar es necesario asumir que la otra persona no tiene por qué ser receptiva a lo que le digamos o le propongamos en un primer momento. Por ello, tener tolerancia a la frustración permite llegar a consensos creando un ambiente conciliador.

3. Nos ayuda a gestionar los conflictos

En la misma línea que la ventaja que hemos visto antes, la tolerancia a la frustración nos hace más fácil no ceder a la ira en cuanto nos topamos con alguien con creencias o intereses que chocan con las nuestras.

4. Nos protege de la procrastinación

Muchas personas se acostumbran a gestionar la frustración yendo a aquello que proporciona un cierto alivio inmediato: no afrontando esas tareas o responsabilidades, dejándolas para “otro momento”. No caer en estas dinámicas permite hacerlo todo cuando toca, y de paso gozar de un mejor bienestar emocional.

5. Hace posible que aprendamos de nuestros errores

La tolerancia a la frustración también pasa por adoptar una perspectiva distanciada y neutral y tomar nota de lo que hemos hecho mal para procurar que no nos vuelva a pasar.

6. Favorece el establecimiento de una buena autoestima

Por todo lo anterior, una buena tolerancia a la frustración refuerza un buen nivel de autoestima.

¿Qué hacer para potenciar la tolerancia a la frustración?

Estas son algunas de las claves psicológicas utilizadas en terapia para llevar a las personas a entrenar la tolerancia a la frustración.

  • Uso de autorregistros y diarios de emociones
  • Práctica de técnicas de relajación
  • Desarrollo de hábitos de vida mentalmente saludables para prevenir la ansiedad
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Aplicación de desencadenantes de la acción ante proyectos a medio y largo plazo

¿Te interesa disponer de ayuda psicológica para gestionar tus emociones?

Si notas que en tu día a día tienes problemas para regular adecuadamente tu frustración o para organizar tu vida y no auto-sabotearte, ponte en contacto con nosotros. En PSiCOBAi trabajamos ofreciendo psicoterapia para personas de todas las edades tanto en la modalidad dirigida a pacientes individuales como en sesiones de terapia de pareja. Puedes contar con nosotros en nuestro centro de psicología o bien a través del formato online por videollamada.

Referencias bibliográficas:

  • Dollard, J., Miller, N. E., Doob, L. W., Mowrer, O. H. and Sears, R. R. (1939). Frustration and aggression. New Haven, CT: Yale University Press.
  • Laceulle, O.M. et al. (2015). Why Not Everyone Gets Their Fair Share of Stress: Adolescent's Perceived Relationship Affection Mediates Associations Between Temperament and Subsequent Stressful Social Events. European Journal of Personality, 29(2): 125.
  • Miller, N.E. (1941), Frustration–aggression hypothesis. Psychological Review, 48(4): pp. 337 - 42.
  • Szasz, P.L.; Szentagotai, A.; Hofmann, S. (2010). The Effect of Emotion Regulation Strategies on Anger. Behaviour Research and Therapy, 49(2): pp. 114 - 119.